Cuidado de la fertilidad

“No estoy segura de querer ser madre pero me siento presionada a decidir, “y vos para cuándo” me preguntan todo el tiempo”
“Antes de ser mamá quisiera terminar mi carrera…Hoy se puede ser mamá a cualquier edad”
¿Escucharon alguna vez hablar del famoso “reloj biológico”?
Este es el mes del cuidado de la fertilidad, por eso invite a Ludmila Jurkowski @ludmila_jurkowski , psicóloga especialista en TRHA a qué eche luz sobre este tema. ¡Gracias Ludmi!

.
.

Sin duda la tecnología avanza y las sociedades cambian y mutuamente se van modificando. Hoy contamos con diferentes opciones reproductivas pero nuestra biología no se ha modificado. Entonces en términos generales, el “reloj biológico”, sí existe (podés consultar a médicx especialista sobre esto).
Circulan mitos en relación a la reproducción: “en las mujeres la infertilidad si asocia a la menopausia”, que “en los varones la fertilidad no se ve afectada”,que “te podes embarazar en cualquier momento del ciclo”, “que si se tiene relaciones en el momento de la ovulación el éxito de embarazo esta asegurado”.
Yo Te puedo contar que:

.

⁃ La edad promedio de acceso a la maternidad se ha corrido en todo el mundo. Por qué: desarrollo profesional, económicos y falta de pareja entre otros.
⁃ Investigaciones en el mundo afirman que en general las personas tienen intenciones de tener hijos después de los 35 años, que es la edad promedio en que en las mujeres la fertilidad declina considerablemente.
⁃ La gente cree que sabe mucho sobre reproducción humana y esto es incorrecto. Las personas desconocen el funcionamiento de los aparatos reproductores y en qué momento del ciclo se es fértil.
⁃ Se sobrestima el éxito de los tratamientos de fertilidad
⁃ Que se desconocen factores de riesgo que afectan la fertilidad como: edad, tabaquismo, consumo de sustancias, obesidad, ambientales y las infecciones de transmisión sexual!

Me interesa destacar que con mi colega Lic. Mariela Rossi @lic.marielarossi consideramos que estos temas deberían estar incluidos en la ESI ya que para poder elegir hay que estar bien informado.

.
.

¿Tenías esta información? ¿Qué otros mitos de la fertilidad conocés?
#fertilidad #cuidadodelafertilidad

Voluntad procreaciónal en TRHA

En Argentina las fuentes de filiación hasta ahora eran: la biológica y la adoptiva. Con la modificación del código civil se introduce la tercera fuente: la voluntad procreaciónal.
Esta fuente se pensó especialmente para regular los nacimientos que se dan por técnicas de reproducción humana asistida.
.
.

Al momento de acceder a un tratamiento las personas firman un consentimiento informado de la práctica a realizar (en realidad varios, en casa etapa del tratamiento), en el que expresan su voluntad de paternar/maternar a ese bebé que podría nacer a partir de la técnica.
Se expresa en todos los tratamientos pero es de suma importancia para los tratamientos en los que se emplean gametos heterologos, es decir, se utilizan óvulos o una muestra de esperma de donante.
La voluntad procreaciónal expresada en el consentimiento es como decir ¡Si quiero! ¡Si, quiero ser la madre o el padre de este bebé!
.¿Sabes que es la voluntad procreaciónal?
.
.

Las fuentes de filiación hasta ahora eran: la biológica y la adoptiva. Con la modificación del código civil se introduce la tercera fuente: la voluntad procreaciónal.
Esta fuente se pensó especialmente para regular los nacimientos que se dan por técnicas de reproducción humana asistida.
.
.

.
Es fundamental que las personas y familias que acceden a TRHA sepan con claridad la importancia del consentimiento informado. No es solo un paso para que la prepaga u obra social les apruebe el tratamiento, sino que tiene entidad legal filiatoria. Los y las profesionales que trabajamos en los centros de fertilidad tenemos la responsabilidad de hacer psicoeducacion sobre este punto y explicar con claridad los pasos a seguir una vez producido el nacimiento, ya que en el registro civil debe quedar la constancia de que la concepción se produjo a través de TRHA. Esto es importante para resguardar el derecho a la identidad de recién nacido.
.
.
Lic. Carolina Mora

Mail lic.carolinamora@gmail.com

Dos mamás

El deseo de tener un hijo o hija es inmenso, arrollador y misterioso. También en cierto modo es un poco un acto de inconsciencia. No dimencionamos lo que implica la responsabilidad hasta que no la vivimos. Cuidar y criar es la tarea menos egoista que existe, a riesgo de perder nuestra individualidad.

