Delegar el cuidado (adaptación parte 1)

En algún momento como familia nos vemos en la situación de delegar el cuidado de nuestros hijos e hijas. Algunas antes o tras más tarde, a veces por cuestiones laborales y otras para poder hacer actividades de disfrute o cuidado personal, nos encontramos con la situación de elegir quién o quienes cuidarán a nuestro bebé. .
. ¿Cómo elegir a esa persona? ¿Qué tener en cuenta? ¿Qué es preferible la guardería, un familiar o una niñera?
Estas preguntas soló puede responderlas cada familia. No hay formúlas mágicas ni recomendaciones generales, asi como no hay dos familias ni dos bebés/niños iguales. Lo que para unos funciona, para otros puede no hacerlo.
.
.

El momento de tomar estás decisiones suele generar muchos miedos. Si responde a la necesidad de volver al trabajo y la mamá o el papá aún no deseaba hacerlo, es un momento que genera mucha ansiedad y sentimiento de culpa. Lamentablemente sabemos que las licencias laborales no contemplan los tiempos subjetivos ni las necesidades de los bebés y en este contexto la diada se ve forzada a una separación impuesta. Esto suele complejizar el momento de encontrar cuidadores ya que se entremezclan estas emociones. .
.
Si implica retomar un trabajo que disfrutan o alguna actividad de desarrollo personal (ocio, estudio, hobbies) la separación suele enfrentarse con más motivación a pesar de que igualmente aparezcan la ansiedad, el miedo o la culpa. .
.
Lo importante es saber que esas son emociones esperables y que no pueden evadirse o saltarse: hay que atravesarlas y aprender en familia de esta nueva etapa. #Mamá o #papá aprenderán que su bebé o niño puede adaptarse a ser cuidado por otras personas y que esto no daña su #vínculo con él, incluso aprenderán que es saludable y necesario contar con espacios propios para volver a casa extrañándolo. El bebé o niño aprederá que si bien al comienzo es difícil, puede disfrutar de vincularse con otras personas y que con cada una de ellas comparte algo nuevo. .
.

Niñeras

A la hora de elegir #niñeras/#cuidadores debemos saber que nadie les cuidará igual que nosotros.
Cada persona tendrá su propio estilo y su propia forma de vincularse con el bebé: lo dormirá de otra manera, jugarán a cosas distintas, etc. Esta diversidad de modos de vincularse enriquece mucho las relaciones y aporta flexibilidad a su carácter. .
.
Cada familia tendrá que evaluar qué es lo que prioriza o qué atributos valora a la hora de elegir quién cuidará a sus hijes: ¿que viva cerca de la casa? ¿que estudie o tenga una profesión a fin a la infancia? (por ej estudiante de maestra), ¿ rango de edad?, ¿Qué cuente con referencias o recomendaciones?.
.
.
Realizar entrevistas para poder conocer a las personas interesadas y elegir a quién consideramos (o intuimos) puede tener más afinidad con los atributos que buscamos y también con nuestro hijo o hija. Siempre es conveniente establecer un periodo de prueba y de adaptación mutua.
El periodo de adaptación no tiene un tiempo pre fijado sino que cada familia lo debe organizar, teniendo como parámetro las posibilidades reales de hacerlo y también como va evolucionando el vínculo del niño con la persona cuidadora.
.
.
Al comienzo es recomendable pasar tiempo los tres: mamá/papá, cuidador/a y bebpé/niño/a. Este tiempo permite establecer la confianza necesaria para que la persona (ahora extraña) se transforme en alguien familiar y para poder transmitirle cuales son las rutinas y los hábitos del bebé/niño/niña.
Cuando van avanzando los encuentros puede que mamá o papá empiecen a salir de la escena por momentos, ir a otro cuarto por ej para permitir que haya momentos de intimidad entre cuidadora y bebé/niño. Luego empezar a salir de casa, al comienzo por periodos de tiempo más reducidos que se irán incrementando.
.
.
Recomiendo que sea paulatino y despedirnos cuando nos vamos. Es esperable que ellos manifiesten su desagrado a través del llanto, el objetivo no es que nuestro hijo/a no llore con su cuidadora en nuestra ausencia, sino que aprenda a calmarse .A medida que vayan forjando el vínculo de apego irán disfrutando el tiempo juntos.

Desarrollo del lenguaje

“¡Mi hijo habla muy poco su edad!”
“¿Cómo se si el desarrollo del habla de mi hijo es adecuado para su edad?”
“Mi hija dice menos de 10 palabras ¿está bien?” . Estás son preguntas que recibo con frecuencia.
Invite a @jtfonoaudiologia para que nos cuente qué observar en el desarrollo del #lenguaje.
Estás son algunas pautas, que deben tomarse en contexto y teniendo en cuenta las diferencias madurativas. Cada niñe tiene sus tiempos y procesos. Por eso es importante para los profesionales conocerlo para valorar sus progresos y difícultades. Ante cualquier duda siempre recomiendo conversar con su pediatra de cabecera. ¿Que comportamientos podemos esperar en cada etapa?

.✔️Entre los 2 y 4 meses aprox
Mira a su cuidador en momentos de alimentación o cambiado.
Sonríe ante la sonrisa o voz de su #mamá o cuidador. Realiza sonidos de gorgeo: aggggg

. ✔️6 a 8 meses aprox
Tiene atención conjunta: compartir el interés por un objeto o evento. Por ejemplo mira a un perrito y luego mira a su mama para compartir lo que acaba de ver. Responde cuando lo llaman por su nombre (se da vuelta si está de espaldas x ej). Balbucea silabas en forma repetida como: tatata papapa mamama

. ✔️9 a 12 meses aprox.
Imita acciones y vocalizaciones: por ejemplo dice chau con la manito, aplaude.
.Usa gestos de señalar para pedir lo que desea. Usa gestos de mostrar y compartir con las demás personas. .

✔️Reconoce nombres de personas (hermanos, etc) y objetos cotidianos (chupete, galletita, leche etc). Por ej.al nombrarle el objeto lo mira o señala. .
.✔️12 a 18 meses:
Reconoce partes básicas de su esquema corporal. Comprende órdenes simples: dame la zapatilla. Comienza a intentar decir sus primeras palabras relacionadas con sus necesidades primarias y su familia: mama, papa, teta, agua.

. ✔️2 años aprox
.Cuenta con un repertorio de palabras y comienza a intentar combinar dos palabras upa mama, teta mamá
.Tiene errores #fonológicos (sustituciones, omisiones de sonidos) ej aba por agua, ato por gato.

✔️3 a 4 años: .Comprende preguntas: ¿Quién?, ¿Qué? ¿dónde?. La mayor parte de lo que dice es comprensible. Aún puede tener errores de #pronunciación.
.
¿Les preocupa este tema?

