Hablar de la muerte con infancias

Antes de que yo naciera, mi mamá vivió dos embarazos. El primero, se detuvo en el primer trimestre y fue tomado como uno de tantos embarazos que no prosigue más allá de las 12 semanas.
En la segunda gestación, eran dos varones gemelos, de una sola bolsa y una sola placenta. Todo iba bien, hasta que a sus 6 meses de gestación, se produjo un anudamiento del cordón que no dejo pasar más sangre ni oxígeno (como una manguera cuando se aplasta no deja pasar el agua). Mis hermanos fallecieron en el útero de mi mamá, ese mismo útero que un año más tarde, ocupe yo.
.
.
Mi mamá siempre me habló de esos hermanos que no había llegado a conocer. Años más tarde, con mi propia formación en duelo perinatal, re dimensione toda esa experiencia en mi árbol familiar. Quise saber cuál era nombre elegido para esos bebés, pero no supieron decirme, aún no les habían asignado nombre.
Siempre me incómodo el mote de «hija única», supongo que, porque en el fondo, yo sabía que no lo era.
Era la única hija nacida con vida de mi madre, pero no era la única hija suya. Yo tenía dos hermanos, quizá podríamos decir tres por esa primera gestación.
.
.
Esta historia se la conté a mi hija, no se bien como. Pero ella sabe, con naturalidad, que hubiera tenido dos tíos de mi lado. Hace unos años tomamos el rito de armar el homenaje del día de los muertos. Y como no tenía representación de ellos, decidí ilustrarlos inspirada en una imagen de @o_trocantintas.
Es importante romper el tabú en relación al duelo gestacional y Perinatal, poder nombrar a todos esos seres que forman parte de nuestro árbol.
Muchas se preguntan cómo hacerlo, a qué edad hablarles a sus hijes de ello. Cada familia encontrará su modo, les puedo asegurar que, si es con amor, no hay por qué temer.
.
.
De todo esto y más, vamos a hablar en el taller «Acompañando el duelo en las infancias» con @psnliguori y @lostalleresdemama
Algunos temas: ¿Qué es la muerte y como explicarla?; El miedo a morir, ¿Cómo comunicar una muerte a las infancias? ¿Qué es el duelo y como acompañarlo?, Ritos y rituales. Herramientas prácticas.
.
.
¿Hablan del duelo y la muerte con sus hijos e hijas?

Extrañar a nuestros hijos e hijas mayores

La extraño, nos extrañamos
Hace 3 años y 3 meses que nos cuesta coincidir en espacios a solas
Y es que su pequeño y deseado hermanito vino a transformarlo todo.
También mi disponibilidad y mis tiempos.
.
.
Lo que no transformó es mis ganas de estar con ella, de llenarla de besos y abrazos.
Es cierto que ya casi no jugamos, o que lo hacemos en medio del desorden de la crianza conjunta.
También es cierto que los pequeños momentitos al día se volvieron más especiales.
.
.
A veces nuestro momento es la hora de dormir.
Y es que en las noches, disfrutamos nuestro ratito de escucharnos, charlar, mimarnos, leer y recuperar ese pedacito de hija única.
.
.
No sé si será porque yo no tuve a mis hermanos, pero me cuesta mucho el caos de la crianza compartida.
Dividir los tiempo, la atención, las demostraciones de afecto, la paciencia…
Y es que disfruto especialmente los momentos para compartir de a uno con mis dos hijes.
.
.
A veces son 20 minutos mientras el papá sale a comprar con el pequeño, a veces es que me acompañe a mi a hacer algún trámite, a veces nos pedimos un ratito el sábado para salir a desayunar solas.
A veces con el más chiquito son los despertares de cosquillas, otras el momento del baño.
Pero siempre vale la pena darnos un ratito en la semana, lo disfruto mucho.
.
¿Les pasa a veces?

«Mamá, papá, ¿Qué es la dictadura?»

Una tarde estábamos caminando por una plaza y mi hija me preguntó, señalando los pañuelos bancos: «¿Qué es eso?»
.
.
¿Cómo se le explica a una niña el horror de la dictadura? ¿Cómo le digo qué es una persona desaparecida?
Me salió decirle así:
«Son pañuelitos blancos. Representan la lucha de las madres de Plaza de Mayo. Hace muchos años, habia un gobierno elegido por el pueblo. Pero un grupo de gente poderosa sacó al presidente y armo una dictadura. Entonces empezaron a perseguir, secuestrar y atrapar a las personas que pensaban distinto a ellos».
Mi hija iba abriendo grandes los ojos.
«Las madres de esas personas que secuestraban y desaparecían se unieron y empezaron a ir a la Plaza de Mayo a reclamar que aparezcan con vida sus hijos, hijas, nietas y nietos. Cómo no podían protestar y estaba prohibido reunirse, caminaban en círculo, en silencio, por horas, con un pañuelo blanco en la cabeza».
.
.
Mi hija miro el pañuelo y me preguntó:
«¿Y volvieron a encontrarse con su familia?; ¿Los malos los devolvieron a sus casas?».
Hice un silencio y pensé, me dolía que mi hija conozca qué es la impunidad.
«Algunas personas fueron encontradas con vida, o pudieron escapar. De otras no se supo más nada. Muchos bebés crecieron y que son nietos de esas abuelas, con los años se fueron recuperando,  volvieron a sus casas y conocieron su verdadera identidad . Algunas abuelas siguen buscando a sus nietos y nietas. Muchos de esos nietos y nietas hoy ayudan a las abuelas a luchar.
Todas las personas somos guardianas de la memoria, queremos recordar esto para que no se vuelva a repetir.
.
.
«Yo no me voy a olvidar nunca mamá» me dijo.
Y después nos pusimos a escuchar la canción «Pañuelito blanco» de @canticuenticos, el libro es ilustrado por @estrellita.caracol y la imagen de este post es de ella también.
.
.
¿Ya hablaron de este día en casa?

No quiero ser madre

«No quiero tener hijos y está bien» es un cómic de @katemcdonoughart que encontré hace unos años y me fascinó (➡️desliza para verlo).
Cada año más mujeres y personas con capacidad de gestar deciden una vida sin hijes. Los motivos son muchos y sumamente singulares: tiempos, economía, preocupación por el ambiente y el mundo que le dejamos a esas personas. Pero uno es transversal: el no deseo, el sentir que se puede tener una vida plena sin gestar ni criar.
.
.
La frase más escuchada por esas personas, sobretodo si son mujeres cis (siguiendo el famoso mito mujer=madre) es «te arrepentirás» o «ya vas a cambiar de opinión».
La sociedad supone que es mejor ser madre aunque no quieras que decidir libremente sobre TU cuerpo.
Es así como a la hora de solicitar una ligadura de trompas, en el marco de la ley 26.130, se encuentran con trabas y excusas. «Sos muy joven»; «¿Qué dice tu pareja?»; «Necesito apto psicológico».
Ahora cuando esas mujeres quedan embarazadas y quieren acceder a una IVE se las juzga de irresponsables. La hipocresía.
.
.
En el contexto actual creo que queda más que claro que el cuerpo nos pertenece y la íntima decisión de ser madre también. Nadie más que vos puede decidir buscar un embarazo o por el contrario, realizarse una ligadura.
Tenés que saber que para solicitar una ligadura la única condición legal es tener más de 18 años. No necesitas certificado psicológico ni haber sido madre previamente.
.
.
La anticoncepción quirúrgica es un método efectivo e irreversible, por lo cual es necesario pensarlo bien.
Siempre que sea una elección libre no está asociada a consecuencias psicológicas adversas ni trastornos emocionales.
¿Y si luego aparece el deseo de maternar?
Si esto le sucediera hay algunos caminos: ejercer la maternidad a través de la adopción o bien realizar una fecundación in vitro. Tener hijes propios no es la única forma de maternar ❤️
.
.
¿Alguna vez pensaste en no ser madre?

No quiero tener más hijos

A los tres meses de nacido mi segundo hijo, mi pareja me dijo que quería hacerse la vasectomía.
El ya venía hace muchos meses informándose del método y en un proceso de deconstrucción, militando en espacios de masculinidades.
Estaba seguro de que dos hijes ya eran suficiente responsabilidad y disfrute. Razones varias: tiempo, ganas de hacer cosas en pareja, ganas de ponerle más energía a proyectos personales y economía.
.
.
Honestamente su decisión me cayó como un baldaso se agua fría.
Si bien veníamos charlando respecto a no tener más hijes, yo sentía que no estaba del todo segura.
Después de un parto que no fue como esperaba y transitando un puerperio muy difícil, sentía que no estaba lista para tomar una decisión tan irreversible.
Lo hablamos. Muchas veces. Fui entendiendo que yo no estaba lista.
.
.
Así como para hablar de aborto legal y elecciones reproductivas (y no reproductivas) en las mujeres me resonaba el lema «mi cuerpo mi decisión», en este caso entendí que aplicaba también.
Era su capacidad reproductiva, su decisión. Ahora le tocaba a el poner el cuerpo.
El siguiente paso fue empezar a informarme. Así fue como aprendí que la vasectomía era un método muy seguro, una intervención muy sencilla y con excelente recuperación (casi inmediata). Si bien era un método irreversible, si queremos tener bebés los espermatozoides se seguirian produciendo y a través de una punción testicular podrían recuperarse para una posterior técnica de fertilidad (inseminación o FIV). Y también existía la posibilidad de adoptar . Además la cirugía es 100% cubierta por el sistema de salud (Ley 26.130). Es importante aclarar que la vasectomía NO PROTEGE DE ETS.
Pueden buscar más info en @paternando.ok

