Demasiado pronto- nacimientos prematuros

#Texto escrito para El Parto es Nuestro Argentina 

Meses imaginando ese momento, esperando el día del encuentro, soñando con ese abrazo, esa mirada, esa primera toma del pecho. El parto soñado, la felicidad de tener a su hijo en sus brazos, la sensación de logro.

Muchas veces, la emoción que suscita el nacimiento de un hijo/a aparece nublada, desdibujada o teñida por una paleta de tonalidades oscuras, especialmente cuando eso planificado se nos aparece como demasiado pronto.

¿Qué es demasiado pronto?

Antes de lo esperado. Prematuro.

Prematuro, según la RAE, deriva del latín praematūrus, y tiene distintas acepciones: Entre ellas, puede ser algo que no está a la sazón, en su punto justo de madurez. Algún suceso que ocurre antes de tiempo, y en esta línea, un bebé nacido antes del término de gestación[1].
¿Qué es el término de gestación[2]?

Según la OMS, hablamos de un bebé prematuro cuando su nacimiento sucedió con anterioridad a las 37 semanas de gestación.

Entonces si hablamos de un bebé prematuro, hablamos de que algo sucedió antes de lo previsto, antes de lo planeado e imaginado; y eso conlleva a distintos escenarios, tanto para ese bebé, para esa díada, esa familia y su contexto.

Suelen aparecer sensaciones ambivalentes: algunas veces sorpresa, en otras oportunidades miedo, especialmente ante lo desconocido y no previsto, ante el encuentro de aquello que sucedió que confronta los tiempos reales con los tiempos imaginados. Dependiendo del caso, puede aparecer temor por la salud de ese pequeño ser. Distintas emociones, a veces encontradas: ansiedad, ilusión y desesperanza, alegría y tristeza; pero por sobre todo una intensa incertidumbre.

Ya nada es previsible ni controlable, y la imagen de ese bebé que hasta entonces yacía plácido en el vientre, se nos aparece de otro modo, conectado a distintos artefactos que muchas veces le posibilitan continuar con su desarrollo, ahora de manera extrauterina.

antonia-9-dias

La imagen más recurrente suele ser la de un bebé sólo en una cunita de neonatología, y la de una mamá/ pareja que tiene que comenzar a pensar en la posibilidad de desprenderse y dejarlo, ya sea para poder dormir unas horas y descansar, o incluso muchas veces para poder ocuparse de otros hijos.

Es una situación de estrés difícil de transitar.

Incluso cuando se puede prever un parto prematuro, aunque los padres hayan transitado por una preparación previa, el impacto de vivir la experiencia los interpela de formas no previsibles.

El estrés se produce cuando una situación del entorno es evaluada como amenazante, y la percepción del individuo es que no cuenta con los recursos para atravesarla. Si bien la respuesta ante el estrés es distinta en cada sujeto, se han encontrado semejanzas entre los padres y cuidadores de bebés internados en UCI (Unidad de Cuidados Neonatales): “Entre las manifestaciones emocionales se destacó inestabilidad emocional con predisposición al llanto, en la dimensión conductual los cambios de hábitos con descuido de la apariencia personal; y por último, en relación a las manifestaciones cognitivas, los padres destacaron la pérdida de atención en la visita a sus hijos, provocada por los ruidos de alarmas y equipos”[3]. La que se ve más afectada por estos síntomas suele ser la madre, y probablemente esto se deba no sólo a que pasa más tiempo en la UCI, sino también a la incomodidad por los síntomas físicos post parto (los cuáles suelen ser más luego de una cesárea) y los desajustes hormonales.

Diversos estudios indican que los padres que transitan una internación en la UCI están más vulnerables a síntomas como el estrés y la depresión. En este marco, a la crisis vital que implica todo nacimiento, convertirse en ma/ padres, se le suma la crisis situacional de tener a su hijo/a recién nacido en cuidados neonatales.

Inmersos en esta situación, puede ser difícil para los padres y cuidadores poner en palabras algunas de las tantas emociones que están transitando, pensar qué preguntar a los profesionales que atienden al bebé, interpretar los informes médicos e incluso participar activamente de sus cuidados.

En este contexto cobra mayor relevancia la necesidad de contar con profesionales de la Salud Mental que puedan estar disponibles desde el primer momento para contener y sostener a quienes transitan por esta experiencia, intentando que la misma sea lo más llevadera posible; facilitando no sólo un espacio de escucha sino también de intercambio con otras personas que pudieran estar en la misma situación.

Este recurso se vuelve crucial cuando ya no se trata de un bebé que está unos pocos días en Neonatología, sino cuando la estadía se vuelve prolongada… Cuando se sabe de antemano que el bebé pasará semanas/ meses allí o incluso cuando no se sabe cuándo estará en condiciones de ser dado de alta. Es necesario entonces poder desplegar estrategias conjuntas entre los diferentes agentes de Salud, ya sea psicólogos, puericultoras, cuerpo médico, enfermeras; articulando si es posible con familiares o amigos que puedan contribuir al armado de una red de sostén y acompañamiento para estas familias. Se trata de pensar el mejor modo posible de “estar en neo” para cada bebé y cada familia, teniendo en cuenta las particularidades de cada caso.

Los espacios de escucha colectivos se tornan muy importantes, ya que el estar con otros en la misma situación suele ser de mucho alivio, y los lazos que ahí se forman suelen hacer que el pasaje por UCI sea menos solitario y más tolerable.

A las complicaciones propias que enfrentan los padres de bebés prematuros se suman dos grandes complicaciones:

Por un lado, las producidas por la falta de leyes que contemplen licencias diferenciadas y remuneradas para los padres y madres que atraviesan por un nacimiento prematuro.

15

Por otro, las restricciones que imponen la mayoría de clínicas y hospitales -ya sea en el ámbito público como en el privado- para que mamás y papás puedan tener acceso irrestricto para estar con sus bebés (sobre todo en infinidad de casos en los que el cuadro clínico lo permite).

Aparece con mucha frecuencia el incumplimiento de la Ley Nacional 25.929, que regula los Derechos en el Nacimiento de Padres e Hijos, donde se establece el derecho de los padres al “acceso continuado a su hijo o hija mientras la situación clínica lo permita, así como participar en su atención y en la toma de decisiones relacionadas con su asistencia”[4].

Este último punto contradice lo que sucede en muchas instituciones, donde el acceso a la UCI es regulado por horarios pre establecidos y rígidos; lo cual interfiere en el vínculo, dificulta la lactancia materna y obstaculiza que los padres se ocupen de los cuidados del bebé. Los hermanos, los abuelos y la familia extendida muchas veces no tienen posibilidad de vincularse con el bebé sino a través de fotografías o filmaciones, lo cual limita su implicancia y la posibilidad de funcionar como red de sostén para los padres durante y después de la internación.

//Un recurso posible//

En 1978, Edgar Rey, un pediatra colombiano preocupado por los problemas surgidos a raíz de la escasez de incubadoras y el impacto de separar a las mujeres de los recién nacidos en unidades de cuidados neonatales, desarrolló el Método Madre Canguro (MMC), una técnica de atención de salud para lactantes de bajo peso al nacer que es tan eficaz como la atención tradicional en una unidad de cuidados neonatales[5].

De acuerdo con el MMC, los bebés que pesan 2000 gramos o menos al nacer y que no pueden regular su temperatura corporal permanecen con su madre. Las madres mismas sirven de incubadoras, fuente principal de estimulación y alimentación. Se acomoda a los recién nacidos pegados al pecho de la madre en contacto piel a piel y se los mantiene en posición vertical las 24 horas del día. Las madres pueden compartir el papel de proveedora de la posición canguro con otras personas, en especial, con el padre del recién nacido, sin alterar las rutinas de lactancia materna. El cuidador duerme en posición semi-sentada.

La evidencia respalda la eficacia y seguridad del MMC en recién nacidos prematuros estables, a la vez que ofrece las condiciones ideales para que los bebés se desarrollen, aumenta la participación y la capacidad de los padres y contribuye al proceso de curación. Además, el MMC brinda cuidados de calidad a una fracción del costo de la atención convencional y puede ponerse en práctica en diversos establecimientos en los distintos niveles de atención.

A pesar de que este método cuenta con casi 40 años de antigüedad y de practicarse en distintas partes del mundo con altísimos resultados, aún no hay leyes que reglamenten ni lo promuevan en los distintos programas de Cuidados Neonatales.