Lic. Carolina Mora

Mail lic.carolinamora@gmail.com

La adaptación de mamá

Siempre que hablamos de inicio de la escolaridad hablamos de cómo lo viven lxs niñxs, por eso ahora me gustaría que pensemos como lo vive mamá. Para mi el ingreso a la escolaridad de mi hija fue un momento muy movilizante y lleno de contradicciones. Desde el embarazo siempre creí que iba a cuidar de ella en casa, evitando el ingreso a instituciones y una rutina rígida lo más posible, por que para eso ¡ya tenía toda la vida! Su primer año de vida armé un emprendimiento y me quedé en casa con ella. Si bien disfruté mucho de ese año, empecé a sentirme algo agobiada por su demanda y con ganas de retomar contacto con mi profesión. Sumado a esto la economía requería más ingreso, así es que empezamos a pensar con mi pareja en mandar a Cata al jardín. No barajamos muchas opciones ya que vivimos en un barrio un tanto aislado con pocas alternativas y en ese momento no contábamos con auto para trasladarnos, así que la anotamos en “el jardín del barrio” sin muchas vueltas. Fue una decisión en la que tuve que lidiar con mucha culpa, ya que desde lo que en ese momento yo creía “la crianza respetuosa”, la escolarización temprana no era del todo compatible, mucho menos en escuela tradicional. Finalmente allí no conseguimos vacante.

En ese momento creí que sólo quedaba resignarme y tolerar otro año solas en casa, malabareando como podía para dedicarme un poco a lo mío. Hasta que una colega me habló maravillas del EEPI y me convenció de llamar para ver si había vacantes. Y sí! Allí fuimos, no muy convencidxs porque nos quedaba lejos de casa ( 1o cuadras al tren y colectivo luego) y porque eran muchas horas (5hs). Cuando llegamos nos recibieron con tanto amor que decidimos probar. Llegó marzo. Llegaron los miedos y la incertidumbre. ¿Cómo sería la adaptación? Para resumirles sólo puedo contarles que la experiencia de adaptación allí fue sumamente maravillosa, al igual que el año que Cata concurrió. Progresiva, compartiendo mucho tiempo en la sala con las dos seños, dividiendo en dos al grupo para dar atención más personalizada, retirando de la sala progresivamente a las familias y mediando millones de juegos y canciones. El amor que Cata recibió de sus seños fue increible. Si bien costó un poco la separación, encontré la estregia justa y era explicarle que como mamá y papá iba al trabajo, ella iba al jardín a jugar. Algunos días la despedida era más rápida y otros más lenta. Nos respetaban ese tiempo. En resumen, fue una experiencia de mucho amor y respeto, a fin de año nos despedimos con mucho agradecimiento pero sabiendo que necesitábamos viajar menos.

Sala de 3, conseguimos vacante en el barrio. Escenario 100% distinto. A 5 cuadras de casa, jardín tradicional, una seño sola y 30 niñxs. Cata estaba contenta porque al pasar por la puerta del jardín le veníamos diciendo que allí iba a ir ella luego del EEPI. Pero yo estaba aterrada. No sabia como le iba a sentar el cambio. Temía que el jardín sea muy rígido para ella, además de que debía ir sin pañales, cosa que en el EEPI no nos pedían. El control de esfínteres fue un tema que me dio mucha ansiedad, pero queda para otro post. Creo que lloré mas yo que ella cuando nos despedimos del EEPI, la contención que sentí como mamá fue inmensa. Que las seños me llamaran por el nombre y me preguntaran como estaba, recibieran a Cata a upa y la despidieran con un abrazo no tenia nombre. Sabía que acá seria todo distinto. Adaptación de 2 días, si DOS, con familias en sala. Luego ya proponían que ingresen solxs. ¡Sacrilegio para la crianza respetuosa!

Estuve todo febrero anticipándome negativamente, imaginando los peores escenarios. Temía que se haga pis en la sala, ya controlaba pero era muy reciente. Como en el jardín nos habían dicho que no cambiaban a lxs niñxs hablé con la directora y averigué el marco legal.

Finalmente llegó el primer día. Cata feliz, yo aterrada, su papá como siempre calmándome. Para mi sorpresa ingresó contenta y se fue directo a sentar con su sala en el acto. Ingreso al aula conmigo sin problemas, segundo día lo mismo. Y el tercero tenía que entrar sola, y así lo hizo! No lo podía creer, pero hasta salía contenta, ella se sentía a gusto y contenida. Por el contrario, en la puerta, las “mamis” estabamos solas y ansiosas. Nos faltó esa contención que nos de la confianza necesaria para “dejarles tranquilxs”. Por suerte nos conteníamos entre nosotras. Y así pasó la semana, el mes y el año. Cata entraba sola y salia feliz. Nunca se hizo pis.

¿Por qué les cuento todo esto? Porque quiero transmitirles que muchas veces los procesos de cambio y crecimiento de nuestxs hijxs nos agobian y nos dan miedo. Muchas veces tenemos una expectativa desde el ideal y no podemos alcanzarla. Estamos llenos de mandatos acerca de qué es respetuoso y qué no y lo cierto es que cada niñx y cada familia es un mundo. El respeto se construye, acompañando con amor. Nos anticipamos y necesitamos controlar tanto las situaciones, que cuando las vivimos allí nos sorprenden, muchas veces positivamente. Hoy me pregunto: ¡para qué me habré hecho tanto problema por todo esto! ¿Les pasa?

Lic.Carolina Mora

01155641995

lic.carolinamora@gmai.com

¿Por qué es necesaria la ESI en el aula?

.Porque enseña el respeto por el propio cuerpo y el ajeno: no podemos abrazar si la otra persona no quiere, no podemos tocar el cuerpo ajeno sin su permiso, etc. Esto es el concepto de consentimiento.

Genera conciencia sobre el cuidado del cuerpo: Entender que el cuerpo puede lastimarse, que necesita ciertos nutrientes y alimentos para crecer saludable y cuál es el ciclo que recorren los alimentos en el cuerpo.

Permite prevenir y hablar del abuso sexual infantil: les dice a los niños y niñas que nadie puede obligarlos a hacer cosas con su cuerpo que no quieren: dar besos, abrazar, ni cualquier otra muestra de afecto forzado. Así sabrán decir no, pedir ayuda y reconocer un abuso.

Los ayuda a reconocer cuáles son las partes intimas: hay partes que son públicas, es decir, que todos pueden ver (los brazos, las piernas, las manos, etc) pero hay partes que son privadas o íntimas y son los genitales, estás partes solo pueden ser tocadas o vistas por personas de confianza en momentos de higiene.

Habilita a crecer libre de estereotipos: los juguetes, los juegos y los colores son inclusivos y no están condicionados por estereotipos de género. En este sentido por ejemplo los autos, las muñecas, los juegos de construcción, los vestidos, superhéroes y princesas son objetos y temáticas que no están condicionadas a un género (ej autos para niños y muñecas para niñas) sino que cualquier niño o niña puede utilizar libremente para expresarse. Qué cada persona es libre de elegir el juego y el color que desee (por ejemplo ligar el azul a los varones y el rosa a las niñas).
Cuestionar los roles estereotipados que se transmiten y perpetúan socialmente, donde las niñas son cristalizadas en el estereotipo de “tranquilas, dulces, buenas, prolijas, habladoras, fragiles, etc” y los niños con el estereotipo de “revoltosos, agresivos, peleadores, fuertes, desordenados, etc”. Estos roles condicionan la vida presente de niños y niñas y su vida futura en su auto percepción, su autoestima y las relaciones de pareja, con el propio sexo y los otros.

