Si se va la teta…

La última teta, el último upa, la última vez que se pasó a nuestra cama..
.¿Por qué no lo recordamos?
Si se va la teta
¿Que queda?
¿Cómo será la vida después del destete?
.
.
Si se va la teta, quedan abrazos y mimos.
Si se va la teta quedan los juegos nuevos construidos.
Si se va le teta, quedan canciones y nanas para dormir.
.
.
Si se va la teta, quedan vasitos de agua o leche que calman la sed.
Si se va la teta, queda la nutrición en todas sus formas.
Si se va la teta, queda en ese cuerpito las defensas que con cada gota de leche le dimos.
.
.
Si se va la teta, queda el recuerdo imborrable de lo compartido.
Si se va la teta, queda impreso en ese cuerpito el afecto recibido.
Si se va la teta, queda la memoria de los llantos consolados, las risas compartidas, las miradas y la complicidad.
.
.
Si se va la teta, queda el sostén familiar.
Si se va la teta, siempre, siempre
Quedara MAMÁ.
.
.
¿Ustedes tuvieron miedo de comenzar el destete?
Les recuerdo que cuentan con mi taller de destete de @criarentribu, en el link de mi bio está la info en mi web❤️

Lic. Carolina Mora

Mail lic.carolinamora@gmail.com

Lactancia “¿Exitosa?”

El otro día veía un anuncio: “Claves para una lactancia exitosa”
¿Qué será una lactancia “exitosa”?
¿Es posible hablar de “éxito” en un vínculo como si fuera una carrera profesional?
¿Si hay lactancias “exitosas” cuáles son los parámetros?
¿Hay lactancias “primera” y lactancias de “segunda”?
¿Si no se cumplen entonces mi lactancia será “fallida”? ¿Eso me hará sentir también una “madre” fallida? O ¿No suficientemente “buena”?
.
.
Si bien quienes usan este término para referirse a lactancias seguramente lo hacen desde una buena intención y buscando brindar información de calidad para las familias, estos son términos que pueden calar hondo.
Cómo comunicadores en salud desde las redes tenemos una responsabilidad INMENSA. Es sumamente importante poder analizar cuál es el impacto que pueden tener nuestras palabras en las personas que nos leen.
El cuidado en elegir las palabras, los términos con los que hablamos de temas tan sensibles como la maternidad, la lactancia, el puerperio, a familias es sumamente necesario.
.
.
¿Qué es una lactancia exitosa? ¿La que más dura? ¿La exclusiva? ¿La que me dice la OMS?
Invito a re pensar este término en función de la singularidad de cada persona que amamanta y de cada “pareja” de lactancia.
Quizá una lactancia sea “exitosa” no en los parámetros de la OMS sino en los que a esa persona o mujer que amamanta le queda cómodo, le hace sentir bien y disfrutable el proceso de amamantamiento.
Estaríamos hablando entonces más que de “éxito”, de lactancias a medida, singulares, lactancias en plural.
.


.
¿Encontraste vos una lactancia “a tu medida”?

Lic. Carolina Mora

Mail lic.carolinamora@gmail.com

Celebración de destete

La celebración de destete es un ritual que muchas familias hacen a la hora de despedirse de su lactancia.
¿Sabías que hacer rituales puede ayudar a elaborar procesos de duelo o despedida?
Muchas mamás viven el proceso de destete como un momento de intensa ambivalencia, por un lado de desearlo y por el otro de añorar los tiempos en qué todo era teta.
Es esperable entonces que se dificulte a veces hacer este cierre de etapa.
.
.
Para elaborar el proceso, tanto de la mujer como de su hijo o hija suelo recomendar escribir el relato de lactancia (con detalles en el proceso de destete). Este relato funciona en si mismo como un ritual y es una forma de poner en palabras, compartir con nuestro hijo o hija como vivimos juntos ese momento. Es sumamente liberador!
Todas las que han atravesado el proceso conmigo saben que lo aliento muchísimo.
.
.

