Amores Disney

Podemos dejar de criar bajo el mito del amor “Disney”y de la “media naranja”.
Podemos dejar de criar enseñando a las niñas a esperar ser salvadas y a los varones a ser héroes y eternos “rescatistas”.
Podemos dejar de criar diciendo a las niñas que su único objetivo en este mundo es ser bonitas, amables y pasivas.
Podemos dejar de criar a los varones para ser fuertes, celebrar su brutalidad y bajó ningún concepto expresar su llanto.
.
.
Podemos dejar de criar a las niñas para que “todo lo soporten y todo lo perdonen” en nombre del amor.
Podemos dejar de criar a los varones bajo la idea de que les aceptaremos todo con tal de que nos quieran.
Podemos dejar de criar a las niñas para satisfacer los deseos ajenos y decir siempre que si.
Podemos dejar de criar a los varones para ser atendidos, mimados, complacidos y decirles que si dicen que no “en realidad quieren decir que sí”.
Podemos dejar de criar a las niñas para que sean si o si madres, como destino de completud de la vida.
Podemos dejar de criar varones que busquen “susanitas” y mujeres que solo sepan cuidar en el ámbito de lo doméstico.
Podemos dejar de hiper sexualizar las infancias con ropas adultas y de preguntarle a niños y niñas si “ya tienen novio o novia”.
Podemos dejar de repetirles que “si te pelea te ama”, naturalizando la idea de que la agresión es parte de la pareja.

.
.
Es hora de que empecemos a cambiar estás pautas de crianza que sólamente aumentan la brecha de desigualdad entre los géneros y que abonan la idea de que “tener pareja le da sentido a la vida y por amor todo se puede perdonar y todo se puede tolerar”.
Es hora de que enseñemos que la pareja es solo una forma más de vínculo, no la única imprescindible ni un fin en la vida de nadie.
Es hora de que les enseñemos que el amor puede tener muchas formas, que es mucho más amplio que la hetero norma y que es imprescindible que implique respeto y el placer mutuo.
Es hora de educar en la cultura de la ternura y el cuidado mutuo. Para ser pareja debe existir también la libertad personal y estar juntxs no significa co dependencia.
.
.
¿Qué más te gustaría enseñar a tus hijos e hijas en este día?
Fotografia: Bored Panda.

Pañales e ingreso al jardín

Muchos los jardines solicitan a la familia el ingreso sin pañales en sala de 3, poniendo incluso esto como condición de ingreso.
En primer lugar no hay normativa oficial que especifique esto ni que prohíba a las docentes asistir en la higiene o cambiado de pañal, por el contrario no hacerlo es una forma de abandono. Ser asistidos y permanecer limpios y limpias es un derecho de niños y niñas, así como también el que se respeten sus tiempos maduratuvos físicos y psicológicos para dejar el pañal. Al pasar tiempo con niños y niñas, como educadores y cuidadores esto es parte de la tarea y el acompañamiento.
.
.
Muchas docentes manifiestan la intención de asistir en la higiene pero el temor a falsas denuncias. Lo cierto es que ningún cuidador está libre de esa posibilidad (imaginemos que la niñera o abuelxs no quieran cambiar por el mismo motivo). Me parece importante que las docentes se sientan respaldadas por el institucionalmente para acompañar estas situaciones. Cambiar un pañal no hace a nadie abusador, lamentablemente quien tiene esa intención busca el modo.
.
.
⚠️La ESI es la herramienta fundamental en la escuela y en casa para prevenir estás situaciones⚠️.
Muchas docentes me contaron que incluso evitan de tener manifestaciónes afectivas (hacer upa por ej) por este mismo temor. Las abrazo!
‼️Tenemos que entender que docentes también son figuras de apego y ese vínculo debe construirse desde la confianza, la seguridad y el afecto.
.
.
En palabras de @abogadaydoula “No se puede ejercer una educación basada en la defensa preventiva, a costa de vulnerar derechos fundamentales de niñxs”.
Es cierto que deben pensar protocolos de asistencia en la higiene y abrir el diálogo con las familias para llegar a consensos acordes a las necesidades de cada niño y niña atendiendo las posibilidades y contextos familiares (horarios de trabajo, distancia al jardín, redes de sostén, etc). Firmar un consentimiento es una opción.
➡️Sin dudas, crear vínculos basados en el diálogo y la confianza es la clave para atravesar estás dificultades y llegar a consensos, dónde lo que se priorice sea el bienestar de niños y niñas.
.
..
¿Cómo fue su experiencia con los jardines? ¿Cómo lo viven las docentes?

