¿Das la teta mirando el celular?

«¿Da la teta mirando el celular?»
.
.
Si. Muchas mujeres y personas que amamantamos hemos dado la teta mientras vemos el celular. Algunas con más otras con menos frecuencia.
¿Por qué lo hacemos?
¿No es que dar la teta es lo más hermoso del mundo? ¿Un momento de conexión inigualable?
Dar la teta es una decisión y, muchas veces, un privilegio. Es un hábito y una forma de alimentar a nuestros hijes.
En muchas ocasiones es una práctica que implica una enorme conexión afectiva: miradas, caricias, abrazo.
.
.
Ahora, es importante desromantizar la lactancia.
Dar la teta también es agotador, rutinario y hasta en algunos momentos puede ser aburrido.
Aunque hayamos decidido amamantar, hay muchos momentos del día o días en qué no tenemos ganas de hacerlo.
Hay noches en las que dar la teta de convierte en una verdadera tortura.
Damos la teta haciendo miles de cosas: comiendo, trabajando, en el baño y hasta durmiendo. ¿Por qué viendo el celular sería una excepción?
.
.
El celular es un espacio donde evadirnos de ese cansancio y esa rutina. Ver una serie o contenido de entretenimiento puede ayudar en el aburrimiento.
También, conectarnos con otras que están en mi la misma desde una red social nos permite sentirnos acompañadas y comprendidas.
A veces la única posibilidad de contacto con el afuera del puerperio es hablar con una amiga por Whatsapp…
.

Es necesario asumir que el celular es una parte de nuestra vida cotidiana y es casi una extensión del cuerpo. Se nos cuela en todos los vínculos y actividades.

Algunas sugerencias
✔️Elegir algunas tomas al día para amamantar en conexión plena, sin pantallas ni otros distractores.
✔️Evitar que la luz del teléfono celular enfoque al bebé y disminuir el sonido.
✔️Elegí contenido que disminuya tu tension y evita contenido de violencia.
✔️Reducir al máximo ver el celular en la noche y más en los despertares de la madrugada. Es sumamente contraproducente con tu descanso.
✔️Elegí contenido auditivo sin imagen como los podcast o música.
✔️Intenta reemplazar tiempo de celular por tiempo de lectura para reducir tus niveles de estrés.
.
.
¿Veían/ven el celular dando la teta?

¿Con quién va a estar mejor que con la madre?

Frase popular que escuchamos millones de veces.
¿Qué subyace en esta afirmación?
La creencia popular y el mito de «la buena madre» y «el instinto materno».
El prejuicio de género que dice que «las mujeres cuidan mejor solo por el hecho de ser mujeres » maxima expresión de un pensamiento patriarcal.
La falla del sistema en escuchar la voz de las infancias (si, la palabra infancia viene de infans: «el que no habla, incapaz de hablar»)
Las estadísticas son contundentes en cuanto a la violencia de género protagonizada por varones cis, sin embargo eso significa que todo varón no pueda cuidar de sus hijes o que deba ser violento perse.
.
.
Las madres NO somos sagradas ni virginales.
La madre puede provocar dolor y daño.
La madre es capaz de agredir y de abusar.
La madre puede estar atravesada por la patología que la lleve a ponerse en peligro o poner en peligro a su descendencia.
La maternidad no siempre es lo mejor en la vida de una mujer, a veces es lo que desata los más oscuros sentimientos.
Y este es el tabú más grande de nuestra sociedad occidental.
La madre, cómo dice @violetavazquezz es persona.
Y todas las personas que crian necesitan ser cuidadas y todas las infancias necesitan que agentes externos (docentes, vecindad, familia extendida) observen su bienestar y puedan actuar adecuadamente si se identifica riesgo, sea por parte de su madre, padre y otros cuidadores.
Las niñeces tienen que saber cuáles son sus derechos y que pueden pedir ayuda en cualquier situación de vulneración.
.
.
El peligro para muchas infancias está dentro del hogar. Según Infobae antes de su muerte, Lucio había sido asistido médicamente al menos cinco veces en tres meses por traumatismos. Los médicos que vieron sus lesiones no denunciaron nada. Tampoco su jardín de infantes. Una jueza de familia había decidido que Lucio viva con su madre, sin realizar estudio socioambiental alguno.
Espero justicia y que su ausencia nos lleve a la conciencia de involucrarnos más en el cuidado de las infancias y no mirar para otro lado.
.
.
¿Qué sienten ante este caso? ¿Les impactó?


¿Cómo hablar de situaciones de violencia con niñxs?