Otra de las formas es la creación de algún ritual que simbolice el paso por esta lactancia y el salto hacia una nueva etapa en el vínculo. Este puede ser sacarse una fotografía especial con su hijo amamantando, hacerse una joya de leche materna (recomiendo a mis amigos de @axolotl.de.metal.joyas ) y otra de las opciones es hacer una “fiesta de destete”. ¿Qué es eso? Simplemente celebrar, en el núcleo íntimo de la familia, la lactancia que se tuvo y despedirla con todos los honores que la teta merece. Algunas familias hacen una torta, inventan canciones, ven fotografías, se cuentan la historia de lactancia, etc.
Es un momento de mucho disfrute, nostalgia y amor que dejara un recuerdo imborrable.
.
.
Acá les muestro la foto que me mandó una de ustedes, en su celebración de despedida de lactancia. ¿No arrasa el amor atraves de la pantalla? La sensación de logro que transmite esa imagen es incomparable. ¡Gracias por permitirme publicarla!
Ella acompaño el proceso con mi libro “Teta, Mamá” y con mi taller de destete (disponible siempre en @criarentribu).


.
.
¿Se les hubiera ocurrido una idea así? ¿Ritualizaron el destete?  #tetamamadestete

Lic. Carolina Mora

Mail lic.carolinamora@gmail.com

La maternidad no es el problema

El problema no es la maternidad en si, no son nuestros hijos, sino son las condiciones en las que las mujeres nos vemos obligadas a ejercer el maternaje.

Es un sistema que nos da solamente 90 días de licencia y nos exige lactancia exclusiva por 6 meses.
.

Es que si los profesionales nos hablan de la importancia del vínculo del bebé con papá, a él le dan 3 días de licencia, con un retorno de 9 horas diarias de jornada laboral.
.
.
Es saber la importancia del cuidado a la diada y a a la mujer en su puerperio inmediato, y encontrarte sola 9 horas al día.
.
.
Es querer darle a tu bebé todo lo que necesita sin tener un instante de paz para cuidarte a vos misma.
.
.
Es que mucha de la gente que te acompaño y te trataba como una reina en el embarazo, se esfume luego de conocer al bebé.
.
.
Es la presión de tener que trabajar como si no fuéramos madres y de tener que maternar como si no trabajaramos.
.
.
Es vivir en Pandemia sosteniendo en una mano a tu bebé, en la otra cocinando el almuerzo, mientras hablar por teléfono con tu jefe y pensas en sacar turno al pediatra.
.
.
No es tu bebé, el que es “de alta demanda”.
No sos vos, la que “no estaba preparada”.
Es el sistema que nos deja solas.
.


.
¿Alguna vez pensaste que tú maternidad era un problema?
Ilustraciones: @this_mama_doodles

Lic. Carolina Mora

Mail lic.carolinamora@gmail.com

Cuestionar el “Tetacentrismo”

(leer con un poco de humor)
Si llora: teta
Si se cae: teta
Si se despierta: teta
Si se enferma: teta
Si tiene sed: teta
Si extraña: teta
Si teme: teta
Si se enoja: teta
Si quiere mimos: teta
Si hay aburrimiento: teta
.
.
La teta suele ser una respuesta salvadora para TODO.
Calma y alimento, todo al alcance de la mano y sin gastar un centavo.
Me acuerdo que cuando mi primer hija recién había nacido y durante largos meses de su vida la teta era mi “comodín” para todo.
Y si, nos suele ser muy “cómodo” sacar la teta ante todo.
Incluso aunque estemos agotadas, sabemos que resolver con la teta es inmediato. En cambio, otras estrategias requieren más tiempo y sostén para ser igual de efectivas.
.
.


Salir del “Tetacentrismo” no es sencillo. Implica deseo, generalmente cuando aparece un poco más necesidad de ordenar tomas o comenzar un camino al destete paulatino.
Si ofrecemos o el entorno ofrece, nuestros bebés van pudiendo tomar consuelo de otras herramientas, más allá de la teta. Y nosotras vamos pudiendo identificar cuáles son y ponerlas en práctica.
Porque ellos necesitan cosas distintas a medida que crecen, nosotras también vamos aprendiendo a dárselas.
.
.