El desafío es seguir promoviendo este recurso, especialmente beneficioso tanto para el establecimiento temprano del vínculo mamá- bebé como para la pronta recuperación de ambos.
Lic. Natalia Gulman

Lic. Carolina Mora

Lic. Carolina Sujoy

[1] http://dle.rae.es/?id=U0yTWT3

[2] http://www.who.int/features/qa/preterm_babies/es/

[3] Caruso, Agostina, Mikulic Isabel María, “El estrés en padres de bebés prematuros internados en la Unidad de Cuidados Intensivos Neonatales: Traducción y adaptación de la escala parental stressor scale”

[4] Ley Nacional 25.929

[5] http://www.paho.org/hq/index.php… -care&catid=6601%3Acase-studies&Itemid=40275&lang=es

SEMANA MUNDIAL DEL PREMATURO 2016 (14 a 19 de Noviembre)

Este año lanzamos la campaña de concientización sobre la prematurez, desde Nacer Juntos y  Delpinofotografia. Gracias a todas la familias que participaron!

Quisiéramos aprovechar la oportunidad para reflexionar sobre las implicancias del nacimiento prematuro, no sólo en relación a la salud de los bebés que nacen antes de tiempo sino también a la de sus familias, que pasan días, semanas, meses acompañando el crecimiento de sus hijos en el Servicio de Neonatología, servicio que hace a su vez de incubadora psíquica de madres y padres, en tanto es allí donde pueden encontrar – en los mejores casos – contención psicoemocional y sostén.

Es preciso involucrar a las familias, facilitar al máximo la permanencia de las madres y los padres en Neonatología, que su acceso al servicio sea irrestricto, lo que implica que puedan estar con sus hijos sin horarios pre establecidos.. Hacerlos partícipes de los cuidados a su bebé, acompañarlos en este difícil momento, ofrecer sostén emocional y facilitar su empoderamiento para que puedan tomar las decisiones que estén a su alcance. Subjetivar al niño, que no sólo es objeto de cuidados médicos, sino también un Ser que necesita ser hablado, mirado, tocado, sostenido, acariciado. Llamarlo por su nombre, hablarle mientras se realizan procedimientos. Subjetivar a las madres y padres, nombrarlos, darles lugar para expresar sus sentimientos ambivalentes, alegría pura por la llegada de sus bebés e incertidumbre, angustia, dolor, ansiedad, estrés. Ofrecerles información completa en términos sencillos sobre el estado de salud de sus chiquitos, favorecer el contacto piel con piel y la lactancia materna siempre que sea posible, facilitar el trabajo conjunto con los profesionales reforzando el papel central de la pareja parental. Incluir a los hermanos mayores, en caso de que los hubiera, ofrecer días de visita de hermanos brindando apoyo emocional por parte de los profesionales del área de psicología y también permitir visitas a los abuelos y tíos, ofreciendo la oportunidad a todos los miembros de la familia de establecer un vínculo con el bebé y de implicarse activamente.

15078797_590618741141466_6669768120613832564_n

Para favorecer los cuidados de los padres hacia los bebés ingresados en neonatología, al igual que el vínculo m/paterno-filial, es importante que las instituciones puedan contar con residencias para madres. Estos espacios permiten a las mamás estar cerca de sus bebés, disponibles para sus cuidados, y favorecen la lactancia materna. Asimismo, las madres pueden encontrar un espacio de contención junto a otras mujeres que están atravesando la misma experiencia y esto les permite sostenerse mutuamente y compartir recursos.

“Los profesionales tenemos como reto buscar otra mirada hacia el gran prematuro que la puramente médica centrada sobre los aspectos físicos. Ayudar a los padres a escapar del ruido de las máquinas, de los comentarios técnicos, para observar el cuerpo de su bebé y sus manifestaciones. Darle una existencia psíquica en un lugar donde es tan difícil que la haya como en un hospital. Posteriormente, ayudarles a ir descubriendo al bebé sano y vital (ideal) que deseaban tener, en una suerte de nuevo nacimiento feliz, que enriquezca su mundo representacional sobre el hijo” (González-Serrano, 2010, en Ibone Olza, 2014).