Carolina Mora

Mail lic.carolinamora@gmail.com

Celebración de destete

La celebración de destete es un ritual que muchas familias hacen a la hora de despedirse de su lactancia.
¿Sabías que hacer rituales puede ayudar a elaborar procesos de duelo o despedida?
Muchas mamás viven el proceso de destete como un momento de intensa ambivalencia, por un lado de desearlo y por el otro de añorar los tiempos en qué todo era teta.
Es esperable entonces que se dificulte a veces hacer este cierre de etapa.
.
.
Para elaborar el proceso, tanto de la mujer como de su hijo o hija suelo recomendar escribir el relato de lactancia (con detalles en el proceso de destete). Este relato funciona en si mismo como un ritual y es una forma de poner en palabras, compartir con nuestro hijo o hija como vivimos juntos ese momento. Es sumamente liberador!
Todas las que han atravesado el proceso conmigo saben que lo aliento muchísimo.
.
.

Otra de las formas es la creación de algún ritual que simbolice el paso por esta lactancia y el salto hacia una nueva etapa en el vínculo. Este puede ser sacarse una fotografía especial con su hijo amamantando, hacerse una joya de leche materna (recomiendo a mis amigos de @axolotl.de.metal.joyas ) y otra de las opciones es hacer una “fiesta de destete”. ¿Qué es eso? Simplemente celebrar, en el núcleo íntimo de la familia, la lactancia que se tuvo y despedirla con todos los honores que la teta merece. Algunas familias hacen una torta, inventan canciones, ven fotografías, se cuentan la historia de lactancia, etc.
Es un momento de mucho disfrute, nostalgia y amor que dejara un recuerdo imborrable.
.
.
Acá les muestro la foto que me mandó una de ustedes, en su celebración de despedida de lactancia. ¿No arrasa el amor atraves de la pantalla? La sensación de logro que transmite esa imagen es incomparable. ¡Gracias por permitirme publicarla!
Ella acompaño el proceso con mi libro “Teta, Mamá” y con mi taller de destete (disponible siempre en @criarentribu).


.
.
¿Se les hubiera ocurrido una idea así? ¿Ritualizaron el destete?  #tetamamadestete

Lic. Carolina Mora

Mail lic.carolinamora@gmail.com

La suegra

Existe una historia de terror, que repetimos de generación en generación: “La suegra”.
Cuidado. No confíes en ella.
Seguro te odia por “sacarle” a su hijo.
“La suegra” es envidiosa.
Siempre quiere más a las ex que a vos.
.
.
Hablemos de “la suegra” cuando aparecen los nietos y nietas.
Ella siempre va a querer competir.
Te va a ridiculizar, te va a dar consejos de crianza “pasados de moda”.
Si le decís que no, les va a dar caramelos a escondidas y pegarlos a la tele solo para molestarte. Para ella, vos nunca tenés leche.
Puede que le cueste diferenciar al nieto de sus hijxs y construir el rol de abuela.
.
.
¿De dónde vienen estos discursos?
¿Qué impacto tienen en nuestros vínculos con las madres de nuestras parejas?
¿Es el huevo o la gallina?
¿Nos llevamos mal con “la suegra” porque es “mala”? O ¿Esperamos todo malo de ella y estamos a la defensiva?
¿Quién construye este folclore cultural?
¿Pueden ser todas “las suegras” iguales?
¿Y “el suegro” qué?  ¿Ser varón lo hace “mejor”?

.
.
¿Saben qué me sirve a mí para pensar de otro modo este vínculo y correrme de esa “novela de terror”?
Quizá, algún día, yo me convierta en “la suegra” de alguien.
Quisiera poder correrme de ese folclore popular, quisiera que la pareja de mi hijo o la pareja de mi hija, me vean como: Carolina, la madre de mi pareja (en vez de “la suegra”).
.
.
¿Qué pasa si desarticulamos está rivalidad imaginaria, la competencia, producto de esta representación social?
¿Si ante un comentario que molesta o duele, respondemos poniendo límites con firmeza y con empatía?
✔️Ante un consejo no pedido podemos hacer una pregunta:¿Te gustaba que te den consejos?
¿Qué fue lo que más te costo de tu puerperio/crianza?
✔️Podés decirle cómo te hace sentir, con respeto y empatia.
✔️Pedirle a tu pareja que medie y comunique límites.
.
.
La madre de nuestra pareja (a veces, obviamente hay situaciones irreconciliables, tema aparte)  puede ser una abuela genial, puede ser una mano en momentos de necesidad, puede ser aliada y compañera.
¿Y si probamos? 
.
.
¿Cómo es tu vínculo con “la suegra”?

