Mujeres al volante

«Tengo el registro hace años y no me animo a manejar»
«Hice el curso varias veces pero siempre me da miedo rendir»
«Mi pareja se va a trabajar y el auto queda estacionado en la puerta de casa»
.
.
¿Por qué a tantas mujeres nos cuesta habilitarnos a manejar?
¿No nos sentimos capaces de circular por el espacio público?
¿Qué se siente depender siempre de otro que te lleve, te busque, etc?
Y cuando manejamos, si cometemos algún error menor, nos señalan y dicen «tenía que ser mujer» o «anda a lavar los platos».
.
.
No importa qué genitales tenemos:
Todas las personas podemos aprender a manejar.
Hacerlo mejor o peor no dependen de nuestro género, sino de nuestra práctica y habilidad.
Puede que no nos hayan criado entre autos o que no nos invitaran de adolescentes a aprender a manejar, pero seguro que no es tarde para ganar confianza y ¡animarnos!
.
.
A mí me sirvió mucho ir de a poco. Primero aprender con una autoescuela, no con mi pareja. El se ponía muy nervioso, sentía que no me ayudaba.
Después, rendir. Una vez con el registro, practique. Primero por mi barrio, distancias cortas, 10 cuadras. Después, ir a otro barrio. Y así, progresivamente. Hasta que me animé a autopista, como al año de tener el registro.
Les aconsejo hacer trayectos que les den seguridad, e ir de a poco, pero agarra el auto todas las semanas.
Van a poder 💪💪💪💪
.
.
Ante el miedo, enfoquense en por qué están haciéndolo. Yo lo hice por autonomia, indapendencia, para dejar de subir a taxis/Uber/ remises dónde a veces tenía miedo. Para poder ir a donde sea, con todas las cosas que necesitaban mis hijes.
Manejar escuchando música, es liberador. Lo único que siempre me genera ansiedad es tener miedo de no encontrar estacionamiento 🤣
.
.
¿Qué las ayudo a ustedes a manejar? ¿Qué las frena?

Mujeres al volante

Uno de los aprendizajes que más me cambio la vida fue aprender a manejar.
¿Si me dió más autonomía?
En mi caso un rotundo SI.
.
.
¿Querés aprender a manejar pero te da miedo?
Se SUPERA. Todas pasamos por eso. Sirve empezar de a distancias muy cortas, lugares conocidos e ir avanzando progresivamente. Darnos tiempo, CONFIAR!
Son muy pocas las mujeres de nuestra generación que fuimos criadas con modelos de otras mujeres al volante. En mi casa (como en la enorme mayoría) manejaba mi papá. Mi mamá ni se planteo aprender a hacerlo.
Los varones son socializados desde la primera infancia para estar familiarizados con los autos y también para asumir riesgos. Se los cría para ser aventureros y valientes, para asumir desafios de destreza física y fuerza. Muchos varones aprenden a manejar en su adolescencia, de la mano de los varones de su familia, casi como un ritual de pasaje.
.

.
¿Y a nosotras? Nos socializaron para mantenernos a salvo, así como «esperamos en la torre» que nos rescaten esperamos que nos lleve un varón en su auto. ¿A cuántas niñas se les incentiva jugar con autos o con herramientas? ¿Las familias hablan con ellas del auto y como funciona? ¿Se incentiva esa curiosidad? ¿Se les habilita a tomar el volante?
En cambio nos dicen cuando hacemos mal una maniobra «mujer tenías que ser» o «anda a lavar los platos».
.
.
Si no tomamos el volante nosotras no lo va a hacer nadie más. Habilitamos a aprender, a salir a la calle y experimentar el control de manejar es necesario si deseamos tomar el espacio público y esa autonomía que solo te da el auto.
Yo aprendí que puedo irme a donde sea y volver a la hora que sea sin depender de nadie más. Aprendí a moverme en la ciudad sin tomar 50 colectivos con las bendis a cuesta! Aprendí que me puedo equivocar sin que signifique chocar o poner en riesgo mi vida ni la de otros. Y si, te vas a equivocar: vas a perderte (no tanto gracias bendito GPS), vas a estacionar mal o intentar 10 veces, vas a salir antes o después de la autopista, si. Pero la sensación de LOGRO que te brinda a cambio cuando a pesar de eso podés, es incomparable.
.
.
Lic. Carolina Mora

Mail lic.carolinamora@gmail.com