Tiempo fuera?

¿Quien no conoce esta práctica de “castigo” en la crianza?
El tiempo fuera se utilizó y se sigue usando como medida de control conductual a las infancias.
Cuando un niño o niña se porta mal, está técnica indica que hay que dejarle afuera del juego o de la situación placentera. Muchos jardines lo utilizan como “la silla de pensar” dónde se les obliga a quedarse sentados y apartados del juego para que “recapacite” sobre su conducta.
¿Sirve esta práctica? Sabemos que si bien en apariencia puede parecer que si, en realidad es improductiva. Los pequeños no tienen la capacidad de reflexionar solos sobre sus conductas y apartarlos solo les genera bronca y les obliga a “pedir perdón” o deponer su actitud solo como forma de volver a participar del juego.
.
.

PERO podemos re pensar está técnica de una forma muy efectiva.
Si tomamos el “tiempo fuera” para nosotras, las personas que cuidamos.
SI, así como escuchaste.
Y ¿Cómo sería? Cuando nos sentimos sobrepasadas por la situación, por la angustia, por el desborde emocional que observamos en nuestros hijos e hijas, es necesario poner una pausa.
Darnos unos minutos, aunque sean sólo 5 minutos, para salir de la situación mentalmente.
Tomar aire, hacer respiraciones profundas, ir al baño, lavarnos la cara, repetir algún mantra que nos dé tranquilidad, salir un momento del cuarto a otro ambiente…
Todas esas pueden ser pequeñas formas de tomar un “tiempo fuera” para demorar la respuesta, tomar distancia y observar la situación con más calma.
.
.
Si notas que esto te sucede con frecuencia, es buena idea pensar en organizar espacios de cuidado por otras personas: niñera o familiares pueden ser aliados para ello.
NO TENEMOS QUE PODER CON TODO
.
.
¿Usaste alguna vez está técnica?

Lic. Carolina Mora

Mail lic.carolinamora@gmail.com

Maternar es poner el cuerpo

Desde el embarazo, maternar implica dejarse atravesar el cuerpo.
A veces antes, cuando necesitamos de medicación o procedimientos para lograr el positivo. Ponemos el cuerpo con miedo e ilusión, soportando llanto, cansancio y dolor.
.
.
En el #embarazo de forma más evidente para todos, ponemos el cuerpo de forma inevitable, a veces hasta inconsciente, sin imaginar lo que implica. Por momentos hasta sentimos que “donamos” nuestro cuerpo a ese ser que tanto deseamos que llegue, ese que nos invade y nos toma por completo. Nos dicen que ocupa una parte (el útero) pero nosotras sabemos que esto no es cierto. Si desde que nos habita nos toma el cuerpo entero, cada fibra, el pensamiento y el alma….
.

Ponemos el cuerpo para ser canal de su nacimiento, finalmente nos abrimos para liberar a esa personita.
Y una vez con el cachorro a upa, (colgado cual marsupial) nos descubrimos con las tetas llenas de leche, nos miramos al espejo y vemos otro cuerpo. .
.
Nos cuesta reconocernos, ese cuerpo que ya no es el mismo de antes, es el cuerpo atravesado por la #maternidad. Ese cuerpo que ahora calma y alimenta 24×7, que duerme mal y torcido, que se habitua a dejar sus necesidades en un segundo plano para priorizar (por un tiempo) las de este pequeño ser
.
.
No solo es ese cuerpo atravesado, somos nosotras enteras. Siempre fuimos nosotras enteras. Con nuestros miedos, nuestros sueños e ilusiones, nuestra tristeza y la felicidad de cada etapa…
Nosotras nos encontramos necesitando de otras personas:
Que nos sostengan
Que también presten su #cuerpo para sostener a nuestro bebé al menos un rato, para permitirnos un tiempo para nosotras (al menos para dormir unos minutos más)..
.
.
A vos qué estás agotada, de una noche de dormidas a upa, una tarde de #porteo jugando con la mayor, una mañana acompañando una fiebre inesperada, o simplemente tratando de dar lo mejor de vos y de ser la #madre que puedas ser…
Quiero recordarte y recordarnos, que no nos va a demandar siempre así, que esta etapa es agotadora pero también efímera y preciosa. . ¿Como viven este momento de sus #maternidades?

Lic. Carolina Mora

Mail lic.carolinamora@gmail.com

¿Qué hacer si tu hijo/a se pega o quiere pegar a otros?

Ante la intensa frustración algunos niñxs reaccionan de forma corporal, agrediendose a si mismos o a los demás.
Es frecuente que entre los 12 y los 20 meses aproximadamente los bebés respondan de forma corporal ante la frustración.
Golpes en la cabeza y palmadas suelen ser las más frecuentes. En principio no son patológicas y se deben a que experimentan una intensa frustración que no pueden expresar aún en palabras.
En niñxs más grandes suele ocurrir que la agresión se exterioriza, entonces aparecen patadas y golpes hacia los demás.
Tanto si la agresión es hacia ellxs mismxs como si es hacia otra persona es importante no ignorar estás conductas, ya que tienden a aumentar la intensidad si lo hacemos. Tampoco castigarlas ya que no son reacciones voluntarias.
¿Cómo acompañar estos episodios?
En primer lugar es importante desarticular lo antes posible estás conductas, para que no se instalen.
Observar ante que situaciones aparecen con más frecuencia, nos permite anticiparnos y ayudarlos más rápidamente.

Reaccionemos con tranquilidad, pero firmeza.
No permitirles que se peguen. Podemos acercarnos, bajar a su altura y sostener sus manos diciéndoles que no se golpeen porque se lastiman.
Tampoco permitir que peguen a otrxs o a nosotras. A veces el abrazo de contención (desde atrás) les ayuda a frenar este comportamiento.
El abrazo es una forma de contención física muy efectiva en estos momentos.
Poner en palabras sus emociones: “estas muy enojado”, “mamá te entiende, vamos a solucionarlo”.
Ofrecer alguna alternativa para descargar la emoción por ejemplo un almohadón para golpear, romper un papel.
Buscar una alternativa para que puedan salir del enojo, algo para hacer juntxs, salir del espacio en el que están y dar una vuelta manzana, tomar aire, ofrecer ir al baño a lavarnos la cara, etc. Muchas veces sirve modelar la conducta ej: “cuando yo me enojo mucho me ayuda lavarme la cara

Luego del episodio, reflexionar sobre lo ocurrido de acuerdo a la edad del niñx. Trabajar con cuentos sobre el tema puede ser muy facilitador. Recuerden que en historias destacadas voy subiendo lecturas recomendadas por tema.

Si tú hijx manifiesta este tipo de reacciones agresivas con mucha frecuencia o sin motivo aparente, se sugiere hacer una consulta para poder identificar que está ocurriendo.

Lic. Carolina Mora

01155641995

Mail lic.carolinamora@gmail.com