.
.
Hace dos años y medio que nuestro método anticonceptivo es la vasectomía. Yo ya no quiero más hijes, tres años de maternidad doble me terminaron de decidir 🤣

.
.
¿Consideraron alguna vez la vasectomía o la anticoncepción quirúrgica por ligadura? ¿Qué miedos les surgen?

El primer beso

«Estábamos con unos amigos, los más chicos mirando una peli en el cuarto. Cuando entro me encuentro a dos dándose un beso. Solo me salió retarles. Tienen 9 años».
.
.
A los 9/10/11 años hablamos de una pubertad inminente. Empiezan algunos cambios en el cuerpo y en la psiquis. Es una etapa dónde cambian los juegos, ya no se divierten del mismo modo. Buscan explorar más corporalmente, tienen a agruparse en «pandillas» y también dialogan mucho más con sus pares que con los adultos.
En muchos aparece más curiosidad por lo sexual e incluso suelen estar más expuestos a redes sociales, contenido de internet, películas donde se aborda la temática de los besos o el gustarse.
.
.
¿Podemos evitar estás situaciones? ¿Es esperable que intenten explorar? ¿Nosotros recordamos nuestros primeros besos o acercamientos en esas edades? Cuando circulaban las cartitas de «¿Querés ser mi novio/a?»


❓¿Qué podemos hacer ante esa situación? ¿Cómo podemos reaccionar sin sancionar o generar vergüenza/culpa?
Puede que nos genere incomodidad, y como nos han transmitido la sexualidad como algo tabú, no sepamos como reaccionar, y lo primero que nos puede salir es el reto, o el impacto.
Pero recordemos que es algo que no podremos evitar (ni habría por qué evitar ya que es parte de su desarrollo).
Y no queremos transmitirle que lo que hacen «esta mal».
Entonces ante estas situaciones que nos irrumpen, respiremos para manejar nuestra primera emoción, y poder crear un espacio de confianza, abriéndonos al diálogo.
.
.
Y aprovechemos para hablar del CONSENTIMIENTO, y que si alguna vez alguien les hiciese algo que no les gustara, que puedan decir NO‼ o pedir ayuda , aunque esa persona sea de confianza.
Lo mismo explicarles que deben respetar a las demás personas, que siempre un beso, un abrazo, debe ser producto de las ganas y el consenso de ambas partes.
⚠️Cuidado con fomentar como adultos la hipersexualizacion de la infancia estimulando e insistiendo con «¿Quien te gusta?; ¿Ya tenés novio/a?»
💪Les recomiendo el curso de ESI de @sexologia.actual
.
.
¿Vivieron una situación similar en casa?

El bullying no es chiste

En la escuela una compañera me apodo «Mora demora» por lo lenta y torpe que era en el deporte. Recuerdo muchos años la humillación en la clase de gimnasia al ser de las últimas elegidas para forma equipo.
¿Cuántas de fuimos víctimas de bulling durante nuestra etapa escolar?
Me atrevo a decir que todes en algún momento padecimos (o ejercimos) esta forma de violencia.
.
.
El bulling se sostiene en su naturalización.
¿Cuál es la respuesta más común ante estas situaciones por parte de los adultos?
«Son cosas de chicos».. «Se arreglan entre ellos».NO
Ni son cosas de chicos, ni es natural la violencia ni la pueden resolver solos.
Nosotros como adultos tenemos la responsabilidad de detectar estás situaciones y no mirar para otro lado. Identificar a quien que lo sufre y también a quienes lo ejercen e intervenir para que esto se detenga.
.
.
El bulling provoca un enorme sufrimiento psíquico y emocional, estres crónico, daña a largo plazo la autoestima y la confianza de quién lo padece. En muchos casos quienes lo sufren pueden tener pensamientos que los lleven a auto lesionarse, como sucedió lamentablemente con Drayke.
No podemos minimizar ninguna forma de acoso.
.
.
Pautas de prevención:
✔️Enseñar el respeto por la diversidad.
✔️Brindar educación emocional y de habilidades sociales.
✋Si alguien la está pasando mal: la diversión termina.
🚫Erradiquemos el «mejor no meterse». Todes somos responsables y cómplices.
✔️Los adultos: el ejemplo. Evitar comparar y señalar atributos físicos propios y de otras personas, descalificar, burlar.
✋Dejar en claro a nuestros hijes que SIEMPRE pueden decirnos TODO y encontrarán en nosotros ayuda incondicional.

