Sobreprotección y miedos

Siempre tenemos miedo a qué le pase algo malo a nuestros #hijos e #hijas. No queremos que sufran, que se lastimen y ni que se enfermen, aunque sabemos que la vida no está exenta de todo eso. .
.
¿Que pasa cuando estos #miedos se ponen en primer plano y nos llevan a sobre proteger? ¿Qué ocurre cuando no les permitimos explorar el mundo? ¿Cuando por miedo preferimos convertirnos en su sombra?
No respetamos su espacio.
No confiamos en que ellos pueden resolver determinadas situaciones.
No les dejamos experimentar por sí mismos ciertos procesos y ganar autonomía, afectando su #autoestima.
No damos lugar a la distancia óptima. .
.
La distancia óptima implica quedarnos lo suficientemente cerca para estar disponibles por si nos necesitan y a la vez lo suficientemente lejos para permitirles explorar el entorno. Es como decirles “hace tu camino, yo estoy aquí por si me necesitas” y ser de esta manera una base segura a la cual pueden regresar. .
.

.

A medida que el #bebé va conquistando el desplazamiento autónomo, el gateo y luego la marcha, es el quién puede regular los alejamientos respecto del cuerpo de sus cuidadores.
Es fácil ver cómo a medida que se aleja el bebé, también se asegura a través de la mirada o la búsqueda de contacto de que estemos cerca.
Para un #desarrollo saludable es importante mantenernos a una distancia óptima:
Ni demasiado cerca para obturar la capacidad de exploración e infundir inseguridad, ni demasiado lejos para poder seguir manteniendonos como lugar de #seguridad y #sostén. .
.
Les recomiendo leer la novela “Distancia de rescate” de la Samanta Schweblin. Habla del miedo que atravesamos en la crianza y la necesidad monitorear los posibles peligros del entorno y activar, de ser necesario, “el plan rescate”. Podemos reconocer esto cuando llegamos a un lugar y analizamos el entorno: ¿Hay demasiado tumulto de gente que puede hacer que le perdamos de vista? ¿Hay escaleras peligrosas? .
.
¿Cuando consultar? Cuando los miedos no nos dejan disfrutar de la crianza, nos inhabilitan, coartan a nuestros hijos e hijas o si los pensamientos de vuelven obsesivos e invasivos. .
.
Lic. Carolina Mora

mail lic.carolinamora@gmail.com

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .