La teta interminable

La teta interminable” ¿La conocen? Acá la ilustró a la perfección @lei.psicologa
La de plena madruga, la que das entre dormida, medio zombie, sin distinguir qué hora es.
La que parece que no va a soltar nunca, porque apenas lo intentas aparece cuál cachorro el reflejo más intenso y empieza a regresarse contra tu pecho desesperado.
La teta cuando la das sentis que se lleva todo de vos, que te consume, que te “chupa” la energía.
Es teta que te estira, te aplasta, te toma con voracidad inigualable.
La que parece la última, como si el mundo fuera a acabar.


.
.
La teta interminable a veces te hace sentir las peores cosas: un poco de angustia, otro poco de bronca y una pisca de rechazo.
Está teta que te confronta con el fantasma de “mala madre” por necesitar imperiosamente que suelte.
La teta interminable te hace sentir un poco esclava y otro poco invadida, como si tu cuerpo no te perteneciera.
Esa teta te hace googlear las 100 maneras de destete, buscar las mil fórmulas de crianza más mágicas y darte cuenta que no existen.
.
..
La teta interminable te enfrenta con vos misma, con el ideal de madre sacrificada y con la lactancia rosa pastel idealizada. Te hace envidiar a tu amiga, esa que da mamadera porque imaginas lo “libre”que es de este momento.
La teta interminable esa que te da ganas de pelear con tu pareja, cuando le ves dormir plácidamente y circular por la casa libre de demandas.

.
.
La teta interminable, por suerte, llegara a su fin.
Si te la encontras en tu lactancia, viene a decirte que respires, que te pienses amorosamente, que te cuides y te des un espacio tuyo. Aunque des la teta, no deja de ser tuya. La prestas, la donas, la compartis con tu hijo o hija, por el tiempo que vos desees.
Y podés dejar de darla con el mismo amor y respeto que la ofreciste la primera vez.
.
.
¿Se encuentran seguido con “La teta interminable”?
Recordá que contas con mi taller en @criarentribu y mi libro Teta, Mamá (ambos link en mi cuenta).

Lic. Carolina Mora

mail: lic.carolinamora@gmail.com