Para las familias que deben recurrir a tecnicas de reproducción humana asistida no es tan sencillo vivirlo de forma inconsciente. Por el contrario, atavesar el camino para la llegada de un hijx en estos casos implica una enorme decisión y conciencia en cada pequeño paso de los tratamientos.

Implica depender de otras personas para que el deseo se convierta en realidad. Médicos, genetistas, biologos, donantes, son solo algunas de ellas. Las técnicas llegaron para quearse y hacer posible la existencia e familias de todos los colores.

Hoy les traigo la historia de ellas:

Somos, Pamela y Mariana, estamos casadas hace 9 años y comenzamos este camino para ser #dosmamas en el 2011, cuando dimos el Si en el registro civil, aun faltaba para cumplir el sueño de nuestra familia.
Los tratamientos de fertilidad eran muy caros, hicimos 7 Inseminaciones y luego 2 In Vitro, todas negativas. Mientras caminábamos juntas, llego la ley de fertilización asistida. Así fue como mediante el Método ROPA, quedamos embarazadas de nuestra primera hija. Le done mis óvulos a mi mujer, y llevo en su panza a Juana. Dos años mas tarde, lleve en mi panza a Eva.

Nuestra familia homoparental de #dosmamas y dos hijas es lo mas lindo que nos paso en la vida. Todos los días ganamos batallas y levantamos como bandera el mensaje de que: el amor todo lo puede. En el camino nos encontramos con preguntas incomodas e innecesarias, como: ¿y el padre? ¿Y le van a contar? ¿Y no tienen miedo?. Ni hablar de los formularios que debemos completar, donde solo se habla de madre y padre. No pido que hagan un formulario para dos mamas, digo que hay que hacer un formulario para todxs las familias.

La crianza de nuestras hijas es mágica, con Juana fue todo nuevo, íbamos a la guardia cada un segundo, teníamos miedo de todo, y yo Pamela, que era la mamá no gestante lo vivía mas relajada. Las luchas estaban afuera, la licencia que me daban era la que le corresponde al padre. En los trabajos te toman por padre, y somos ¡MADRES! Hay un gran vacío legal y en pocos lugares se habla de la madre no gestante. Hoy, hay casos de parejas donde la licencia otorgada es la correcta.

Terminaba Agosto y llegó Eva, luego de una cesárea ya que estaba sentada en mi panza. Mariana me acompaño y el trato de todo el personal fue excelente, encantados con nuestra historia de lucha y amor. Cuando la vi en mi pecho y le di el primer beso, llore, llore mucho y le dije, acá estamos tus mamas.

Hoy el orgullo que sentimos es gigante. Nosotras vemos la vida llena de colores. Juana cuenta que tiene dos mamas Mama Pame y Mama Mari y nosotras morimos de amor. A todos queremos decirles, que familia es donde hay amor, ahí es donde hay que quedarse y abrazar.

Lic. Carolina Mora

Mail lic.carolinamora@gmail.com

Problemáticas de fertilidad: cuando la espera se vuelve amarga

Cuando una pareja decide incluir en su plan de vida la búsqueda de un hijo surgen múltiples emociones compartidas: alegría, incertidumbre, miedo a lo desconocido ¿seremos buenos padres? ¿un hijo cambiará nuestra relación?…Imaginamos distintos escenarios posibles, pero todos coinciden en la imagen de un test positivo, un vientre abultado, las manos de ambos sintiendo moverse al bebé en el útero, la alegría de contar la noticia ¡la dulce espera!