Hace unos días fuimos a un bar en familia. Mientras nos atendía un joven, mi hijo más chico le pregunto por qué le faltaba un brazo.
Nos contó que fue agredido por otros jóvenes que en lo que él llamo «un ajuste de cuentas» lo tiraron del tren.
Inevitablemente se me vino a la mente la historia de Fernando y sentí tantas cosas: tristeza, indignación, bronca.
.
.
Ese día el más chiquito no presto mucha atención, pero lo hija mayor me preguntó qué era «ajuste de cuentas». Decidí tomar está situación para abrir el diálogo sobre este tema, aunque sea doloroso. En mi casa no se ve tele, no están expuestos a las noticias. Pero a la vez, teniendo ya 9 años, voy sintiendo que es momento de que tengan noción de ciertas realidades, en palabras acordes y cuidadas.
.
.
Con su papá le explicamos que a veces se dice así cuando dos o más personas tienen un problema, una discusión por ejemplo y en vez de hablarlo, se pasa a la violencia. Y se abusa de esa violencia atacando a la otra persona, que está en situación de desventaja para poder defenderse.
Aprovechamos para hablar sobre qué puede hacer ella si presencia una situación de violencia: gritar e ir por ayuda y «también puedo llamar a la policía cuando tenga un celular mamá» nos dijo ella. Hablamos de la importancia de resolver las situaciones de conflicto y gestionar el enojo desde el diálogo, y de saber que siempre puede irse de un lugar si se siente incómoda o en peligro.
.
.
Es triste tener que explicarle esto a nuestros hijes, pero es urgente que empecemos a hablar de estos temas.
El juicio a los asesinos de Fernando nos removió muchisimo como sociedad y en lo individual. Con mi pareja nos llevó a recordar las veces que fuimos testigos de situaciones de violencia a la salida de bares y boliches, lo habituados que estábamos a ver varones peleando (porque claro, el patriarcado les enseña que «son más fuertes y deben resolver a las piñas» y eso los hace más deseables, prototipo de Gastón en la Bella y la Bestia).
Tambien tenemos que hablar del racismo y del tinte de odio de clase que conlleva la muerte de Fernando.
.
.
En su casa ¿Surgió el tema? ¿Les impactó su historia?

Me da culpa pedir ayuda

«Tengo que poder sola»
» La gente tiene sus cosas y no quiero ponerla en compromiso»
.
⚠️Obviamente que acá excluyó las infinitas situaciones donde no tenemos a quien pedir: vivir fuera de nuestro país natal, vivir lejos de nuestras redes de apoyo, no tener familia ampliada, no poder contar económica con personal para el cuidado…
❓Ahora: ¿Qué pasa cuando si existe red, si nuestra economía nos permite contratar cuidadores y aún así, no podemos pedir ayuda? ¿Solo es legítimo pedir ayuda para trabajar? ¿Y el disfrute dónde queda?
.
.
Muchas veces es TAN grande el mandato de que tenemos que poder con todo y que como mamás debemos sacrificarnos sin chistar que ni siquiera tenemos en cuenta la posibilidad de pedir ayuda.
Muchas veces abuelas/os, tíos/as, amistades son parte de nuestra red de confianza, pero suponemos que nuestro pedido de ayuda es molestia. Y si, puede suceder que para algunas personas ayudar a otras sea complejo: recordemos que el cuidado es un trabajo invisible, no remunerado y no reconocido socialmente. Cuidar de otros implica donar el tiempo propio, dejando de lado intereses o actividades propias
.
.
Si vos pensas que en tu entorno no contas con nadie dispuesto a colaborar en el cuidado, te propongo este ejercicio:
Hace una lista con todas las personas que conoces y te inspiran confianza. Pueden ser familiares, amistades, otras mamás del cole, vecinas.
Luego ordenalas según grado de intimidad y cercanía.
Averigua su disponibilidad horaria y organiza la lista según eso.
Y por último, ordena según qué podrías y quisieras pedirle a esa persona.
¿Que te haga un mandado? ¿Que te cocine una vianda? ¿Que retire tus nenes del Cole? ¿Que los cuide una tarde por semana? ¿Que este en tu casa jugando con ellos mientras trabajas? ¿Que los lleve a la plaza un fin de semana? ¿Que los cuide una noche para que puedas salir con tu pareja?
.
.
Obviamente no contamos con todas las personas por igual. Por eso pensa en quién confías.
Esa persona no lo hará igual que vos. Lo hará a su modo. Y es también nutritivo para nuestros hijes que se encuentren con otros modos. Y para vos, saberte no imprescindible.
.
.

❓¿Qué te cuesta pedir?

¿Te agota amamantar?

Dar la teta es un acto íntimo y primario. En él se involucra el cuerpo y el alma.
.

Es imposible dar la teta de forma
neutra, siempre representa sensaciones y emociones.
.

Dar la teta es parte de nuestra sexualidad.
.

Dar la teta puede experimentarse de forma placentera, despertar
pensamientos positivos y de poderío.
.

Dar la teta también
puede ser experimentado como un abuso, como un acto
intrusivo del espacio corporal.
.

Dar la teta puede generar
rechazo, sentimientos de tristeza y desesperación.
.

Dar la teta implica prestar una parte íntima, sexual, primaria.
.

Dar la teta puede ser agotador, insaciable.
.