Cuidar del exceso de estímulos, procurando filtrarlos, atenuando luces, disminuyendo sonidos disruptivos, minimizando intervenciones, incluyendo a los padres siempre que fuera posible: las investigaciones han demostrado que el contacto piel con piel con las figuras de apego y el oír la voz de la madre/padre disminuye el estrés asociado, protegiendo al prematuro. Fomentar también la lactancia materna como recurso para disminuir y atenuar la respuesta al dolor ante procedimientos médicos. Por otro lado, es vital cuidar el vínculo m/paterno-filial y fomentar interacciones sanas y protectoras.

Es importante favorecer el vínculo de hermanitos y abuelos con los bebés hospitalizados. Muchas instituciones cuentan con “día de abuelo” y “día de hermanos” como estrategias para incluir estos vínculos. Esta estrategia permite también fortalecer las redes de sostén familiares que serán claves durante el alta y la vuelta a casa. Cuanto más implicada está la familia extendida, más seguros se sentirán al colaborar con los cuidados del bebé fuera del hospital y esto brindará tranquilidad y mayor posibilidad de descanso a los padres.

“Las intervenciones tempranas centradas en la familia durante la hospitalización neonatal y en la transición al domicilio han demostrado disminuir el estrés y la depresión materna, mejorar la autoestima maternal y mejorar las interacciones tempranas entre padres y sus bebés prematuros (Browne & Talmi, 2005; Shaw et al., 2013). Todavía son muy escasas las intervenciones dirigidas a atender la salud mental de las familias de los recién nacidos hospitalizados en la población de nuestro entorno (González-Serrano, 2010; Tarrago Riverola, 2003).” (Olza y Colaboradores, 2014).

14976877_590619497808057_3712531411233686648_o

Los padres y las familias que atravesaron por la experiencia de un nacimiento prematuro coinciden en resaltar lo importante que fue rodearse de otros padres en la misma situación: los pasillos, la unidad neonatal y las residencias para madres funcionan como espacios en los cuales socializar los miedos, las incertidumbres, las tristezas. Espacios donde acompañarse, donde las familias se sostienen mutuamente, se alegran de los avances de los otros y se abrazan ante el dolor, hermanados por una misma lucha: ver a sus hijos salir adelante. Asimismo, las familias recuerdan cómo la actitud de los profesionales de la salud con los que se han cruzado influyó durante el proceso de internación e incluso en la vuelta a casa. Sentirse escuchados por los profesionales, comprendidos en sus dudas, alentados a implicarse en los cuidados y valorados en su función parental es de vital importancia para atravesar esta crisis disminuyendo el estrés.

Volver a casa con el bebé en los brazos y el bolso lleno de miedos, el estado alerta, el ritual de controlar la respiración y temperatura, no es sencillo, es un enorme desafío que atraviesan todas las madres y los padres que vivieron la experiencia de la internación en neonatología. El tiempo, el sostén de la familia y amigos, el acompañamiento del pediatra y los profesionales referentes y la mismísima experiencia de convivir con su hijo en la rutina cotidiana les brindarán poco a poco la convicción de sentirse seguros y capaces de cuidar y disfrutar de su hijo/a plenamente.

Abrazarte antes de tiempo es amarte para siempre.

Natalia Liguori y Carolina Mora
Nacer Juntos- Psicología Perinatal

Los beneficios del piel con piel: uso de portabebés ergonómicos y método canguro

Hoy en día en la mayoría de las maternidades de nuestro país, se dejaron de usar sistemáticamente las Nurseris para favorecer que si el estado de salud de la mamá y el bebé es optimo, ambos compartan la habitación.

Ahora bien, sigue habiendo prejuicios y mensajes contradictorios acerca de dormir con el bebé en sus primeros días o tenerle mucho en brazos, incluso acerca de la lactancia a demanda.

Para los bebes, el poder estar en contacto ininterrumpido con la madres es primordial, especialmente el primer tiempo, donde necesitan disminuir el estrés del nacimiento y del cambio ambiental, y regular todos sus sistemas. Los 9 meses que paso dentro del útero materno vivió en un estado de plena saciedad de sus necesidades, sintiendo la temperatura adecuada, sin pasar hambre ni sed, mecido por el movimiento de la madre y escuchando sus latidos, acunado por ellos. El trabajo de parto, el paso por el canal de la madre, y ni hablar en los casos de cesárea donde el cambio es aun mas brusco, supone un estrés importante. Sumado a esto, los cambios que vivirá en su propio cuerpo y que se relacionan con los cambios en el ambiente, generan aun mas dificultades para acomodarse a esta nueva realidad. ¿Como acompañar a nuestro recién nacido de forma amorosa y respetuosa?

gestacion extrauterina

Método Mamá Canguro

“Es la atención a los niños prematuros manteniéndolos en contacto piel a piel con su madre. Se trata de un método que se ha comprobado eficaz y fácil de aplicar que fomenta la salud y el bienestar tanto de los recién nacidos prematuros como de los nacidos a término.