Mail lic.carolinamora@gmail.com

Una lectura acerca de “13 razones”…

¿Quién no recuerda su adolescencia? Esa sensación de incomprensión, la creencia de que todo lo vivido era singularísimo, como si fuéramos una especie de “bichos raros” a los que sólo les sucedían ciertas cosas que el “resto del mundo” no podría entender jamás. La montaña rusa emocional, extrema excitación y fervor, seguido a veces sólo en instantes de un “bajón” súbito. Verse en el espejo cientos de veces, hasta incluso no poder ni siquiera mirarse por temor a lo que iba a encontrar en ese reflejo. Observarse para buscarse, ¿quién soy realmente? ¿Soy la niña temerosa, a la que todo le incomoda? ¿de la que los demás se burlan, la que se ve gorda? ¿Soy la joven revoltosa, que no sabe de límites, fuerte, que se lleva el mundo por delante? ¿Soy la que por momentos quisiera volver al mundo de los juegos, donde todo era más sencillo, donde podía refugiarme en los brazos de mamá y se terminaban todos los dolores? Mirarse y preguntarse ¿Quién soy hoy? ¿Quién seré en el minuto siguiente? ¿Quién seré mañana? ¿Quién seré para los demás? Esos que con sus miradas me definen todo el tiempo: “tonta” “traga” “fea” “trola” “copada” “fácil” “frígida”… A veces me definen amiga, confidente, a veces hay algún lugar de refugio. Etiquetas.

13-razones-para-ver-13-reasons-why-6

Todos vivimos asignando categorías a la realidad, creando realidades a través de nuestras categorías. Etiquetamos el mundo para hacerlo aprehensible, para sentirnos seguros, para volverlo predecible. La mayor parte del tiempo no somos conscientes de este proceso, simplemente sucede. No somos conscientes de que nuestra forma de etiquetar a otros genera actitudes, nos predispone a actuar de determinada forma con ese otro, y asimismo, condiciona el comportamiento del otro a partir de la etiqueta que se le asignó. Hay etiquetas que son un privilegio en nuestra sociedad, hay otras que son casi casi una condena. Marcan. a fuego. Duelen. Queman. Calan en lo más profundo. Hanna carga con una etiqueta que no se podrá desprender, ni con el paso del tiempo, ni con nuevas experiencias, ni mirándose a los ojos. La etiqueta se refuerza capítulo a capítulo, con la intervención deliberada de muchos de los varones de su clase, quienes gozando del privilegio de poder, la acosan tanto sexualmente como moralmente. Pareciera que se da una especie de “pacto de machos” donde implícita y explicitamente (Marcus) Hanna se vuelve objeto de uso, exhibición y descarte.  Ella se pierde a sí misma en la imagen que le refleja el otro, los otros.  La complejidad que introduce además el efecto de las redes, las pantallas como medios de validación y de creación de realidades. El papel del observador, quien capturado por la escena funciona como cómplice. Efecto dominó, todo se expande fuera del territorio de lo palpable. Los adultos, ajenos. Afuera. No hay posibilidad de regulación en este caso.

razones-aprender-afrontar-horrores-bullying_EDIIMA20170404_1012_19

¿Cómo es ser víctima de abusos? ¿Cómo es sentir que tu cuerpo es terreno de otros? ¿Sentir que esa suciedad, esa mancha te acompaña a todas partes? No hay escondite de uno mismo. No hay como la memoria del cuerpo, primaria, inasible. Pura sensación. No tardan en llegar los efectos traumáticos en forma también de flashbacks, los cuales interfieren incluso en momentos donde el cuerpo de Hanna esta en otro lugar, esta siendo subjetivado por un otro a través de un recorrido amoroso, consentido. El CONSENTIMIENTO, palabra poco trabajada, poco presente en nuestra cotidianeidad. Consentimiento. Basta con decir que NO. Aunque haya querido ir a ese parque voluntariamente, aunque haya accedido a la cita, aunque haya aceptado entrar en el jacuzzi en corpiño, dice NO. Pero los demás no paran. ¿Cómo queda el alma después de esa vivencia?

Silencio.  A Hanna no la mata lo vivido, no fue el bulling, no fue el abuso. Fue el SILENCIO. Su silencio, no le permite poner palabras a lo tenebroso, poner palabras al miedo, poner palabras a la violencia, poner palabras al abuso. El silencio no le permite poner palabras al amor (Clay). El silencio no le permite pedir ayuda. No le permite gritar, dejar salir la ira y dirigirla hacia las personas que la crearon, sino que la dirige contra sí. El silencio abre paso al pasaje al acto, el silencio rompe, se expresa en dos cortes que ponen fin a su tormenta mental y emocional. Otra vez, nos habla su cuerpo.

Por-13-razones-4

¿Fue sólo su silencio el que la mata? También fue el silencio de los otros. El silencio de sus compañeros, los espectadores, los que sabían que ella estaba sufriendo y siendo víctima de acoso. El silencio de quienes deberían estar acompañando el proceso adolescente, escuchando e interviniendo cuando es necesario. Los docentes, los directivos, el “consejero escolar” quien estando al tanto del clima violento que se daba en la escuela prefería mirar para otro lado.

La paradoja es que, cuando decide terminar con su vida, es cuando puede poner palabras, cuando puede narrar y narrarse a sí misma lo que para ella fueron los motivos que la llevan a suicidarse. Y cuando emerge la palabra, se produce un alivio momentáneo, una chispa de esperanza que la lleva a finalmente, pedir ayuda, aunque ella no sabría que en la persona equivocada.  Quien siendo la única persona a la que Hanna se animó a hablarle usando palabras de su sufrimiento, no la escuchó ni habló.  Su familia. Su familia estaba demasiado ocupada en los problemas cotidianos, en el mundo de los adultos, tanto que no pudo verla realmente. Estamos tan alejados de ese mundo adolescente, ese que está tan menospreciado socialmente que nos lleva a simplificar y pensar que “son pavadas de chicos” “son todos unos rebeldes”  “la adolescencia es así, intensa, sólo quieren llamar la atención”.                                                      Y los adultos, claudicamos en nuestro rol. Winnicott decía que, aunque el adolescente desafíe y se revele, el adulto debe sostenerse en su lugar, no claudicar. No correrse, no evadirse de su rol de contención. Tampoco mimetizarse con el adolescente. Aquí, a Hanna, los adultos le fallan. Se corren. Se encierran en sus problemas, en lo que para ellos es su mundo “verdaderamente importante”.

