Maternidad ideal/maternidad real

“¿Por qué nadie me aviso que la #maternidad también era esto?”
Esta es una frase recurrente, sobretodo cuando trabajo con puerperas que tienen sus primeros #bebés. “¿Por qué mis amigas #madres no me contaron esto?
¿Por qué no hablan del cansancio, de la demanda extrema, de la perdida de independencia?”
Muchas se sienten engañadas, de alguna forma traicionadas por no haber sido avisadas tambien de los aspectos difíciles de ser madre.
.
.
Cuando les preguntamos a nuestras propias madres o a amigas sobre lo difícil, muchas suelen responder que no recuerdan…
“Ahora que lo decís puede ser pero no recuerdo bien”.
Parece haber un manto de #amnesia, un velo detrás de todos los sentimientos negativos que despierta el #maternaje.
Es como si fuera una defensa propia de la especie, que permite que reincidamos y que sigamos decidiendo tener hijo e hijas.
Además de ello, la negación nos lleva a creer que “son exageradas” las mujeres que hablan de esto. “Cuando yo sea mamá no me va a pasar eso”. .
¿O es tan grande el mandato de amor incondicional, buena madre y devota que nos lleva a ocultar todos los sentimientos negativos y ambivalente del maternar? ¿Acaso el mandato es tan supremo que nos obligamos a creer que “los hijos nos completan y nos llevan a la felicidad plena” y a acallar toda emoción que contradiga esto? .
.

Cómo escuché en un testimonio de una mujer en la película @malamadrefilm, la maternidad a veces se vuelve algo agridulce, contradictorio, ambivalente, que nos revuelve, que nos atraviesa en lo más profundo de nosotras, que nos hace re plantear quienes somos, qué queremos y qué de eso que queremos podemos efectivamente hacer y ser.
Es necesario darle voz, ponerle palabras a todas las emociones que inundan el maternaje para así volvernos más honestas y más libres. .
.
¿También tuvieron la sensación de que no les contaron las partes difíciles de la maternidad?
.
#crianza #madres #puerperio #apego

Lic. Carolina Mora

Mail lic.carolinamora@gmail.com

Maternar es poner el cuerpo

Desde el embarazo, maternar implica dejarse atravesar el cuerpo.
A veces antes, cuando necesitamos de medicación o procedimientos para lograr el positivo. Ponemos el cuerpo con miedo e ilusión, soportando llanto, cansancio y dolor.
.
.
En el #embarazo de forma más evidente para todos, ponemos el cuerpo de forma inevitable, a veces hasta inconsciente, sin imaginar lo que implica. Por momentos hasta sentimos que “donamos” nuestro cuerpo a ese ser que tanto deseamos que llegue, ese que nos invade y nos toma por completo. Nos dicen que ocupa una parte (el útero) pero nosotras sabemos que esto no es cierto. Si desde que nos habita nos toma el cuerpo entero, cada fibra, el pensamiento y el alma….
.

Ponemos el cuerpo para ser canal de su nacimiento, finalmente nos abrimos para liberar a esa personita.
Y una vez con el cachorro a upa, (colgado cual marsupial) nos descubrimos con las tetas llenas de leche, nos miramos al espejo y vemos otro cuerpo. .
.
Nos cuesta reconocernos, ese cuerpo que ya no es el mismo de antes, es el cuerpo atravesado por la #maternidad. Ese cuerpo que ahora calma y alimenta 24×7, que duerme mal y torcido, que se habitua a dejar sus necesidades en un segundo plano para priorizar (por un tiempo) las de este pequeño ser
.
.
No solo es ese cuerpo atravesado, somos nosotras enteras. Siempre fuimos nosotras enteras. Con nuestros miedos, nuestros sueños e ilusiones, nuestra tristeza y la felicidad de cada etapa…
Nosotras nos encontramos necesitando de otras personas:
Que nos sostengan
Que también presten su #cuerpo para sostener a nuestro bebé al menos un rato, para permitirnos un tiempo para nosotras (al menos para dormir unos minutos más)..
.
.
A vos qué estás agotada, de una noche de dormidas a upa, una tarde de #porteo jugando con la mayor, una mañana acompañando una fiebre inesperada, o simplemente tratando de dar lo mejor de vos y de ser la #madre que puedas ser…
Quiero recordarte y recordarnos, que no nos va a demandar siempre así, que esta etapa es agotadora pero también efímera y preciosa. . ¿Como viven este momento de sus #maternidades?