Lic. Carolina Mora

Mail lic.carolinamora@gmail.com

La transición a mamá de dos

Transitar el duelo de la mama de uno,
Para re nacer como mamá de dos (o más).
Con cada nuevo nacimiento, también nace una nueva versión de mamá en nosotras.
.
.
Con este nuevo bebé que llega a casa, también llega una nueva mamá.
Quizá todavía no somos muy conscientes y al comienzo solamente creemos que somos la misma, sumando un nuevo hijo/hija.
Pero ¿Cómo ser la misma si ahora estamos divididas?
¿Si ahora, convivimos con dos pedidos a la vez?
¿Si vemos al mayor o la mayor reclamar ante este cambio?
Quizá, el estrés de los primeros meses de maternidad doble tenga que ver sobretodo con eso: entender que desde ahora, vamos a fallar un poquito más.
Desde que se amplia está familia, alguien siempre va a tener que esperar un rato más.
Y seguramente haya siempre algo que no vamos a llegar a hacer en el día (si es que ya no lo había).
Y alguien que se quede con ganas de jugar o pasar más tiempo con mamá (o nosotras extrañemos el tiempo exclusivo con alguno de los hijos).
.
.
El duelo por nuestra versión de mamá de uno, no es más que una transición, una nueva metamorfosis en nuestra identidad que debemos atravesar.
¿Acaso nos mintieron cuando nos dijeron que es más fácil la segunda vez?
Quizá un poco si, un poco porque no hay generalidad que sirva para cada caso y otro poco porque no nos hablaron de la culpa que se vive en el camino.
Es mentira que “se crian solos”.
Pero también quizá un poco no, porque “la parte más gruesa” de construir nuestra identidad de madre (entre otras) ya está transitada.
.
.
De este nuevo caos, de tiempos, necesidades y deseos, re nacemos.
Darse tiempo, hacerse espacios, hablar, llorar, reír, enojarse y volver a abrazarse.
Esto también pasará, pero de seguro mucho aprendizaje dejara
.
.
¿Cómo vivieron está “segunda vuelta” ?

Lic. Carolina Mora
Mail lic.carolinamora@gmail.com

Baño compartido entre hermanos

En casa bañamos a ambos hermanitos juntos ¿Está bien? Muchas familias ante la llegada de un hermanito o hermanita comienzan a bañar a ambos a la vez.
Las razones son múltiples : escasez de tiempo (para algunos baño conjunto es “matar dos pájaros de un tiro”), para que vivan el juego en el agua o porque así cultivan su vínculo.
.
.
Si bien los primeros meses puede ser más práctico, sí pensamos en la educación sexual integral en casa, debemos tener en cuenta que puede ser confuso el mensaje.
Si decimos que los genitales son partes intimas, que sólo las pueden ver cuidadores de confianza  para asistirnos en el cambiado/higiéne, conviene no naturalizar la exposición.
Otra de las cuestiones a tener en cuenta es que puede que ambos hermanitos desde la curiosidad sana y esperable, quieran explorar los genitales ajenos. Muchas veces intentan tocarlos o se muestran muy pendientes observando, indicadores de que debemos suspender la práctica del baño conjunto y comenzar a contruir la noción de intimidad y privacidad. Es importante explicar que no tocamos los genitales ajenos y que respetamos el cuerpo de otros.

.
.
Obviamente es importante tener en cuenta la edad y también diferencia de edad. No es lo mismo proponer un baño conjunto en la primera infancia (de 0 a 5) que hacía la pubertad.
¿Y respecto del sexo? No es un factor en si mismo determinante en la decisión, pero si es a tener en cuenta que puede favorecer más la curiosidad ante lo distinto. En ese caso, si surgen preguntas las responderemos llamando a las partes intimas siempre por su nombre: pene, vulva, ano.
.
.


¿Qué hago? ¿Dejo de bañarles juntos?
Esto es decisión de cada familia.
De ninguna manera es motivo de dejar de disfrutar del agua, ya que bien pueden bañarse con traje de baño‼️.
A medida que crecen (hacía los dos años) conviene empezar a instaurar el baño como espacio de privacidad, y que está practica sea sólo ocasional.
.
.