HJPWMaQ0e_930x525

 

Como decía antes, luego de que emerge su palabra e intenta socializar su dolor, se encuentra con un otro que elige mirar para otro lado, seguir sentado en su escritorio. Ella lo espera fuera, a pesar de todo, quiere una oportunidad de sentir que su sufrimiento es importante para alguien. Ese alguien no llega. Solo queda el vacío. Y  es en el encuentro con ese vacío, que se deja ir. Sí. Hanna tenía un plan. Llevo días preparándolo. Dando señales que nadie eligió ver. Pistas que nadie se molestó en seguir.

Me parece importante, trasmitir a padres y educadores el valor de esta serie. Poder tomarse el tiempo para verla, preguntarse qué harían ustedes en esa situación, qué señales pueden encontrar de que sus hijos o hijas están sufriendo. Conectar con su propia adolescencia ¿Qué me gustaba? ¿Qué me hacía sufrir en ese momento? ¿Qué me ayudaba/quiénes? Abrir el diálogo con sus hijos e hijas. No hay que temer poner palabras, las palabras sanan, mediatizan, permiten un proceso que se despegue del cuerpo, del acto. No hay nada peor que no hablar por miedo a determinados temas. Es difícil, sí. Tener hijos es difícil, adolescentes no imagino cuánto. Es esencial demostrarse disponible, contenedor, sin atosigar, sin interferir.

Los docentes, me parece riquísimo que puedan acceder a esta serie, que les permitirá adentrarse en el mundo adolescente, en esos códigos que permanecen invisibles en lo cotidiano. Pensar en escenas para compartir y trabajar con el grupo, desde un enfoque crítico. Poner temas a circular en horas de tutoría.

Si sos adolescente o tenes otra edad y estas atravesando alguna situación de sufrimiento, o sentís que necesitas hablar con alguien de tus sentimientos, pedí ayuda.  No hay sufrimiento que no se pueda aliviar con la escucha, el abrazo, el sostén y las herramientas que un profesional de la salud puede utilizar para juntos encontrar un espacio de alivio.  Es importante que tengas en cuenta que podés llamar a cualquiera de las lineas telefónicas que adjunto al final de la nota.

Lic. Carolina Mora

Páginas de interés y líneas de ayuda telefónica:

Línea de prevención al suicidio 135: https://www.casbuenosaires.com.ar/

Linea para denunciar abuso sexual y violencia familiar 137: http://www.jus.gob.ar/atencion-al-ciudadano/guia-de-derivaciones/violencia-sexual.aspx

Linea de salud sexual integral  08002223444: http://www.msal.gob.ar/saludsexual/

Linea para denunciar violencia de género 144: https://www.argentina.gob.ar/llamar-al-144-linea-gratuita-de-asistencia-y-prevencion-de-violencia-de-genero

Linea para denunciar violencia contra los niños/adohttps://www.argentina.gob.ar/llamar-al-144-linea-gratuita-de-asistencia-y-prevencion-de-violencia-de-generolescentes 102 : http://www.buenosaires.gob.ar/areas/salud/salud_mental/saludmental_guardia.php

Programa las victimas contra las violencias: http://lasvictimascontralasviolencias.blogspot.com.ar/

Hospitales de la cuidad de Buenos Aires con guardia de Psicología: http://www.buenosaires.gob.ar/areas/salud/salud_mental/saludmental_guardia.php

 

 

 

 

 

 

La amistad: concepto difícil de definir en la adolescencia. Momento de exploración

Cine y educación: la violencia de género

Sinopsis

Katherine Watson (Julia Roberts) viaja desde California al campus de la prestigiosa y estricta universidad de Wellesley en Nueva Inglaterra, en otoño de 1953, para enseñar historia del arte. En la era de posguerra, la joven profesora espera que sus estudiantes, las mejores y las más brillantes del país, aprovechen las oportunidades que se les presentan, considera que las mujeres deben prepararse para una vida profesional, salirse de la idea de que solo deben prepararse para el matrimonio, los hijos y la vida doméstica. Sin embargo, poco después de su llegada, Katherine descubre que el entorno de la prestigiosa institución está estancado en la conformidad y el tradicionalismo. El éxito de las mujeres se basaba en lograr un matrimonio con un hombre bien acomodado y criar a sus hijos sin perder el encanto personal, siendo educadas para quedarse en la casa, ocuparse de su familia y permanecer junto a su marido. La profesora Watson desafiará las formas de enseñanza y las tradiciones conservadoras, generando un clima de revuelo e inspiración.

 

¿Enseñanzas instituidas o saberes construidos?

La película “La sonrisa de la mona lisa” nos enfrenta con múltiples cuestionamientos a nuestro rol como educadores y al lugar que ocupa la educación formal en la sociedad.

Desde su concepción, el sistema educativo se propuso homogeneizar prácticas de enseñanza y aprendizaje persiguiendo el objetivo de lograr un sujeto que pueda insertarse en la sociedad productiva reproduciendo el sistema imperante.  Ahora bien, las necesidades sociales han ido mutando con el transcurso del tiempo, debido a los múltiples cambios económicos, ambientales y culturales. Cabe entonces introducir una serie cuestionamientos: ¿cual es el rol del educador? ¿mantener lo instituido? ¿posibilitar nuevas perspectivas y puntos de vista?

La película transcurre en un momento histórico muy particular, en el cual comienza la lucha de determinado sector de mujeres que buscan diferenciarse del discurso social imperante y tomar nuevos roles en el sector productivo y académico de la sociedad. En el film podemos ver cómo se va desarrollando la tensión entre las dos caras: la parte mayoritaria de la sociedad trabajando  para el mantenimiento del sistema, respaldando su  discurso en lo incuestionable de lo instituido, y la minoría encarnada en el papel de la docente Watson quien puja por conmover lo enquistado del sistema en un movimiento instituyente. Es imposible no preguntarnos ¿la educación debe reproducir el estatus quo vigente o cuestionarlo alentando al pensamiento crítico? En relación al ideal de la  libertad: ¿La educación nos hace libres o esclavos del sistema? Para Paulo Freire, debemos plantearnos de forma consciente qué tipo de educación vamos a encarnar. Educamos para formar oprimidos, siendo el educador el único poseedor de conocimientos de tal forma que los alumno se convierten en sujetos pasivos, meros recipientes y reproductores del conocimiento que les fue dado. O bien, nos posicionamos posibilitando el pensamiento crítico, el intercambio y el diálogo con los alumnos, generando estrategias donde estos sean activos constructores del conocimiento.  Este es claramente el dilema principal que se juega a lo largo de la película y que atraviesa la profesora Watson.