¿Qué ocurre cuando la espera es más larga de lo imaginado? ¿Cuando el positivo no llega? ¿Y si los embarazos no logran llegar a término? La espera se vuelve amarga… inunda la incertidumbre, la ansiedad, el miedo de jamás poder ser padre o madre. Cuando una pareja busca un embarazo más de un año y no lo logra, se dice que es tiempo de acudir a los especialistas en fertilidad humana. Si además alguno de los miembros de la pareja, especialmente la mujer, supera los 35 años el miedo se redobla y angustia inunda la escena.

mujer-triste-prueba-embarazo

La consulta al medico especialista en fertilidad aparece en medio de esa mezcla de emociones y miedos. Se recomienda que ambos miembros de la pareja acudan, ya que el tratamiento no debe ser individual “esto obedece a los siguientes motivos: 1. el deseo de embarazo surge como consecuencia de una relación de pareja, pese a que últimamente se observa un aumento de las mujeres solas que quieren tener un hijo; 2. en alto porcentaje de las parejas con problemas de fertilidad ambos integrantes presentan uno o más factores de esterilidad; 3. cuando la causa de la infertilidad se halla en uno de los miembros de la pareja, el otro sufre las consecuencias”. (Dr. Claudio Chiliik)

La presión cultural y social que se ejerce desde niñas mayormente en las mujeres a ser madres es un factor que suma angustia y peso a esta temática. Desde niña el mandato se expresa al incentivar los juegos con muñecas y expresar cuidados y actitudes tiernas relacionadas con lo maternal. A medida que van pasando los años, el entorno se vuelve por lo general insistente en relación a esto: ¿y tú para cuando? Una pregunta que parece en sí misma ingenua, puede generar una angustia enorme en quienes padecen estas problemáticas. También debemos tener en cuenta situaciones específicas, actualmente también encontramos muchas parejas del mismo sexo que buscan un hijo, siendo expresión de la diversidad de los nuevos modelos de familia.

7

Someterse a un tratamiento de fertilidad implica una gran carga emocional y física en juego. En cada nuevo paso, cada procedimiento, se instaura una esperanza enorme y se juega con un peso desmedido el futuro imaginado, en la posibilidad de éxito o fracaso. Los tratamientos suelen poner en primer plano el cuerpo, intervienen sobre él, inyectan, estimulan el sistema reproductor, controlan, invaden. Sin dudas lo que ocurre en el cuerpo no es sin un costo en la emoción, en el alma de esa persona que se somete físicamente por el deseo de ser madre/padre. La mayoría de los tratamientos invasivos están dirigidos al cuerpo femenino, preparándolo para la gran tarea de gestar un hijo. Si bien este proceso esta mediado por el deseo, es indudable el enorme agotamiento que produce en la mujer. Miedo de las consecuencias, dolor físico y emocional ante cada paso fallido o demorado más de lo esperado y finalmente una inmensa culpa por no poder cumplir “con el papel que se le ha asignado por naturaleza” son los sentimientos más comunes en la mujeres que lo transitan. A esto se suma que los tratamientos suelen tener una tasa de éxito muy variable, por lo cual muchas veces es necesario de varios intentos y en el medio la pareja puede pasar por situaciones dolorosísimas, como FIV infructuosas o pérdidas gestacionales repetidas. Entonces a la angustia de la infertilidad se suman duelos no resueltos, que complican el panorama y generan aún más dificultades psicoemocionales. El riesgo de caer en la culpa, la ideas obsesivas en torno a lograr tener un hijo, muchas veces el dolor por el embarazo ajeno favorecen el aislamiento, que puede afectar incluso la relación de pareja. Es común que el control en las relaciones sexuales y las fechas de ovulación se lleve los restos del placer compartido. Cuando esta situación recrudece también afecta otras esferas de la vida (laboral, social, intereses, etc). Es una situación de mucho estrés y presión emocional.

10444558_10152412519279360_3730442582888711125_n

Es por esto que se vuelve fundamental que la pareja o quien de los dos lo requiera, cuente con un espacio de escucha y contención, donde poder ir anudando los distintos sentimientos que surgen de forma irrefrenable y van desgastando el estado emocional. El espacio psicoterapéutico individual, acompañados por un profesional de la psicología especializado en lo perinatal puede brindar un lugar de contención, expresión y ayudar a la pareja (o a uno de los miembros) a reconocer sus emociones, sobrellevar el dolor y salir aún fortalecidos del mismo. También es importante poder ayudar a pensar acerca de los límites de cada quién, la necesidad de poner plazos, de encontrar tiempos de descanso o de retirada si así lo desean, para retomar fuerzas y decidir a conciencia que necesitan en el aquí y ahora, e incluso pensar otras opciones de vivir la experiencia de la (ma)paternidad.