¿Cuesta?  MUCHO.
Es muchas veces el cansancio y la necesidad de “mutar” nuestro vínculo la que va empujándonos a salir del “tetacentrismo”.
La necesidad de poder ofertar otras cosas y otras experiencias, la necesidad de que nos empiecen a abrazar como un todo y no solo  como una teta enorme.
Aprender a vivir otras experiencias, a ofrecer consuelo y sostén de cuerpo entero y a correr a la teta como protagonista del vínculo lleva su tiempo y es un proceso largo y tendido.
.
.
¿Les cuesta salir del “Tetacentrismo?
Recuerden que cuentan con mi libro “Teta, mamá” y mi taller de destete de http://www.criarentribu.com♥️
.
.

Lic. Carolina Mora
Mail lic.carolinamora@gmail.com

El llanto en el destete

En el destete el llanto aparece como forma de comunicación, para expresar la frustración o enojo que les genera encontrarse con el “no” a ala teta. El llanto de nuestros hijos e hijas nos genera angustia “está llorando porque le niego la teta” genera mucha culpa. También temor a generar daño porque sabemos que no hay que “dejarlos” llorar.
¿Qué significa realmente está frase? Siempre acompañamos el llanto, no dejamos en soledad.

.
.
El llanto aparece, todas las personas lloramos ante la frustración o la tristeza.
Es importante permitirles expresar todas sus emociones, incluso las de desagrado. No hay emociones “buenas” vs emociones “malas”. Ahora bien es importante que acompañemos ese llanto, que no transcurra en soledad. Poner palabras a sus emociones y ofrezcer alternativas de consuelo.
Muchas veces el proceso de destete implica estrés en la familia, es aprender nuevas reglas en el vínculo. El llanto abrazado, sostenido, acariciado, acunado con palabras, no daña. Daña el llanto acallado, en soledad y desamparo.
.
.
¿Y si no hay teta? Hay abrazos, hay cuerpo igual, contacto, caricias, canciones, juegos y oferta de otras herramientas de regulación emocional.
¿Cuánto tiempo va a durar el llanto?
el que necesitemos para ayudarles calmarse .
Cada uno reacciona distinto y tiene sus propios tiempos para tomar otras herramientas.
Siempre que se sienta contenido, mirado, validado, seguro, sostenido físicamente y emocionalmente. Cómo explico la Dra. @carinacastrofumeronp, los niños y niñas necesitan: “que el adulto me vea, me entienda y me acompañe y que me haga sentir seguro”.
El llanto acompañado genera hormonas que potencian el apego seguro. Este tipo de apego lleva a qué los niños puedan gestionar mejor y nivelar el cortisol propio del estrés, generando cimientos cerebrales más fuertes.
Es cierto que puede llevar más tiempo calmar ese llanto, porque ellos y nosotras tenemos que aprender nuevas formas de consuelo. Tenemos que confiar en que hay otras maneras de llegar a la calma y practicar estás nuevas formas. Cuentan con mi taller en @criarentribu (bebés de+1 año)
.
.
Lic. Carolina Mora

Mail lic.carolinamora@gmail.com

Una toma a la vez

“Una toma a la vez”
Le dije hace unos días a una mujer que acompaño.
Ella estaba muy angustiada porque su beba mostraba dificultades para prenderse al pecho, se arqueaba, parecía que “rechazaba” la teta. Su mamá lo vivía con temor a que se destete y angustia. Si bien tienen una lactancia mixta desde el principio, se daba cuenta que para ella era importante poder seguir dándole pecho.
.
.