.
¿Vivieron alguna experiencia de bulling?

8 M

Me está costando encontrar palabras constructivas o productivas para lo que nos toca vivir hoy.
Me inunda el enojo, la impotencia, la indignación.
El saber que la respuesta judicial seguramente sea la impunidad, que estas personas entran y salen por buen comportamiento, pero te arruinan la vida.
.
.
Estoy triste y preocupada.
Lo hablamos en historias.
Todas, en alguna medida, vivimos una situación de abuso. Acoso callejero, manoseos, persecusiones a plena luz del día.
La violencia que vivimos en el seno de la propia familia e incluso de la propia pareja.
Si, porque incluso hay parejas a las que no les importa el consentimiento.
Porque para consentir hay que tener ganas, y para tener ganas y decir «si» hay que estar conciente.
Nos presionan, nos manipulan, se sacan el preservativo o no se lo ponen, nos drogan, nos engañan, nos encierran, nos abusan. Se apropian de nuestros cuerpos como si fueran cosas que ven y pueden tomar.
.
.
Pasan los años pero las cosas no cambian.
Ya somos muchas menos.
Y somos muchas más las que tenemos que vivir con el trauma del abuso marcado en la piel.
Y la tv, internet, las revistas, siguen difundiendo las mismas escenas y narrativas en las que las mujeres, travestis y trans nos volvemos objeto de humillación, objeto a ser deseado, usado, abusado y descartado.
Basta con ver las series y las ofertas de páginas que venden pornx.
Los varones son socializados en esta cultura de la violación.
Si, la crianza es una herramienta valiosa, tenemos la responsabilidad de brindar #esidesdelacuna. Pero no alcanza solo con la crianza.
Estoy llena de preguntas. ¿Cómo se termina con esto? ¿Qué se hace con estas personas? ¿Cómo se acompaña a la víctima? Los varones ¿Se están preguntando qué papel juegan en estás violencias? ¿Charlan con sus pares?
.
.
¿También están hartas de tener miedo?

Inicio del jardín

No te vayas sin decirme que pronto volves.
No te vayas sin despedirte
Contame qué aventuras me esperan en el jardín, que la seño me cuidará.
No te vayas así porque me da miedo y quedó en estado de alerta.
.
.
Sin despedida, cuando vuelva a verte tendré miedo de tu desaparición y me agarraré fuerte a tu cuerpo.
Sin despedida, perdemos la oportunidad de saludarnos, abrazarnos y aprender a decirnos «chau».
No tengas miedo de mi llanto, no quieras evitarlo. A veces es lo que necesito para expresar cómo me siento cuando te vas.
No tengas miedo de mi llanto si me dejas con personas que me consuelan y me cuidan.
.
.
❤️Aprenderé más tarde o más temprano que la despedida es transitoria, que pronto volves a cruzar la puerta…
Aprenderé que puedo expresarme y que no debo temer a mis emociones si otros adultos, si mi seño está ahí para sostenerme …
Aprenderé a decir «hasta pronto»….
.
.
✔️Dialoguen y anticipen. Mi cuento «Voy al jardín» de @edelateneo puede ayudar
✔️Muestrenles fotos de cuando ustedes iban al jardín.
✔️Pasen por la puerta en fin de semana, armen la mochila.
✔️Generen expectativa de la linda y acompañen a contruir confianza con el espacio.
✔️Y si hay dificultades, hablenlo con las maestras y directivos. Es necesario encontrar soluciones creativas para acompañar a las niñeces en sus procesos.
✔️No hablen mal del jardín o maestras delante de los pequeños.
.
.
¿Cómo van esos incios?

