Blog

Nuestro desborde

Hoy te dormiste llorando
Y no porque estuvieras angustiado y siendo consolado en mis brazos, no.
Llorabas a causa mía, porque me sentí abrumada y desbordada levanté la voz.
¡Deja de tocarme la teta!
Llore y nos abrazamos hasta que finalmente dormiste.
.
.
¿Mala madre seré?
Hace meses ya no tomas.
Destetamos con amor, pero por deseo mío.
Vos hubieras seguido mucho tiempo más.
Está claro que la teta te sigue gustando.
.
.
Reemplazamos las tomas por cuentos.
Y mimos.
Y agua.
Y a veces, tu manito en mi pecho cuando no te podés dormir.

.
.
Tu destete me dió alivio.
Me sentía avasallada.
Invadida corporalmente.
Tu demanda me agobiaba.
.
.
Claro que seguís demandando.
Aprendiste que «el que no llora no mama»
Y te haces oír y ver.
.
.
Perdóname hijo las veces que no soy la madre que necesitas.
Pero a veces esa madre idealizada que nunca falla, no me deja ser la mujer que necesito ser yo.
.
.

Ahora dormís plácidamente.
Enredado en mis brazos.
Mañana sale el sol.
Mañana te vuelvo a hablarte con calma y paciencia.
Te amo
.
.
❤️Este escrito me lo regaló una mujer que acompaño y me autorizó a compartirlo en esta red. Gracias
A vos que me lees, todas podemos tener un momento difícil y de desborde.
Ahora sí sentís esto con frecuencia, es importante que busques ayuda terapéutica para sentirte mejor y acompañar mejor el vínculo con tus hijes

«A otro lugar»

Emocionada les cuento que acabamos de dar vida a una nueva historia «A otro lugar: un cuento para acompañar el proceso de migración», editado por @editorialelateneo e ilustrado por @marianacalifano.ilustraciones.
Este nuevo cuento es el primero de una colección que se viene, pensada para acompañar situaciones complejas que viven las infancias «Más grandes».
.
.
Narrado cómo siempre desde la perspectiva de la infancia, en primera persona, sus personajes nos cuentan como es el proceso de mudarse «A otro lugar» (sea otro país o el interior).
Es un cuento que aborda desde la comunicación de la noticia hasta la llegada al nuevo lugar, habilitando nombrar todas las emociones: la alegría, la aventura, las despedidas, el duelo y la construcción de un nuevo hogar. También está pensado para explicar el proceso de migración de familiares y amistades.
.
.
El cuento además tiene el plus de estar lleno de recursos concretos para que las familias pongan en práctica con las niñeces y cuenta además con un apartado de orientación en crianza. Y lo novedoso: un espacio para que cada niño o niña se apropie de la historia y dibuje/escriba y pegue stikers permitiéndole elaborar la experiencia.
😊El cuento está pensado para infancias de 3 años en adelante, pero si son más pequeños las familias pueden adaptarlo para tomar recursos y usar el recurso de soporte visual.
❓Nos sirve si ya migramos? CLARO! aunque ya hayan vivido la experiencia el cuento sirve para elaborar lo acontecido y sentirse reflejado/a en la vivencia del personaje.
.
.
Cómo siempre, mis historias incluyen la diversidad 💪

.
.
Espero que este cuento acompañe a muchas familias, viaje con ustedes y también sea un recurso para profesionales y docentes que acompañan familias migrantes.

Pedirlo en tu librería amiga o en Yenny El Ateneo

El juego cuando crecen

Hace unos días fuimos a la plaza con mi hija mayor (tiene casi 8).
Cómo muchas veces pasa, la invitó a jugar un vecinito de su edad.
Ella siempre ama jugar con todo el mundo, es la típica que ve une niñe de su edad y se le acerca.
Está vez digo NO.

.
.
Mi cara de sorpresa fue notoria.
Ahí mismo me quede pensando, que ya está más grande.
A pesar se que sus más amigos son varones, está llegando a esa edad en la que ya no juegan con cualquier niñe.
Esa edad en la que de chica a mí me empezaba a dar vergüenza o incomodar jugar con niñes que no conocía.
Esa edad en la que empiezan a ser más fuertes los grupos de pertenencia, que son más conscientes de la mirada ajena.
Muchas veces, empiezan a dividirse los juegos: «las nenas con las nenas, los nenes con los nenes» se decía en mi época. Todo esto además fomentado por un sistema educativo que a pesar de la ESI sigue sosteniendo la división por géneros (para filas, para equipos, etc).
.
.
Que desafío hija respetarte en tus sentimientos y sensaciones y cerrar la boca ante mis ganas de que puedas jugar libremente, sin condiciones de género.
Que desafío acompañar las preguntas que empiezan a aparecer, tratar de criar de modo que respetes las diferencias de los demás como aspectos que enrriquecen.
Acá estoy, aprendiendo a ser mamá de una niña casi pre puber.
Entendiendo que habrá días y días, unos en los que te olvidas de todo y jugas como niña y otros en los que estarás más introvertida en tus procesos.
No hay libros de estas etapas, casi no hay mamás bloggeras que hablen de esto.
.
.
¿Les da miedo esta nueva etapa que se viene?