Extrañar a nuestros hijos e hijas mayores

La extraño, nos extrañamos
Hace 3 años y 3 meses que nos cuesta coincidir en espacios a solas
Y es que su pequeño y deseado hermanito vino a transformarlo todo.
También mi disponibilidad y mis tiempos.
.
.
Lo que no transformó es mis ganas de estar con ella, de llenarla de besos y abrazos.
Es cierto que ya casi no jugamos, o que lo hacemos en medio del desorden de la crianza conjunta.
También es cierto que los pequeños momentitos al día se volvieron más especiales.
.
.
A veces nuestro momento es la hora de dormir.
Y es que en las noches, disfrutamos nuestro ratito de escucharnos, charlar, mimarnos, leer y recuperar ese pedacito de hija única.
.
.
No sé si será porque yo no tuve a mis hermanos, pero me cuesta mucho el caos de la crianza compartida.
Dividir los tiempo, la atención, las demostraciones de afecto, la paciencia…
Y es que disfruto especialmente los momentos para compartir de a uno con mis dos hijes.
.
.
A veces son 20 minutos mientras el papá sale a comprar con el pequeño, a veces es que me acompañe a mi a hacer algún trámite, a veces nos pedimos un ratito el sábado para salir a desayunar solas.
A veces con el más chiquito son los despertares de cosquillas, otras el momento del baño.
Pero siempre vale la pena darnos un ratito en la semana, lo disfruto mucho.
.
¿Les pasa a veces?

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.