Los grupos de apoyo suelen ser un complemento muy importante, saber que no les ocurre sólo a ellos, que muchas personas y parejas transitan por lo mismo y poder escuchar y contar su experiencia suele aliviar, brindando un sentimiento de tolerancia por las propias dificultades.

El apoyo del grupo familiar y de amigos es fundamental. Poder escuchar sin emitir juicios, apoyar la decisiones sin sumar presión ni ansiedad, ofrecernos para acompañar concretamente en los procedimientos médicos o brindar ayuda extra en lo cotidiano puede ser muy reconfortante. Saber que no están solos con su dolor, a pesar de que nadie podrá sentirlo como ellos, es sanador.

Lic. Carolina Mora

Psicóloga

Mail lic.carolinamora@gmail.com

Links de interés:

Ley de reproducción asistida: http://www.infoleg.gob.ar/infolegInternet/anexos/215000-219999/216700/norma.htm

Concebir ORG: http://www.concebir.org.ar/

Revista de Reproducción asistida: http://www.reproduccionasistida.org/

Sumate a dar vida ong: http://www.sumateadarvida.org/

Asociación de apoyo al duelo gestacional: http://www.eraenabril.org/

Servicio de reproducción asistida: http://www.hospitaldeclinicas.uba.ar/contenidos.php?id=54

Historias de maternidad:

Andrea Pietra y su conmovedora maternidad

http://m.ciudad.com.ar/espectaculos/maria-julia-olivan-conmovedora-lucha-ser-madre-fueron-50-inyecciones-panza_65957

Duelo gestacional y perinatal

La temática del duelo gestacional y perinatal constituye un tabú para nuestra sociedad occidental. De eso no se habla, no hablan los profesionales de la salud,no hablan los medios de comunicación, no hablan las leyes, se acalla a los padres que están viviendo este dolor. Familiares y amigos, no saben cómo enfrentar esta situación, y surge el vacío del  silencio.
Dónde se espera la vida llega la muerte.432_660_shutterstock_97614038-1
La muerte que ocurre  en el útero durante la gestación del embrión o la muerte fetal  temprana (primer y segundo trimestre) se denomina pérdida gestacional. Hablamos de pérdida perinatal cuando la muerte ocurre en  el tercer trimestre, durante el parto o los primeros 7 días luego del nacimiento. Cuando la muerte ocurre durante los 7 y 28 días tras el nacimiento se denomina muerte neonatal tardía. Recibir la muerte cuando esperamos la vida, dice Mónica Álvarez, psicóloga especialista en duelo gestacional y perinatal, es un hecho para el cual nadie esta preparado. Marca a fuego a la mujer  y su pareja, es la pérdida de la inocencia, de la idea de que “todo saldrá bien y dela certeza de que como producto de un embarazo llegará un bebé sano y feliz.
La falta de validación social del dolor en las pérdidas tempranas es inmensa y dificulta en gran medida el proceso del duelo. Las mujeres deben retomar sus actividades laborales con rapidez, ya que no se reconoce una licencia acorde a las condiciones del duelo. Volver a la rutina y “hacer como si nada” es una exigencia del entorno. Para el padre es doblemente difícil expresar sus sentimientos ante la pérdida, ya que al no haber vivido sobre su cuerpo el proceso aún se valida menos su dolor e incluso a ellos mismos les cuesta reconocerlo.
Al dolor de las pérdidas más tempranas se le suma el no reconocimiento legal, ya que en nuestro país no es posible la inscripción en el registro civil como hijos del matrimonio, para así poder ponerle un nombre e incluirlos en el linaje familiar. A esto  se suma el poco cuidado que se tiene desde las instituciones médicas, ya que muchas son las familias a quienes les entregan el cuerpo de sus hijos en la sección de “residuos patologicos”.
Recibir y trasmitir la noticia
Cuando se confirma la detención del embarazo o la muerte fetal, las mujeres suelen enfrentarse con momento de inmenso shock emocional. La idea de estar gestando vida en su interior, de estar habitadas por lo más hermoso y preciado da lugar ahora a la sensación de desconocimiento y extrañeza, incluso a la fantasia de monstruosidad. Es un sentimiento intenso, dificil de procesar en lo inmediato que puede generar diversas reacciones. En algunas mujeres aparece la urgencia por acabar con todo el proceso y no soportan un segundo más convivir con la muerte en su interior, y las lleva a solicitar un legrado o intervención. Generalmente este pedido es aceptado sin cuestionar o acompañar con otras alternativas posibles, y muchas veces esta urgencia no permite generar un espacio de despedida, el duelo se posterga y reaparecerá en otras circunstancias.
Otras mujeres necesitan un tiempo de despedida o prefieren que el proceso se produzca lo más fisiológico posible y es en estos casos cuando más se dificulta el ser escuchadas por el personal medico, quien trae la prisa consigo de la mano de la medicalización y el intervencionismo. Numerosos estudios detallan la posibilidad del manejo expectante del aborto, avalando su viabilidad en casos donde no hay urgencia médica, pero muchas veces no es una opción tenida en cuenta o comunicada por los profesionales tratantes. Es importante tener en cuenta, que cual sea el método elegido, la prisa y el no respeto por la intimidad en la despedida dificultan y entorpecen el proceso del duelo. Tristeza---op
Sin dudas para el personal médico esta situación es de una angustia enorme, y es ocultada bajo la urgencia del intervencionismo y  el tecnicismo en el lenguaje como formas de no conectarse emocionalmente con la perdida.
 ¿Cómo podría el personal medico contribuir a que la despedida sea lo más saludable posible?
-Dirigirse siempre a los padres y a la mamá llamándola por su nombre: evitar infantilizarla con apodos como “mami”, etc.
-Evitar la internación en el área de maternidad, no imaginan lo desgarrador que puede ser para unos padres que se están despidiendo convivir con otros que están en el encuentro, intentar en lo posible encontrar una habitación individual donde puedan estar en intimidad.
-Ofrecerles un tiempo a solas cuando reciben la noticia, silencio en vez de avasallar con información técnica o de procedimientos.
-Ofrecer información en términos sencillos sobre los distintos procedimientos posibles según la situación particular: manejo expectante (si este es posible), legrado, inducción al parto, etc. Permitir a los padres estar acompañados por alguien de su confianza a la hora de recibir esta información y durante todo el proceso. Chequear en un segundo momento la comprensión de la información, volver a explicar si es necesario y permitir hacer preguntas.
– No apurarlos a decidir inmediatamente si no es una situación de urgencia, seguramente estarán en un estado de shock.
-Convocar al servicio de psicología  del hospital para ponerse a disposición y colaborar con la situación.
-Preguntar a los padres qué necesitan y cómo les gustaría despedirse del bebé
-Una vez finalizado el proceso médico, ofrecer a los padres ver los restos y conocer a su bebé, esto ayuda a disipar fantasías al respecto. Si el cuerpito presenta alguna malformación evidente o esta muy dañado pueden verlo envuelto en una mantita o con un gorrito, incluso a través de una fotografía si así lo prefieren.