Dar la teta puede ser
experimentado como un sacrificio.
.

Dar la teta NUNCA
debería ser una obligación.

Carolina Mora. De mi libro
«Camino al destete» de Editorial Planeta
@planetadelibrosar

Papá Noel ¿Mentira o fantasía?

Papá Noel. Al banquillo de los acusados de la crianza respetuosa🤣
Le rodean interminables tradiciones y narrativas. Todo ese «decorado» es parte del folclore popular.¿Qué de todo eso queremos tomar y qué no?
En casa pensamos a Papá Noel como un juego cultural que se apoya en la fantasía, constitutiva de la infancia que alimenta el jugar y la imaginación. Jamás lo usamos como premio o castigo.
.
.
Cuando Cata era pequeña, el entorno acercaba este personaje a través de imágenes, en los comercios y hasta en dibujitos (si, no hay burbuja que aisle del personaje). Su carita de ilusión, nos indico que teníamos que seguirla en esa fantasía.
Un día pasamos por la puerta de una casa que no tenía adorno navideño y ella se sorprendió.
Le explicamos que hay personas que deciden festejar la navidad y otras que no. Algunas que juegan a Papá Noel y creen en el y otras que no Y que ella puede elegir si cree o no, si quiere jugar o no.
Nos contestó ¡Yo creo mamá! No hubo más que cuestionar.
.
.
A sus 8 nos preguntó si de verdad existía, porque no le traía siempre lo que pedía.
Papa Noel son ustedes ¿no?
Le dijimos que si y le preguntamos: ¿Querés que sigamos jugando? Y nos dijo que si. Porque Papá Noel puede existir para siempre en nuestra fantasía ⭐
Ahora es la primera en seguir jugando con su hermano❤️
.
.
Hagan lo que sientan, y sobretodo, observen qué necesitan sus hijes.
⚠️⚠️Sepan que nadie se trauma ni ninguna confianza básica se rompe sólo por jugar a Papá Noel.
👍Y tampoco se pierde la capacidad de disfrutar si deciden no participar de esa ilusión en casa.
.
.
¿Qué decidieron ustedes?

Esto es violencia de género

Banderas rojas en los vínculos

TRATA DE CONTROLAR TU ASPECTO (si usas pollera muy cortas, pantalones ajustados, si llevas mucho o poco maquillaje)

TE INFANTILIZA O TE TRATA COMO SI NO ENTENDIERAS NADA
«A ver, déjame a mi que haces todo mal»

DESESTIMA TUS OPINIONES
«
TE MENOSPRECIA O RIDICULIZA EN PUBLICO.
«Siempre hablando pavadas»

TRATA DE AISLARTE: te habla mal de tus amistades, critica a tu familia, pone excusas para no reunirse con ellos

INVADE TU PRIVACIDAD
Revisa tus cosas, mira tus mensajes, se aparece en tu casa o tu trabajo sin aviso

CONTROLA EL USO QUE HACES DEL DINERO
(Hace que le pidas permiso antes de hacer gastos cotidianos, critica tus gastos).

SI TRATAS DE EXPRESAR TUS LÍMITES
Deja
de hablarte o te manipula para que te sientas culpable

INSISTE EN TENER RELACIONES SEXUALES A PESAR DE TU NEGATIVA, TE ACOSA

TE PRESIONA PARA NO USAR PRESERVATIVO U OTROS METODOS ANTICONCEPTIVOS

PIDE DISCULPAS CON GRANDES MANIFESTACIONES ROMANTICAD O SIMPLEMENTE ACTUA COMO SI NADA HUBIERA SUCEDIDO


si vivís estás situaciones, pedí ayuda!


Me pide un hermanito ¿Qué hago?

Una de ustedes me preguntó esto y me hizo pensar mucho. Lo comparto acá:

Un hijx no es un objeto que se puede tener o conseguir, así sin más.
Es una persona que requiere todo nuestro tiempo, responsabilidad y (ojalá) deseo.
.
.
✔️Claro que es válido que nuestro hijo o hija mayor exprese lo que siente en relación a tener un hermanito, pero:
¿Es una expresión de deseo, de curiosidad o simplemente de querer vivir una experiencia que ve en otros pares?
Probablemente ese pedido tan insistente nos este hablando de una necesidad propia detrás, descubrirla es el desafío.
.
.
La gran pregunta es:
¿Y nosotras qué queremos?
¿Deseamos realmente vivir una otra maternidad? ¿Tenemos disponibilidad afectiva para la crianza de otra persona?
.
.
⚠️Recordemos que la etapa de bebé dura muy poco en comparación con el compromiso de la crianza y el acompañamiento el resto de la vida.
.
.
Este pedido es una excelente oportunidad para enseñarle a nuestros hijos e hijas acerca de la soberanía de nuestros cuerpos como territorio personalisimo y de nuestro propio deseo

.
.
¿Les pasó que les «pidieran» un hermanito/hermanita?
¿Qué sintieron?