Nuestra última teta

Y sucedió, por última vez tomaste la teta.
Ya venías hace mucho con dos tomas, la de dormir y la de despertar. La toma de despertar se estaba alargando cada vez más y cada vez luchabas más por no soltarla. Entonces decidí dejar de darte al despertar a tus tres años. Tuvimos varios intentos fallidos. Hasta que un día, papá me propuso hacer una búsqueda del tesoro en las mañanas. Y así dejaste esa toma, la cambiaste por una sorpresa rica que encontrabas cada mañana.
.
.
Hoy tenés 3 años y 3 meses.
Nos vinimos de vacaciones a Córdoba. Mis planes eran armar un calendario de destete al regreso para el destete de la última toma que nos quedaba, la de dormir.
Pero la primera noche fue muy dura, llena de despertares y me género mucho rechazo consolarte con teta. Y sentí que era el momento, ya no podía más y no quería sostener unas vacaciones así.
Lo hablamos con papá y decidí dejar de dormirte con teta la noche siguiente.
Cuando me di cuenta me pregunte ¿Esa va a ser nuestra despedida? ¿Con enojo? ¿Así voy a recordar la última vez juntos con la teta?
Y no. Decidi que nos mereciamos una despedida.
.
.

Entonces te propuse tomar una última vez, para decirle a las tetas y a nosotros «gracias».
Hicimos este pequeño ritual en el río: te conté que la leche se iba, porque ya no la necesitabas. Hace meses que solo me salían gotas, nuestra lactancia era casi simbólica, afectiva.
Me preguntaste a dónde se iba, y se me ocurrió explicarte que el rio la llevaba para que otras mamás puedan dar teta a sus bebés pequeñitos. Vos ya estabas creciendo mucho y no la necesitabas tanto, eso te conté inspirada en mi cuento «Teta, mamá». Fue la forma que encontré.
Tomaste un poquito, de cada teta. Procure mirarte mucho a los ojos, como esas primeras veces que te di.
Vos dijiste gracias, yo también te agradeci a vos y a mi cuerpo. También te dije que a partir de ahora podías pedir todos los «upa» que quieras y que si extrañabas podías hacerle mimos a la teta.
Este es el retrato de ese momento, recuerdo que guardaré al infinito.
.

Los primeros días, el mayor desafío era acompañarte a conciliar el sueño.
En las vacaciones, te dormiste la mayoría de las veces paseando en auto, cuando volvíamos de comer. Hubo dos noches difíciles: te despertabas nervioso, pedías teta. Probamos consuelo conmigo, te ofrecía mimos, que acaricies la teta, cuentos… No había caso, no tolerabas mi presencia, te alteraba más.
Sabiamente papá me dijo que saliera del cuarto, y el si logro ayudarte a dormir.
Yo tenía angustia, miedo de haberme equivocado, pero sabía que debía confiar y que era esperable que aparecieran estás emociones tuyas.
.
.
Cuando volvimos, intentamos dormirte en la cama. Mimos, cuentos, acariciar a la teta. La única noche realmente difícil, fue la primera en casa. Lloraste muchísimo. Pedías la teta insistentemente. Hasta que se nos ocurrió ofrecerte pasear en cochecito. Y así lograste dormir, te pasamos a la cama y descansaste.
Esa se convirtió en nuestra nueva rutina. Todas las noches, pedis dormir en el cochecito.
A veces te llevo yo, a veces papá.
Yo me lo tomé como un momento para hacer algo de caminata, ,soles dormirte rápido, y después de corrido. Alguna que otra noche te despertas, venís a mi cama, me haces mimos en la teta. Y yo celebro poder compartir la misma cama y disfrutarlo, sin la angustia de sentirme obligada a amamantarte. Nos reencontramos en mimos y risas, cuentos inventados de mañana.
.
.
No sé por cuánto tiempo necesitaras el cochecito, pero estoy segura de que encontraremos otras maneras pronto.
Ayer te pusiste a jugar con una teta de tela que tengo en casa. Te la pones en tu pecho y jugas a qué me das teta. Me decís que tome del mismo lado que era tu preferido para dormir. Después, soltas un «ya está, no hay más leche, te la tomaste toda» y me reconozco en esas palabras.
Reímos. Me pediste el sacaleche para comprobar que de mis tetas no sale más. Recuperamos una mini gota y con el dedito la probaste. Sonreiste.
Estás procesando este destete, estamos juntes elaborando el duelo.
Somos felices. Nos reencontramos. Nos amamos.
.
.
No hay destetes imposibles, quizá si que cuestan un poco más.
Siempre cuentan con mi taller de destete ❤️

Lo encuentran en esta página para su compra, link:

https://www.criarentribu.com/talleres/detalle/16
🌈¿Están en proceso? ¿Ya destetaron?