-Colaborar para realizar todos los estudios necesarios que puedan determinar las causas de la perdida. Muchas veces no surgen causas medicas,pero es importante para esa familia el intento de descartarlas. Todos necesitamos conocer el por qué de la muerte, o al menos intentarlo.
-Evitar denominaciones despectivas en relación a  los restos del bebé, en lo posible llamarlo por el nombre elegido.  Recordar que por más pequeño que sea, para esos padres representa lo más preciado. No nominar como “residuo patológico” ni similares.
-Brindar opciones posibles para el manejo de la subida de la leche (si es que ocurre). Permitir siempre que sea la mujer quien decida qué opción quiere tomar: cortar la subida de la leche con medicación y  descongestionando los pechos con extracción manual; utilizar medicación y además los vendajes; solamente manejar la subida descongestionando el pecho manualmente hasta que se retire la leche por si sola o bien donar esa leche a bancos de leche humana (esta última opción es la más difícil de llevar a cabo ya que genera controversias en los profesionales de la salud).
-Es de suma importancia que se establezcan protocolos para la atención del aborto que protejan la integridad física y emocional de las mujeres, para que no se incurra en violencia obstétrica la cual dificultara aún mas el proceso de recuperación.
El duelo gestacional es uno de los duelos más acallados socialmente.  Muchas veces la reacción más común, al no saber qué hacer, es ignorar el dolor de los padres, silenciarlo, minimizarlo. Otras, surgen palabras que lastiman, se clavan en los corazones y las mentes de quienes las escuchan para siempre: “Eres joven, ya tendrás otro”, “Mejor ahora que más adelante”, “Mira si tenias un niño con problemas”… Los padres mayormente quedan atravesando ese dolor solos, en silencio, se hace evidente la falta de apoyo y empatía del entorno. Mónica Alvarez en su libros sobre duelo gestacional y perinatal aconseja no decir lo que no diríamos ante otro duelo. Si fallece el padre de un amigo jamás se nos ocurriría decirle “tranquilo, ya tendrás otro”.
¿Cómo pueden ayudar los familiares y amigos a enfrentar la pérdida?
-Ante todo entendiendo que el duelo es un proceso personal, con tiempos y vivencias singulares. Entendiendo que, lo que perdieron esos padres es un hijo, la ilusión de los momentos deseados, imaginados, una vida entera juntos.
-Validando los sentimientos. Los padres tienen derecho a sentirse así.
-Acompañanado. No hace falta decir nada, o simplemente un “estoy aquí para lo que necesites”. La sola presencia, es sanadora. Si se necesita hacer, pensar en cosas que puedan aliviarles el día a día a los padres: cocinar, ayudar con los quehaceres, etc.
-Ofrecer un oído. Dejar al otro expresar su dolor, llorar, hablar de sus sentimientos, recordar los momentos felices del embarazo… hacer su camino.
-Reconocerlos como padres, aunque su bebé no este con ellos, lo son.
-Sugerir de ser necesario acompañamiento psicológico especializado en duelo gestacional y perinatal.
¿Qué podría hacer el Estado y los empleadores?
-Además de todo lo anterior, es fundamental otorgar a ambos padres una licencia laboral acorde para superar este momento.
-Validar y permitir la inscripción de los hijos fallecidos en los registros civiles, con nombre y apellido.
Para los padres, quienes atraviesan la parte más dolorosa, es importante que puedan tomarse el tiempo que sea necesario para transitar el trabajo de duelo. No sera de una vez y para siempre, habrá momentos de altibajos, recaídas, fechas que marquen ese ritmo, aniversarios que traerán nuevamente al dolor. Pero, aunque sea muy difícil de imaginar, volverán a sonreír, habrá momentos de felicidad, o simplemente de paz. Pedir ayuda, encontrar compañías que sanen, personas que los escuchen, poder hablar con otros padres que hayan pasado por lo mismo puede aliviar. Tener en cuenta rituales que ayuden a procesar la pérdida, cartas de despedida, armar una caja de recuerdos, poner el dolor en movimiento. Escuchar al cuerpo, buscar actividades que brinden placer y alivien. Sobretodo, ser paciente con uno mismo.
Para terminar, cito aqui un fragmento del libro “Las voces olvidadas” de Monica Alvarez:
“Lo esencial es invisible a los ojos. Un embrión es igual al resto de millones de embriones. Pero, de alguna forma, es único, especial, diferente. Como la rosa que cuido el Principito y que se hizo especial para el precisamente por el tiempo que le dedicó, así el pequeño ser que vivió en el vientre de su madre es importante por el tiempo que le dedicó mientras latía en su interior, por ese tiempo que pasó pensando en él, imaginando como crecería la panza, el parto, el bebé soñado. Para parte de la sociedad no es más que un puñado de células muertas por las que no merece la pena gastar ni un segundo más. En cambio para la madre y el padre, es especial, siempre estará en su corazón, y merece que se detenga su vida unos instantes para recordarlo, llorarlo, sentir lo feliz que se fue mientras estuvo vivo en el seno, despedirse de él y dejarlo ir”. Las voces olvidadas
Lic. Carolina Mora
lic.carolinamora@gmail.com
Más información
EL PARTO ES NUESTRO Blog
 
ERA EN ABRIL (Argentina) Apoyo a mujeres que sufrieron una muerte intrauterina o gestacional y familiares
SUPERANDO UN ABORTO (Foro Español)
 http://superandounaborto.foroactivo.com/
Libros
– Mónica Alvarez: “La cuna vacía” y “Las voces olvidadas” libros. Página de consulta: http://duelogestacionalyperinatal.com/
– Explicame que ha pasado. Libro para ayudar a los niños a superar un duelo: http://www.fundacionmlc.org/actualidad/noticias/publicacion-guia-menores-duelo/