7D2

En la primer escena suya frente a la clase, podemos ver  cómo lleva un material preparado sujeto a los libros que tenían que leer las alumnas. Si bien convoca continuamente la participación del grupo, se limita a preguntar acerca de lo que dicen los textos. El resultado es que las alumnas, ejemplares señoritas de clase alta de  Wellesley, responder a la perfección de forma netamente memorística a cada pregunta. Esta situación interpela a la profesora, quien se pregunta interiormente acerca la finalidad de su rol. ¿Para qué pararse frente a una clase a repetir lo que dice un libro si las propias alumnas parecían entenderlo a la perfección? Su rol tenia que tener otro sentido, y de esta forma lo crea. A la siguiente clase, toma la decisión  de interpelar al grupo con unas imágenes que se salen de lo que proponen los textos. Su objetivo es que las alumnas se cuestionen, si son o no obras de arte. Para esto no había una única respuesta, y las respuestas posibles no las encontrarían en el libro, sino en ellas mismas y en el diálogo colectivo.  Este acto creativo de la docente, descoloca a sus alumnas produciendo sentimientos encontrados: fascinación, enojo, interés. La docente impresiona ante la clase, con su seguridad y la forma de dirigirse al grupo:  la oratoria es el arte (implica la interacción de tres principios: técnicas, creatividad y disciplina) de hablar ante un auditorio (ya sea que esté compuesto por una o por cientos de personas) persiguiendo a lo largo de un mismo discurso todos o algunos de los siguientes propósitos: informar, educar, impactar, conmover, entretener o persuadir/disuadir al auditorio.[1]Podríamos decir que  Watson hace todo esto, conmueve de la apatía, impacta invitando a pensar, entretiene generando interés genuino, informa sobre nuevos conceptos, persuade/disuade al auditorio a considerar su punto de vista, pero, sobre todo, educa la capacidad de desarrollar un pensamiento crítico.

A partir de allí nada será igual, se generó un movimiento que no podrá frenarse y  que se pondrá en tensión con los intereses de la institución y sus normas. ¿Hasta dónde llega la autonomía del docente? En relación a este punto, Lavandal y Meschman plantean que Ser «profesional de la enseñanza» implica una perspectiva profesional que trasciende el trabajo sobre la materia o área en la que uno es especialista. El profesor no sólo enseña su materia , desarrolla un currículum, integra su trabajo en un proyecto formativo global del que él mismo es responsable  como miembro de un equipo docente y de una institución[2]

 

Planificación  y estrategias de enseñanza  ¿creadas o implementadas?

Sabemos que si bien el docente tiene cierta libertad en cómo llevar a cabo la planificación de sus clases, debe regirse por el diseño curricular que es quien marca cuáles son los contenidos a enseñar y las metodologías posibles para hacerlo. Cada  docente poniendo en juego su estilo puede crear una serie de estrategias y formas de vincular a sus alumnos con el contenido. Ahora bien, hay un currículum explícito que puede leerse en el papel, y uno implícito que se pone en juego en el delicado entramado de relaciones entre los docentes, la institución y los alumnos. Como plantea Lavandal la planificación es un producto institucional, pero simultáneamente tienen un autor: el docente que las escribe, y hacen referencia a un quehacer educativo que compromete a la institución en su totalidad. Los componentes, sus definiciones y las relaciones que se establezcan entre ellos, estará condicionado por el Modelo Didáctico, que explícito o implícito, le subyace[3]

vectornet-icon-series-rosie-the-riveter-we-can-do-it

Como docentes debemos poder relacionarnos con las instituciones en las que trabajamos respetando sus normativas, es aquí donde la profesora Watson comienzan a tener una serie de problemas y enfrentamientos con los directivos del colegio y con sus alumnas más conservadoras. ¿Qué es el saber? ¿repetir a la perfección? ¿reproducir o producir? Rebeca Anijovich afirma que “cada docente, en cada situación y en relación con cada contenido curricular tendrá que tomar sus propias decisiones. Las estrategias no se diseñan en el vacío, están en relación con los contenidos disciplinarios. En este punto podemos pensar que había un desacuerdo básico  en este punto entre la docente Watson y la institución. Sus propósitos eran diametralmente opuestos: para la docente,    que las alumnas puedan hacer una valoración crítica de la obra de arte, entender la diversidad de marcos de referencia y corrientes artísticas,  apreciar el contenido emocional de las obras de arte e historia del artista, pero sobre todo, que sus clases se transformen en conocimientos significativos que les permitan pensar quiénes son y a dónde quieren llegar. En cambio, para la institución el propósito de la enseñanza era que las alumnas reproduzcan los contenidos presentados de forma casi mecánica y se limiten a lo explicitado en los libros, la educación era una forma de prepararlas para el matrimonio.

En las clases vemos como la docente elige sus estrategias de enseñanza en coherencia con sus propósitos siendo fundamental además en este caso que estén en relación con el “modelo de mujer” que se esta contribuyendo a formar. Como plantea Lavandal  la necesidad de reflexionar sobre las

 estrategias que se seleccionan y diseñan,considerando no solamente en qué medida permiten

aprender adecuadamente los contenidos que se pretenden enseñar, sino también preguntándonos qué modelo de hombre estamos contribuyendo a formar con las estrategias que seleccionamos.

La profesora Watson es capaz de romper con las estrategias de enseñanza clásicas o tradicionales. Comenzando por posibilitar la interacción y el diálogo entre ella y las alumnas, se da un fenómeno que también es acompañado desde la distribución espacial: pasan del auditorio y la docente al frente, a las configuraciones en círculo, los debates e intercambios horizontales. Logran salir del espacio cerrado del aula de conferencia para transitar espacios artísticos, muestras de arte bohemias así  como también se producen una serie de encuentros fuera del espacio de enseñanza formal.

¿Señoritas pasivas o adultas que aprenden?

La profesora Watson considera a sus alumnas como adultas responsables de sus decisiones y elecciones de vida. Intenta devolverles esta imagen de sí mismas, contraria y opuesta a la que la sociedad quiere inculcarles, una visión edulcorada y superficial de su rol social como mujeres acompañantes fieles y caseras de hombres poderosos y proveedores. La docente trabaja de forma incansable para confrontarlas con sus potenciales, sus pasiones y empoderarlas a tomar las riendas de  su destino.  Como plantea Rhonda Wynne acerca de los estudiantes adultos poseen opiniones, valores y criterios construidos durante su experiencia vital, lo cual juega un papel importante al enfrentarse al aprendizaje; poseen mejor capacidad para aprender en ambientes democráticos, participativos y de colaboración; necesitan ver la aplicación práctica de los conocimientos teóricos; y les gusta desarrollar la autonomía en el aprendizaje.” A  simple vista las alumnas de Wellesley tenían muy arraigada la imagen que la sociedad quería fomentar de las mujeres, y estos criterios y valores construidos a lo largo de su vida formaban en parte sus supuestos y prejuicios acerca de la educación y además les impedían poder ver más allá. Con la intervención de la docente, quien propicia un ambiente de enseñanza más democrático, horizontal,  donde la palabra circula, de intercambio y participación colaborativa, se produce el cambio de posicionamiento en la dinámica grupal al poder desarrollar mayor autonomía de aprendizaje acorde a la edad y la responsabilidad adulta.

La acción transformadora produce un efecto dominó que logra hacer  tambalear la estructura de todo el colegio. Los directivos de la institución no tardan en reconocer el peligro de dejar a la profesora continuar trabajando, pero al mismo tiempo notan claramente el cambio favorable en la respuesta y el compromiso del alumnado con la materia. Intentan convencer a la docente de continuar en la institución pero apegandose a sus normas, algo que la profesora decide no hacer.