Lic. Carolina Mora

Mail lic.carolinamora@gmail.com

Confía en tu criterio como ma/padre

Nadie conoce a tu hijx como vos

Ni la pediatra
Ni la psicóloga
Ni la maestra
Ni los libros de crianza
Ni los “especialistas”.
.
.
Nadie conoce mejor que vos qué le gusta, que le hace feliz, qué le enoja, que situaciones le angustian o le dan miedo, cuáles le generan estrés.
Tampoco nadie conoce mejor que vos qué le calma, donde encuentra consuelo….
.
.
Ningún “consejo” o “tip” va a ayudar si no haces el ejercicio de observar a tu hijo o hija. ¿Qué le preocupa? ¿Cómo comunica sus estados de ánimo? ¿Qué recursos tiene para enfrentar está situación? ¿Qué me quiere decir con esto?
No hay recetas generalizables. .
.
Un profesional no puede decirte que hacer ni cómo. No tiene la verdad y te la da para que resuelvas mágicamente. No puede (ni debe) decirle a todas las personas lo mismo, porque cada una es única al igual que su contexto.
Puede ayudarte a pensar o repensar diversas situaciones o comportamientos, a encontrar patrones que se repiten, a interpretar ciertos estados emocionales de tus hijos e hijas y también los tuyos.
.

.
La mayoría de las veces se trata de hacer un espacio para preguntarte y a través de la palabra ir encontrando estrategias que permitan activar todo eso que conoces de tu hijx y ni siquiera te dabas cuenta. Re pensar y tomar como familia las herramientas necesarias para acompañar en este momento vital a nuestros hijos e hijas. .
.
¿Alguna vez sintieron que necesitaban orientación o una guía para acompañar a sus hijos en alguna situación?
.
.
#infancias
#crianzarespetuosa #maternidadreal

Lic. Carolina Mora

Mail lic.carolinamora@gmail.com

Ansiedad de separación (también la vive mamá)

¿Alguna vez te encontraste diciendo “la dejé sola/ lo deje solo”? Muchas mamás solemos usar esa frase cuando contamos que dejamos a nuestros bebés al cuidado de otras personas o en el jardín.
.
.
¿Por qué sentimos que están solos si en realidad hay otra persona papá, abuela, tío, maestra acompañándole y cuidandole?
A veces sentimos que nadie les cuidara como lo hacemos nosotras. Y eso es cierto. No le ayudaran a dormir como nosotras, no le acompañaran a calmarse como lo hacen con nosotras, etc.
Pero distinto no es malo, ni es solo.

.
.
Quién le cuide encontrará su propia forma de calmarle, de jugar y de ayudarle a dormir. Entre nuestro bebé y esa persona se construiran a través del vínculo nuevos códigos y rituales. Esas nuevas formas de compartir enriquecerán no solo el desarrollo de nuestros bebés sino el vínculo con nosotras, ya que algunas las podremos incorporar.
.
.
Entonces, si, es difícil separarnos de nuestros bebés (y la ansiedad de separación no la experimentan solo ellos, sino también nosotras) pero es una experiencia que puede enriquecernos si se confía en la persona que queda a cuidado. Ya sea para trabajar o para darnos un tiempo para nosotras o la pareja, es saludable si lo sentimos permitirnos por un rato entregar el control y confiar el cuidado de nuestros hijos.
.
.

Lic. Carolina Mora

Mail lic.carolinamora@gmail.com