Muchas veces la lactancia tiene momentos difíciles y oscuros.
Es más común de lo que pensamos que al principio cueste que los bebés aumenten de peso y se prendan de forma efectiva.
También es muy común que existan etapas en las que la lactancia nos parezca un desafío inmenso: los brotes de crecimiento son etapas de máxima demanda en los que lxs bebés piden más pecho y hacen tomas más caóticas. Asimismo a medida que crecen es común que se distraigan mucho más con el entorno y se prendan y suelten con frecuencia, lo cual lógicamente puede resultar molesto.
Luego, el desafío del destete, tanto si es por deseo materno como si es el bebé o niñe quien lo motoriza, en momento de duelo y transformación.
.
.
Si estás pasando por alguna de esas situaciones u otras más inimaginables, además de consultar con una puericultora que trabaje en equipo con su pediatra y PSI Perinatal (ideal la interdisciplina), repetite como mantra: “UNA TOMA A LA VEZ”.
A veces nos ponemos metas enormes “dar lactancia exclusiva los primeros 6 meses “dar la teta dos años o más” (y obvio que son las recomendaciones de la OMS y son válidas y necesarias) pero pueden hacernos sentir mucho agobio.
“UN DIA A LA VEZ” y verás a dónde te lleva está lactancia.
.
.
¿Vivieron dificultades? ¿Cómo las atravesaron?

Lic. Carolina Mora

Mail lic.carolinamora@gmail.com

Ambivalencia y Destete

El camino al destete está plagado de emociones ambivalentes: por momentos mucho hartazgo y necesidad de dejar de amamantar ya mismo, por otros culpa por sentir que “le estamos sacando algo que le encanta”. Cuando los primeros momentos de la lactancia fueron muy complejos esto también puede generar más angustia al pensar en el destete “por todo lo que costó establecer esta lactancia, todo lo luchado por conseguirlo”.
Algunas veces aparece cierta “envidia” o “celos” porque con otras personas nuestro hijes se vincula con juegos más ricos, otras formas de dormir, sin interferencia de la teta.
También surgen dudas: ¿le estaré haciendo mal? melancolía e incluso una sensación de duelo, porque aunque sentimos que lo necesitamos y lo queremos, se cierra una etapa muy significativa de nuestra maternidad.
.
.

Generalmente comenzamos el proceso con muchos temores, culpa e inseguridad, lo cual puede complicar al niñe quien percibe la ambivalencia e inseguridad de la madre y esto suele generar que pidan más insistentemente el pecho. Para poder ir aceptando el destete y resignar alguna toma los niños y niñas necesitan sentir seguridad y la convicción de la madre de que este es el mejor camino para ambos. Cuando hay seguridad, hay consistencia en la transmisión del límite y se sostienen los nuevos acuerdos. El niño o la niña saben que ese “límite” no tiene vuelta atrás y entonces estará más abierto a tomar nuevas experiencias y sustitutos.
Además de las emociones más conflictivas es importante conectar con todo el universo que se abre a partir del destete, cuando nos re encontramos desde otros lugares con nuestro hijo o hija. Placer, diversión, nuevos juegos se presentan.Mucho deseo por dejar de amamantar, por alimentar este vínculo ahora con nuevos juegos, nuevas formas de compartir y también mucha alegría por cada paso que vamos logrando.Conectar con este deseo es fundamental.

Lic. Carolina Mora.

Mail lic.carolinamora@gmail.com

Mis lactancias

Mis dos lactancias iniciaron con un enorme deseo de amamantar y con mucha información, pero soy conciente que con eso no hubiera bastado para establecerlas y sostenerlas.
.
.
Ambas lactancias fueron precedidas por partos fisiológicos, con escasa intervención. Mis bebés se prendieron al pecho y estuvieron en contacto continuo de forma inmediata, eso facilita las cosas.
.
.