La despedida entre ella y sus alumnas es emotiva y muestra claramente la influencia transformadora que es capaz de dejar un se humano que se anima a pensar distinto y cuestionar el sistema.

Lic.Prof. Carolina Mora

2015

[1]   Ficha de oratoria, Lic. Valeria Rodriguez Lamas

[2]   Programación de la Enseñanza. PDF Livia Labandal, Clara Meschman

[3]          Programación de la Enseñanza. PDF Livia Labandal, Clara Meschman

¿Qué es la escuela?… desnaturalizando las prácticas educativas.

La escuela tradicional se presenta como aquella en que priman los contenidos a aprender por sobre la experiencia y el ejercicio de memorización y reproducción. Se piensa el aprendizaje como una transmisión en la cual el docente le brinda al alumno el objeto “saber”, quien debe hacer el esfuerzo de incorporarlo sin hacer demasiadas preguntas, ya que las mismas desde esta perspectiva se consideran muestra de ignorancia y cuestionamiento a la palabra del docente. El alumno no debiera dialogar con el docente, sino asumir su lugar de objeto a ser “llenado”, alimentado de saberes. Al docente se le supone un saber hegemónico incuestionable, es quien hace preguntas buscando una respuesta unívoca, como modo de evaluar los conocimientos que los alumnos han adquirido, dejando por fuera la creación. Estas concepciones se sostienen principalmente en el carácter asimétrico de las interacciones entre docentes y alumnos, en la autoridad e imposición del docente por sobre la pasividad del alumno. Como diría Paulo Freire, el conocimiento es narrado por el docente, se presenta como un discurso, un monólogo a repetir. Ahora bien, ¿Cómo podemos pensar una escuela diferente?

Los sujetos educativos están atravesados por el contexto escolar donde hay normas, reglas y una clara división del trabajo que afecta el diálogo y los modos de intercambio, que producen la estereotipia de los rituales escolares, donde además se presenta un objeto: “un conocimiento completo sin fisuras…privado de los quizá, tal vez…un conocimiento que no se cuestiona, que no hace suposiciones sino aseveraciones…”..

El pasaje a una escuela de sentidos debería tener en cuenta una nueva construcción, una co-construcción de estos modos de pensar y de hacer en el aula, a través de una negociación que permita el acceso a la palabra, al diálogo, de los educandos con los educadores y viceversa.

¿Qué aportes teóricos debemos tener en cuenta para intervenir en este sentido? Las concepciones contextualistas nos permiten pensar el interjuego de las relaciones que se dan en el aula. La disposición espacial en que esta conformada el aula en la escuela tradicional legitima la creencia de que es el docente quien posee el saber, quien tiene el acceso a la palabra y quien tiene el poder de regular y autorizar los intercambios que ocurren entre los compañeros de la clase (división del trabajo, roles y normas). Sabemos que no sólo las interacciones con el docente son beneficiosas para la construcción de conocimiento, sino también las que se dan entre compañeros , que además brindan la oportunidad única de confrontación con un par, sin la ansiedad que caracteriza de los intercambios con el docente por su posición asimétrica. Es así como un compañero también puede servir de andamiaje para alcanzar nuevos logros, por esto es importante no sólo permitir sino fomentar el diálogo entre compañeros. Para esto seria interesante cambiar la disposición espacial de los bancos a semicírculos en donde también el docente este incluido. De este modo estaríamos produciendo relaciones más simétricas y horizontales, a través de las que muchos de los rituales de la escuela tradicional se modificarían. Se abriría un espacio al diálogo, acompañando el cambio físico por una actitud del docente que brindara la posibilidad de que los alumnos expresen sus opiniones. Formular preguntas auténticas, verdaderos problemas se podrían plantear a través de situaciones en las que los alumnos esten involucrados y convocados en sus intereses. El docente debe promover el diálogo y el pensamiento genuino, teniendo en cuenta que no hay una única manera de responder. Interesando al alumno y motivándolo, invitándolo a pensar, a exponer su lógica, estaremos formando sujetos críticos, y no meros reproductores. Esto implica cuestionar la creencia de que el aprendizaje es una transmisión unidireccional del docente al alumno. Promover un cambio en el aprendizaje implica necesariamente un cambio en las practicas sociales que lo sitúan y en nuestra concepción del mismo. Cuando Piajet manifestaba su escepticismo respecto de las practicas escolares: “las relaciones de poder asimétricas del profesor y el estudiante crean un desequilibrio debido a que la presion para acomodarse a las opiniones de los profesores pesa mucho mas que la asimilación de la instrucción a sus esquemas ya existentes…el resultado es un tipo superficial de aprendizaje”. Hay más posibilidades de producir aprendizaje significativo en las interacciones informales, donde la asimetría de las relaciones de poder era reducida..”. Este es uno de los motivos por los que los contenidos curriculares parecen olvidarse en periodos cortos, luego del examen, o luego del receso escolar. Otro de los motivos de este olvido es la poca significatividad que los aprendizajes suelen tener para el niño por su carácter alejado de la vida cotidiana y de sus intereses.

Darle acceso a la palabra a los alumnos implica darles la posibilidad de vincular los contenidos y construirlos desde los saberes previos de modo activo. Darle sentido al conocimiento también implica ponerlo en relación con una finalidad, un objetivo más allá de la aprobación del examen. Abrir el espacio educativo al diálogo, donde no hay alguien que educa, sino un proceso donde tanto el educador como el educando se modifican, en donde el docente también se permita no saber, potenciar la curiosidad y la tolerancia ante la heterogeneidad de las ideas. La posibilidad de re-crear el rol del docente y el rol de alumno es a lo que nos invita esta propuesta.

Es importante recordar y tener presente que el sistema educativo es una construcción histórica e influída por procesos políticos y sociales. Las teorías críticas denuncian la función reproductora de los sistemas educativos, nos permiten desnaturalizar el fenómeno y dejar de lado la mirada ingenua sobre el mismo. La ideología de la clase dominante es la que se impone, buscando su conservación y la reproducción de la estructura de división del trabajo, haciendo a los dominados objetos para otros. Paulo Freire nos invita a cuestionar al sistema educativo, nos invita a imaginar y crear una nueva forma de enseñar y aprender, que brinde herramientas para la liberación de los sujetos. Como docentes, como alumnos, como padres, como políticos, como actores sociales, nuestra obligación es interrogarnos e implicarnos. Tomar posición de un lado o del otro no debe ser una desición ingenua, ya que nuestras prácticas cotidianas son las que tiene la capacidad de lograr una verdadera transformación.

Consultas:

Mail

Lic. Carolina Mora: lic.carolinamora@gmail.com

______________

Intregración escolar

¿Qué es la integración escolar?