Lic. Carolina Mora
Ilustración: @jaeilustra♥️

Hijos e hijas SALVADORES

Traigo estas frases de revista para que reflexionemos en conjunto, porque estás palabras pueden ser las de muchas personas.
Hablemos del papel de los medios que eligen resaltar está frase (de tantas otras dichas) contribuyendo así una cultura de la devoción hacía nuestrxs hijxs y la mater/paternidad como único sentido en la vida.
.
.
Estás revistas nos permiten preguntar:
¿Qué mensaje se le está dejando a esa infancia?
¿Con qué mochila se la está  cargando?
¿Tenemos que tener  hijos e hijas para que tengan que salvarnos?
Según está revista: ¿Quien cuida a quién?
¿Quién cumple el rol de protección en este vínculo?
¿Se está dejando lugar al deseo de esa infancia con este tipo de afirmaciones?
.
.
No es que no podamos tener esa sensación a veces  ¡Claro que podemos sentir que la  maternidad o paternidad le vino a imprimir un nuevo sentido a nuestra vida!  O que la maternidad/paternidad como responsabilidad nos hizo salir de lugares difíciles. Incluso, ser madres o padres nos salvó!
PERO
‼️Eso es muy distinto a hacer a nuestro  hijo o hija responsable de nuestro bienestar o hacerlo el o la “salvadora”.
.
.
⚠️Es claro que no hace falta pronunciar estas frases para que esto suceda y que  incluso se puede decir esto sin ubicar a nuestros hijxs en ese lugar en los actos.
Seguramente esta fue una frase al pasar (seleccionada muy convenientemente por la revista para generar impacto), pero ¿Qué pasaría si esto se traduce en el trato cotidiano que le damos a ese niño o niña?
Cuando les transmitimos el mandato de venir a hacernos felices (¿vieron la película “Guasón”?)
Cuando tomamos su deseo y libertad de ser el o ella misma bajo este pedido de quién, en realidad, debería cuidarle a él.
⚠️Podemos esto, aunque es importante tomar lo que nos pasa para poder trabajarlo en un espacio terapéutico, elaborarlo y así vincularlos más saludablemente.
.
.

Dejo palabras de otro de mis escritos:
Un hijo no debiera ser el salvavidas de ninguna persona ni de ninguna pareja.
Ojalá podamos decirles a nuestros hijos e hijas:
“Hijo mío, hija mía: yo te libero de que me salves, de que me cuides, de que me des felicidad y de que sientas que me debes algo”
.

¿Qué piensan? ¿Me cuentan qué les genera esas frases?

Lic. Carolina Mora
Mail lic.carolinamora@gmail.com

Madres agotadas

El problema no es la maternidad en si, no son nuestros hijxs, sino son las condiciones en las que las mujeres nos vemos obligadas a ejercer el maternaje.
.
.

En un sistema que nos da solamente 90 días de licencia y nos exige lactancia exclusiva por 6 meses.
.
.
Es que si los profesionales nos hablan de la importancia del vínculo del bebé con papá, a él le dan 3 días de licencia (con un retorno de 9 horas diarias de jornada laboral)
.
.
Es saber la importancia del cuidado a la diada y a a la mujer en su puerperio inmediato, y encontrarte sola 9 horas al día.
.
.
Es querer darle a tu bebé todo lo que necesita a veces sin tiempo para cuidarte a vos misma.
.
.
Es que mucha de la gente que te acompaño y te trataba como una reina en el embarazo, se esfume luego de conocer al bebé.
.
.
Es la presión de tener que trabajar como si no fuéramos madres y de tener que maternar como si no trabajaramos.
.
.
Es vivir en Pandemia sosteniendo en una mano a tu bebé, en la otra cocinando el almuerzo, mientras hablas por teléfono con tu jefe y pensas en sacar turno al pediatra.
.
.
No es tu bebé, el que es “de alta demanda”.
No sos vos, la que “no estaba preparada”.
Es el sistema que nos deja solas.
.
.
¿Alguna vez pensaste que tú maternidad era un problema?
Etiqueta a esa amiga♥️
Ilustraciones: @this_mama_doodles
#maternidad #puerperio

