Miedo al doctor en niños y niñas

Si muchas personas adultas sentimos ansiedad, desconfianza o miedo ante las consultas o procedimientos medicos. ¿Por qué pretendemos que los pequeños no lo sientan?
.
.
Ir al doctor implica estar en un espacio distinto a casa, extraño, dónde hay elementos desconocidos. Dejarse revisar, tocar su cuerpo por una persona no familiar, a veces con instrumentos como el estetoscopio o el otoscopio. Es esperable que las primeras revisiones o ante médicos desconocidos manifiesten el miedo a través del llanto y que no accedan a ser revisados. Mucho más impacto tienen en este contexto, mediado por máscaras, un rostro dónde sólo se ven los ojos y del que se debe adivinar la expresión.
.
.
Algunos recursos para acompañar estos momentos:
✔️Intentar anticipar con palabras claras por qué debemos ir al medico y que sucederá en el cónsultorio. Parte de la ESI es decirles que el médico necesita ver y a veces tocar su cuerpo, para ver si está sano o curarle. Pero que siempre lo hará en presencia nuestra.

✔️Explicarle por qué es necesario revisarle, con que elementos y mostrarle primero en un muñeco. Podemos pedirle al pediatra que le explique esto o que nos dé tiempo a hacerlo nosotros.

✔️Cómo profesionales está bueno tomar distancia y bajarnos el barbijo, para mostrar el rostro y generar cercanía con una sonrisa.

✔️Jugar al doctor, a estar enfermos, etc. Las valijitas de nuestra infancia son ideales para esto, también se pueden tomar elementos de la realidad como frascos plásticos de medicamentos vacíos y limpios, gasas, algodón, incluso ambos médicos o delantales.
Jugar con ambos roles, quien enferma y quién cura e intercambiarlos. Podemos usar peluches o muñecos también, libertad de imaginación!
.
.
✔️Leer libros de cuentos sobre la temática. También el dibujito de la doctora juguetes, es un gran aliada.
.
.
✔️Poder ligar el día de visita médica a un momento agradable, por ejemplo pasar a comprar algo rico para merendar en casa.
.
.
✔️. Nunca usar el doctor como sinónimo de castigo “va a venir el doctor y te va a pinchar”.
.
.
¿Sus hijes temen a su pediatra?

¿Qué es la Psicoprofilaxis Quirúrgica?

La mayoría de las personas en algún momento de nuestras vidas debemos enfrentarnos a una cirugía o a un procedimiento médico de complegidad. Muchas veces incluso sacarnos una muela, o hacernos un estudio de diagnóstico nos produce ansiedad o miedos. En estas situaciones, se ve involucrado como pocas veces nuestro cuerpo y esto provoca efectos en el psiquismo que debemos poder elaborar para llegar en un estado óptimo a la situación. Se ha comprobado que ante cirugías o procedimientos médicos complejos, un proceso de psicoprofilaxis tiene efectos postivos, tanto en el momento actual, como en el pos operatorio.

¿En qué consiste la psicoprofilaxis quirúrgica?

Es un proceso de preparación pre y post quirúrgica de aquellas personas que deben atravesar una cirugía de cualquier índole. También puede realizarse en casos donde la persona deba someterse a un proceso médico de complejidad o invasivo. La psicoprofilaxis es un proceso que debe llevar adelante un psicólogo trabajando de modo interdiciplinario junto con los profesionales tratantes. El objetivo es principalmente preventivo y asistencial: ayudar a la elaboración de la situación quirúrgica, de los miedos, fantasías y emociones que ésta despierta, para permitir que el paciente pueda transitarla de forma saludable. Posibilita significar psíquicamente las marcas en el cuerpo y apropiarnos de ellas. Metabolizar una situación inevitablemente invasiva, como es el actuar médico, en donde nos vemos sometidos corporalmente a procedimientos externos.

El trabajo en psicoprofilaxis durante el periódo pre quirúrgico se centra en la elaboración de los temores, ansiedades, y fantasías asociadas a la futura intervención médica (fantasías de pérdida de vitalidad, de amputación, de dolor insoportable y hasta de muerte) . El trabajo se desarrolla utilizando diversas técnicas e incluyendo herramientas del psicoanálisis, la psicología cognitivo-conductual y la sistémica. Las técnicas varían según la edad del paciente, e incluyen entrevistas con familiares o personas significativas que pudieran acompañar al paciente en el tránsito de la cirugía. La preparación permite ayudar al paciente y su entorno familiar para que la acción médica sea metabolizada, simbolizada psíquicamente y evitar así la sensación de crisis (ruptura, peligro ante algo externo que irrumpe).

La psicoprofilaxis quirúrgica evita complicaciones pre y pos operatorias asociadas al estado anímico, fortaleciendo el estado general de defensas del organismo y ayudando a enfrentar la situación de forma resiliente. El concepto de resiliencia alude a la capacidad de enfrentar situaciones potencialmente traumáticas y salir fortalecido de las mismas.

Durante el periódo pos quirúrgico se trabaja en la elaboración de las percepciones del dolor y molestias, y en la preparación anímica para que el paciente actúe favoreciendo su recuperación y rápida rehabilitación.

 ¿Quiénes pueden beneficiarse un proceso de psicoprofilaxis quirúrgica?

Todas las personas que deban enfrentar una cirugía o un procedimiento médico complejo pueden beneficiarse. Niños, adolescentes, adultos y personas de la tercera edad, siendo utilizadas diversas técnicas según la edad del paciente. En casos en que se deba intervenir a bebés se trabajará fundamentalmente brindando contención a la familia y herramientas para sobrellevar la situación, favoreciendo así la recuperación del paciente. En el trabajo con niños se utilizan técnicas de juego donde se representa la situación, dibujos, cuentos, donde se les muestra paso a paso lo que ocurrirá, como forma de anticiparlo. También se trabaja en la representacion y reconocimiento del cuerpo y del órgano afectado. El niño escenificará y relatará a través de diversos materiales las fantasías y miedos relacionados con la intervención, y con ayuda del terapeuta podrá ir elaborándolos y transformando los significados atemorizantes.

Para desarrollar esta preparación se tienen en cuenta diversos factores: la edad del paciente, el tipo de intervención que se debe efectuar, el entorno de apoyo o familiar, el significado biológico, socio-antropológico y simbólico de la intervención, la organización psíquica del paciente y el tiempo que se dispone para trabajar.

Consultas

Lic. Carolina Mora: lic.carolinamora@gmail.com

Lic.Matías Criado: matiascriado@gmail.com