La integración escolar surgió como una forma de incluir en la escuela común aquellos alumnos que se encuentran en los márgenes del sistema escolar, debido a diversas dificultades. Antiguamente, cuando un alumno no alcanzaba los niveles de rendimiento estipulados por el diseño curricular, era derivado a una escuela especial. Muchas veces ocurría que un alumno no rendía lo suficiente en la escuela común, pero tampoco estaba tan atrás como para la escuela especial. Asimismo, cuando un niño padecía algún trastorno o discapacidad, su destino escolar era inevitablemente la escuela especial en sus distintas modalidades (mentales, sordos, no videntes o motores).

Actualmente nos encontramos con el nacimiento de un paradigma distinto respecto a lo escolar. La escuela nace en nuestro país con el objetivo de incluir en la cultura básica nacional a todos los pobladores, quienes la mayoría eran inmigrantes. Para esto, necesitó sustentarse en el principio de la homogeneidad: currículum homogéneo, igual para todos, logros homogéneos. Como sabemos, esto es sin dudas una ilusión, ya que nunca todos los alumnos se acercan al currículum formal con los mismos conocimientos previos, ni las mismas motivaciones, así como tampoco salen de la institución escolar con los mismos aprendizajes ni los mismos niveles de profundidad de los mismos.

En 1990, la Conferencia Mundial sobre Educación fijó el objetivo de Educación para Todos, estimulando a las organizaciones mundiales y entes gubernamentales para que desarrollaran actividades hacia esta meta. Por ello, la educación debe asumir la difícil tarea de lograr que la diversidad se torne en un factor constructivo, respondiendo a los desafíos del pluralismo y permitiendo que cada persona encuentre su lugar en la comunidad a la que pertenece (UNESCO, 2003b).La educación como derecho humano fue consagrado en la Declaración Universal de los Derechos Humanos en 1949 y ratificado en 1989 en la Convención sobre los Derechos del Niño, enunciado en el artículo 2. Este derecho debe orientar la política educativa para cualquier niño sin discriminación alguna y ser el fundamento de la educación integradora reforzando la política a favor de la diversidad cultural y una mayor difusión de la democracia. Por ello, las políticas educativas deben ser suficientemente diversificadas y concebirse de tal modo que sean otra causa más de inclusión social, fomentando el deseo de vivir juntos (UNESCO, 1996).

Esto supone que tanto el alumno integrado como el resto de sus compañeros, y la institución escolar entera se benefician del proceso de integración. El mismo, brinda la oportunidad de aprender a convivir con la diferencia, propia y ajena, reproduciendo dentro del micro ambiente de la escuela aquello que ocurre en lo macro de la sociedad: Todos nos vemos obligados a convivir con la diversidad, queramos o no. Y si queremos que esta convivencia sea exitosa, debemos aprender a hacerlo. En este punto, la integración escolar brinda la oportunidad de realizar este aprendizaje dentro de un ámbito seguro como es la escuela y desde muy temprana edad

¿Cual es el paradigma que sustenta la integración escolar?

Diego González Castañón, psiquiatra y psicoanalista español sostiene que la sociedad naturaliza los mecanismos de exclusión por medio del paradigma del déficit, donde “se compara cualitativamente a las personas con limitaciones funcionales con un patrón o modelo sancionado como normal. Cuando se interviene sobre estas poblaciones desde el paradigma del déficit se piensa en compensar lo que falta o reemplazar lo que funciona mal, no deja de ponerse en primer plano el déficit”#. Es en el marco de este paradigma donde podemos pensar la organización escolar antigua, la división tajante, sin grises, escuela común y escuela especial es la que se sustenta en este paradigma, redoblando la exclusión de los ámbitos comunes.

El autor propone cambiar el paradigma del déficit por el de la diferencia, “como una condición cualitativa de un sujeto que va por otro camino…identificar a estas personas no solo con lo que carecen, sino con lo que pueden, pudieron y podrán…dejar de pensar una persona dependiente de por vida en todos los aspectos y pasar a pensar que esta persona requiere algunas ayudas durante algún tiempo en algunas áreas”. Esta es la fundamentación de la integración escolar, pensar un sujeto en constante cambio, que requiere algunas ayudas, algunos andamiajes más que otros para poder transitar su escolaridad y dentro del conjunto social.Es importante destacar esta idea de “algunas ayudas, durante algún tiempo, en algunas áreas”, ya que si bien cuando se inicia un proceso de integración se piensa en que hay algunas dificultades que van a poder sortear mediante este proceso, esto no significa que el alumno requiera de estas ayudas para siempre. El objetivo, justamente de cualquier proceso de integración escolar es en primer término, la autonomía del alumno, lo cual implica que con el avance del proceso muchas veces, hay ayudas que se retirán porque ya no serán necesarias.

¿Quienes intervienen en un proceso de integración escolar?

Cuando hay un alumno que por sus dificultades no logra acreditar los contenidos esperados por la escuela común, se cita a sus tutores o padres y se conversa sobre las posibilidades educativas. Muchas veces se les propone el pase a escuelas de educación especial, a veces porque se desconoce la posibilidad de integración escolar, otras porque las necesidades del alumno no podrían ser cubiertas por un proyecto de integración.Si se considera que sera beneficioso para el alumno un proceso de integración escolar, los siguientes actores entran en juego: Comenzando por el ministerio de educación y sus distintos niveles de autoridad, interviene la educación especial, la maestra integradora y/o profesional de apoyo (PPND), la familia del alumno, la institución escolar junto a todos sus actores, los demás alumnos y por supuesto el alumno, quien es el principal protagonista. El rol de cada uno de estos actores es diferenciado, pero siempre complementario e interactivo.

El ministerio de educación es quien regula legalmente este proceso, quienes son los alumnos que pueden beneficiarse del mismo y estableciendo los pasos a seguir. A través de educación especial, indaga los casos presentados y admite aquellos que son aptos para esta modalidad escolar. Es importante tener presente que las regulaciones y leyes son distintas en cada región del país, siendo en capital federal y en provincia muy diferentes.

En provincia de Buenos Aires, tanto en escuelas publicas como privadas, Educación especial es quien se encarga de enviar una Maestra Integradora, que sera la encargada de confeccionar el PPI (Proyecto pedagógico individual) y quien sigue las normativas y mantiene la comunicación entre las dos instituciones, la escuela común y la especial. En este caso, esta maestra concurre al establecimiento común entre 2 y 3 horas por semana, para hacer un seguimiento del alumno, cuales son las dificultades que se van planteando y brindar asesoramiento a los docentes frente a estas.

A la figura de la Maestra integradora, se le puede sumar el PPND (personal privado no docente), quien cumple el rol de acompañar al alumno dentro del aula y según el caso, fuera también (en recreos o actividades especiales). Puede concurrir todos los días la jornada completa, esto seria una integración total, o puede concurrir de 2 a 3 veces por semana, siendo parcial. Esto se debe decidir según las particularidades de cada caso. El PPND debe trabajar en conjunto con la MI estatal, ejecutando el PPI, observando que se cumplan sus objetivos junto con la docente. Generalmente trabaja de forma mas cercana al alumno haciendo un andamiaje sobre lo trabajado por la docente y también trabajando las cuestiones conductuales que pudieran surgir, favoreciendo la integración del alumno al grupo de pares. El sueldo del PPND es cubierto por la obra social o en forma particular por los papas del alumno.Todos los alumnos con certificado de discapacidad tienen derecho a que la obra social les autorice la prestación de Modulo de apoyo a la integración escolar.