Lic. Carolina Mora

Mail lic.carolinamora@gmail.com

Tiempo materno

“Mamá siempre debe estar disponible para su principal tarea: el cuidado”.
“Mamá siempre debe anteponer necesidades de sus hijxs/familia a las propias”
¿Qué piensan de estas frases?
Hoy se armó lindo en las historias con varias confesando que mentían para tener un ratito libre.
.
.
Muy arraigadas en nuestra educación ambas ideas:
Mamá sólo puede ausentarse para cumplir con algún deber:
✔️Trabajo remunerado
✔️ Estudio
✔️Turno médico
✔️Compras domésticas
.
.
¿Qué pasa cuando esa mujer a en la que todos llamamos “mamá” necesita tiempo para otra cosa?
¿Qué pasa cuando necesita tiempo “libre de cuidados”?
¿Qué pasa cuando quiere divertirse, dispersarse, descansar…?
Aparece la culpa muchas veces.
Y como estrategia el “escape”.
Y es que es más aceptado por todos, incluso por una misma, salir por deber que salir por disfrute personal.
.
.
¿Acaso los papás inventan estás excusas para tener tiempo propio?
¿Para juntarse con amigos a tomar una cerveza o jugar un partido?
“Es que él lo necesita”
“Los varones necesitan salir de lo familiar, ver amigos.”
“Si no juega al fútbol se pone mal”
¿Y nosotras?
¿Acaso no necesitamos un “tiempo fuera” de lo doméstico o de los cuidados?
¿No disfrutamos ver amigxs?
¿No nos vendría bien hacer algo que nos guste? (Ya sea deporte o ir a cerámica)
.
.
Ambos cuidadores necesitamos espacios libres de cuidado.
¿Por qué esperamos a “colapsar” para buscar ese tiempo?
Habilitemoslos.Tomemoslos.
Hagamosnos cargo y reclamemoslos con todas las letras.
Si, puede ser más “cómodo” escaparnos, porque no hay que explicar, acordar con la pareja ni lidiar con la mirada ajena (mira, esa mamá le deja el nene al papa y sale, que escándalo!🤦).
Pero la ganancia de decir con todas las letras lo que nos pasa y de mostrar eso a nuestros hijos e hijas, es mucho mayor.
Les damos la oportunidad de naturalizar que ante todo, mamá es persona y de construir una ma/paternidad menos rosa y sumisa.
.
.
¿Se suelen “escapar” seguido? ¿Se animan a conversarlo?

Lic. Carolina Mora

Mail lic.carolinamora@gmail.com

El apego

El apego no depende de dar teta (ni de colechar, ni de portear, etc…).
Se puede tener un vínculo de apego muy saludable sin que se realicen estás prácticas de crianza, siempre que los cuidadores primarios respondan sensiblemente a las necesidades de sus hijos e hijas. Hay herramientas que fisiología nos da, pero no son las únicas ni garantizan por si mismas un apego saludable.
El apego existe siempre, es una necesidad de la cría buscar alguien que le brinde protección y seguridad.
Claro que hay etapas en que los bebés sobretodo necesitan mucho contacto físico, pero a no confundir: apego no es estar “pegados”.
El apego seguro también requiere de distancias “óptimas”, esas que permiten la exploración y autonomía.
.
.
El apego no depende unilateralmente del tipo de nacimiento, ni de la forma de alimentación, ni de cuánto dura la lactancia…
En la construcción del apego inciden múltiples variables, como en todo vínculo. Es fundamental para los bebés, niños y niñas (y todas las personas) sentirse bienvenidos, reconocidos como un otro con deseos y necesidades propias, valorados en su diferencia y amados. Todo eso puede ofrendarse de muchos modos, en el día a día de la relación. Implica, sobretodo, tiempo e intención consciente de cuidado respetuoso y oportuno.
.
.
El apego se establece al comienzo con el cuidador/los cuidadores principales (1 o 2 personas) y a medida que crecen van pudiendo establecerlo con más del núcleo íntimo y cotidiano. El apego puede ser distinto con mamá que con papá por ejemplo. No significa que uno sea mejor que otro.
Ser figura de apego implica poder interpretar qué necesita esa personita y encontrar la mejor manera posible de ofrecerlo. Si, también a veces implica equivocarnos, porque el apego seguro también admite fallas. No solo es importante lo que pasa una vez, sino aquello que se repite día a día y va dejando huella.
Los vínculos se construyen y son dinámicos, se puede aprender, revisar, trabajar en terapia e intentar reparar. Nunca es demasiado tarde para intentarlo.
.
.
¿Qué mitos conoces sobre el apego?
*Obviamente del apego (y sus varios estilos) hay mucho más para decir, pero no entraría en este post.

Lic. Carolina Mora

Mail lic.carolinamora@gmail.com