Necesite del acompañamiento de mi compañero, que me sostuvo y alentó en cada dificultad que se presentó. Se que soy una privilegiada porque en ambas experiencias la balanza siempre acompaño desde los inicios y cuando esto no sucede puede ser muy difiicil encontrar pediatra que tenga paciencia.
.
.
En ambas lactancias las puericultoras tuvieron un papel importante. Con Cata nos acompaño @oroblancolactancia desde el inicio hasta el destete. Y con Julián tuvimos a las puericultoras de la MEC visitandonos a diario para cuidar la ganancia de peso de mi mini bebé de 2550kg. En la vuelta a casa, Sandra nos vino a socorrer con la bajada de la leche que fue muy dolorosa y nos enseñó que en su caso por ser tan pequeñín (37 semanas) Julián necesitaba que lo despertemos para darle pecho y si fue necesario el reloj.
.
.
Tuve el privilegio durante los primeros 6 meses de ambas experiencias de no trabajar fuera de casa. Con Julián comencé a atender online, algunas bebés con bebé dormido a upa o en su teta.
No hubo plazos externos ni baños para sacarme leche, ni largas horas separados.
.
.
Con Cata fui fundamentalista. La mamadera y el chupete me parecían malas palabras.
Con Julián, la mamadera fue una aliada cuando quise salir a despejarme o volver a trabajar fuera de casa. Su papá supo crear un vínculo mucho más cercano, al día de hoy puedo decir que el apego que tiene con ambos es prácticamente el mismo. En esta experiencia me encontré más flexible y con más necesidad de no poner tanto el cuerpo y volver a ciertos espacios. Me encontré con pocas ganas de sacarme leche, lo hice los primeros meses pero a la vez siempre había una cajita de formula en casa. Cuando yo me iba le daba mi leche y si no alcanzaba entraba la fórmula. Ya para mí la fórmula no fue más mala palabra.
.
.
Yo tuve muchos privilegios y lucho para que cada persona que desee amamantar encuentre los mismo apoyos que yo. La lactancia debe ser una responsabilidad colectiva.

Lic. Carolina Mora

Mail lic.carolinamora@gmail.com

Dar mamadera

Ya sea porque fue necesario complementar a lactancia mixta, porque no fue posible la lactancia por la razón que sea o porque decides no amamantar,
es importante que tu bebé y vos sigan disfrutando del momento vincular en la alimentación.
La lactancia es más que alimento, es nutrición afectiva y emocional: Miradas, Sostén, Abrazo, Ritmos, Interacción. Todo ese contacto piel con piel y esa interacción tan cercana supone un estímulo muy poderoso para el cerebro del bebé. Las primeras semanas de vida puede ser que te indiquen complementar con fórmula, para ello podés asesorarte con una puericultora para hacerlo en forma que interfiera lo menos posible con la lactancia.

Ahora si das la mamadera podes hacerlo de modo que “lo único que se pierda sea la leche materna”
Les comparto sugerencias de Ibone Olza, psiquiatra Perinatal:
.

🍼Alimentarle a demanda. ¿acaso todas las personas sentimos hambre con la misma frecuencia o a la misma hora? Los bebés no son una excepción, cada uno tiene su manera y sus gustos. Ofrécele el biberón cuando de señales de hambre y retíralo cuando de señales de no querer más, nunca le obligues a tomar a la fuerza.

🍼Intentar dárselo en brazos, y favoreciendo el mayor contacto piel con piel posible, especialmente las primeras semanas. Pero sigue siendo igual de importante pasado el año o los dos años, ¡lo que dure la lactancia! Los bebés siguen necesitando ser sostenidos en brazos durante las tomas durante años, por lo que eso conlleva de abrazos y caricias e intimidad.

🍼Cambiar de lado en cada toma o incluso en la misma toma, alternativamente.

🍼Intenta que al menos al comienzo sea sólo la madre la que de el biberón, y si esto no es posible que sean sólo dos o tres personas, siempre las mismas, las que se ocupen de su alimentación. Durante los primeros años de vida los bebés pueden vincularse de forma segura a cuatro o cinco personas como máximo.

🍼Aunque no reciba lactancia materna puede usar el pezón para consolarse igualmente.

♥️La alimentación siempre es vínculo
¿Diste mamadera? ¿Cómo te sentiste al hacerlo?

Lic. Carolina Mora

Mail lic.carolinamora@gmail.com