¿Que son las NEE (necesidades educativas especiales)?

Las NEE son definidas como las barreras para progresar en relación con los aprendizajes escolares, por la causa que fuere, y reciben ayuda y los recursos especiales que necesiten de forma temporal o permanente, en el contexto educativo más normalizado (UNICEF-UNESCO-FUNDACION HINENI, 2000). Este enfoque se preocupa sobretodo por identificar las necesidades educativas del alumno, no sólo de sus limitaciones personales sino también de las deficiencias de la respuesta educativa. Expone que la integración educativa es la consecuencia del principio de normalización: todos los alumnos tienen derecho a educarse en un contexto normalizado que asegure su futura integración y participación en la sociedad. Como expone la Lic. Alicia Fainblum en su libro “Psicología de la discapacidad”, normalización suele ser confundido y homologado al concepto de “normalidad”, concepto que remite a la norma. Normalizar significa ofrecer situaciones y condiciones de vida comunes a las demás personas. Las NEE son especificas en cada alumno, y pueden ser diversas: dificultades motoras, discapacidades como ceguera o hipoacusia, alumnos con dificultades de aprendizaje y otros con problemáticas de socialización (aquí entrarían las patologías que afectan la conducta). Estas pueden presentarse combinadas, es decir que un alumno con dificultades de socialización puede tener también problemas de aprendizaje; pero también puras: un alumno que debe trasladarse en silla de ruedas y que no presenta problemas de aprendizaje ni de socialización. Es por esto que es singular la intervención de la PPND en cada caso. Tomando los ejemplos, en primer caso, la PPND deberá enfocarse en brindar al alumno estrategias para favorecer sus comportamientos sociales así como también apoyos pedagógicos para alcanzar los aprendizajes propuestos. En cambio, en el segundo caso, deberá enfocarse en ayudar al alumno a desplazarse por la institución, claro que sin perder de vista los otros aspectos.

¿Inclusión educativa?

En los últimos años surge un nuevo concepto: el de inclusión educativa, laboral y social. El término inclusión se centra en las modificaciones del medio ambiente necesarias para lograr la plena integración del individuo con discapacidad. Ya no se trata de un apoyo, sino de un ambiente facilitador que de lugar al desarrollo de las potencialidades de todas las personas por igual.Es nuestro trabajo como profesionales seguir formándonos para que nuestras intervenciones colaboren en la construcción de una escuela mas inclusiva, centrada en la resolución de problemas a través de la colaboración, dirigida a todos los alumnos, basada en principios de equidad, cooperación y solidaridad a través de la valoración de las diferencias como oportunidad de enriquecimiento de la sociedad. Esta concepción necesariamente implicará transformaciones profundas en el sistema educativo y social.

Consultas:

Lic. Carolina Mora: lic.carolinamora@gmail.com

Nuevas formas de resolución de conflictos en la escuela.

Voy a aprovechar este espacio para compartir con ustedes información actualizada acerca temas de interés de la psicología en nuestro país y en el mundo. En esta oportunidad me gustaría compartir un material sobre la mediación escolar.

La mediación es una herramienta que nació en el ámbito jurico pensada para resolver conflictos entre partes con el objetivo de lograr un acuerdo entre las mismas y evitar el juicio. Consiste en una negociación asistida por un tercero que capacitado y entrenado a tal fin, mediante el empleo de técnicas específicas, ayuda a las partes a visualizar el problema, identificarlo, crear y considerar opciones y llegar a una solución aceptable para ambos y poner sus acuerdos por escrito.

Actualmente muchas son las instituciones escolares que se ven interpeladas por problemáticas sociales de nuestra época: situaciones de violencia tanto física como verbal en las que se ven inmersos todos los actores de la comunidad educativa: conflictos entre pares, entre alumnos y docentes, entre docentes y directivos y finalmente, entre padres y docentes. Muchas de estas situaciones provocan a los docentes y directivos una sensación de soledad, sin encontrar medios ni apoyo externo para resolver favorablemente estas dificultades. La primera respuesta tiende a ser repetir modalidades que, si bien fueron útiles durante muchos años a la institución escolar, en la actualidad parecen obsoletos debido a la complejidad de las problemáticas actuales. Notas en los cuadernos de comunicados, amonestaciones u observaciones, castigos, citación a padres, parecen ser herramientas que ya no alcanzan. En un mundo que ha cambiado tan vertiginosamente, seria bueno preguntarnos si la escuela no debería adaptarse también a este cambio. Un lema famoso dice “si quieres obtener un resultado distinto, entonces deberías hacer algo distinto”.

Cambiar las estrategias de resolución de conflictos en el ámbito escolar es un verdadero desafío que no puede obviarse en nuestro contexto social y económico. Empezar a pensar los conflictos como resultado de un conjunto de interacciones entre personas, en un sistema complejo como lo es el escolar, implica desafiar el prejuicio instalado socialmente de que ” x niño es el problema”. Interrogarnos este prejuicio asi como muchos otros, nos permitirán abordar las problemáticas escolares de un modo mas integral y respetuoso de las diferencias de cada sujeto.

Tomando como ejemplo el modelo de resolución de problemas difundido por el canal Paka Paka, podemos pensar la mediación como una herramienta útil y fácil de aplicar en cualquier comunidad educativa. Esta puede formar parte de un proyecto de convivencia institucional, el cual seguramente optimizara sus resultados, o bien aplicarse como programa en si mismo. Para su aplicación, es necesario contar con un equipo idóneo docente, personal externo u otro actor de la comunidad educativa, el cual trabajara en la coordinación de la tarea y preparara la capacitación dirigida a los alumnos interesados en ser mediadores. Una vez realizada la misma, el programa podría implemertarse, primero, difundiendo el servicio de mediación entre los alumnos de la escuela, aclarando como se puede acceder al mismo. Es importante destacar que la mediación en la escuela no debería ser el “ultimo recurso” ante un problema, sino que debiera implementarse idealmente de modo preventivo, cuando el conflicto esta gestándose. Es por esto que los mediadores y todos los actores de la comunidad educativa deben estar muy atentos a los nuevos conflictos o dificultades vinculares, para poder intervenir preventivamente.

El siguiente es un ejemplo de una mediación extraída del canal you tube. Cabe aclarar que tambien pueden mediarse conflictos entre docentes, docentes y directivos o padres. Para lo mismo seria importante que el mediador sea un adulto capacitado. Espero que les sea de utilidad el material.

Paginas de referencia:

http://www.mediacioneducativa.com.ar/

http://www.ultraguia.com.ar/ParaProfesionales/UltraMediadores1.htm

Consultas:

Lic. Carolina Mora: lic.carolinamora@gmail.com