Los orígenes de este método están en Bogotá, Colombia, donde se desarrolló el método canguro como alternativa a los cuidados en incubadora, inadecuados e insuficientes, dispensados a recién nacidos prematuros que habían superado dificultades iniciales y que necesitaban únicamente alimentarse y crecer.

UNICEF prestó apoyo al Programa Madre Canguro, y en 1994 se creó la Fundación Canguro, que ha mantenido y expandido las actividades no solo de investigación sino de servicio asistencial y formación académica en el método canguro.

Más de dos décadas de aplicación e investigación han dejado claro que el método madre canguroconstituye algo más que una alternativa a los cuidados en incubadora. Los claros beneficios para bebés prematuros dieron paso a los beneficios para cualquier bebé”. (Fuente: bebesymas.com)

¿Cuáles son los beneficios del piel con piel para el recien nacido? (prematuro y a término)

Los bebés que son llevados junto al cuerpo de su madre:

– Lloran menos: los bebés que son porteados son más tranquilos y lloran menos.

– Duermen mejor: se ha demostrado que los bebés con los que se ha usado el método canguro aumentan más rápido el peso y duermen mejor.

– Tienen mejor desarrollo psicomotor: el constante balanceo genera en los niños mejor equilibrio y mejor control postural, debido a que su cuerpo se va adaptando a nuestro movimiento..

– Los cólicos disminuyen. Llevar al bebé en posición vertical (vientre contra vientre) beneficia mucho a su sistema digestivo, que aún es inmaduro y facilita la expulsión de gases.

– Son más sociables. El bebé se integra en la vida cotidiana, participando en lo que el adulto hace; en los paseos y charlas.

Beneficios para los papás y mamás que utilizan  porteadores

Este método de llevar a los bebés muy pegaditos al cuerpo de los papás es muy práctico porque nos deja las manos libres para poder hacer cualquier cosa. Los fulares y mochilas portabebés reparten muy bien el peso en la espalda, por lo que estaremos cómodos y, al mismo tiempo, nos permite descansar los brazos.

1. Fortalece los vínculos. El contacto continuo favorece una relación muy especial entre el bebé y la madre, ya que la cercanía del recién nacido provoca la secreción de una serie de hormonas, como la oxitocina y la prolactina. Además, previene la depresión posparto, ya que el contacto directo aumenta el nivel de otras hormonas, como las endorfinas.

2. Aporta seguridad. Los porteadores que llevan a sus bebés pegados a sus cuerpos se sienten más seguros y confiados porque serán capaces de reconocer más rápidamente las señales del bebé e identificarlas (sueño, hambre, cansancio…).

3. Beneficia la lactancia materna. Llevar al bebé cerca provoca que la madre segregue oxitocina, lo que favorece la subida de la leche y un buen establecimiento de la lactancia materna.

4. Tonifica los músculos de la espalda. El peso total del niño está sostenido por el portabebés, y se reparte por toda nuestra espalda. De esta manera, nuestro cuerpo se va adaptando progresivamente al peso del bebé, lo que contribuye a fortalecer nuestra musculatura y a tener un mejor control postural. Con todo esto, prevenimos los posibles dolores de espalda provocados por coger a los niños en brazos, ya que usamos solo un brazo y forzamos posturas incorrectas para nuestra espalda.

1457617_190053414530252_1234288090_n

Portear al bebé es bueno para su desarrollo fisiológico

– Estimula todos los sentidos del niño
– Refuerza la relación entre padres e hijos
– Supone menos carga para los padres
– Aumenta la libertad de movimiento para la familia
– Soporta al bebé con toda la seguridad y confianza que necesita

Fuente; Abrazaditos Portabebes

facebook.com/abrazaditosportabebes